comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Mercedes

5 MIN

Por qué tiene sentido comprar un diésel enchufable como el Mercedes Clase E 300 de

Mercedes E 300 De Diesel Enchufable 2019 19

La gama eléctrica de Mercedes-Benz dispone de un sedán híbrido y enchufable que, como os contábamos estos días, cuenta con un motor diésel. Es una solución atípica, en un momento en que el mercado está continuamente recibiendo nuevos modelos híbridos, y enchufables, pero siempre con motores de combustión interna de gasolina. Estos días hemos tenido ocasión de preparar una breve toma de contacto con el Mercedes Clase E 300 de, en la que queríamos resolver una duda ¿tiene sentido comprar un diésel enchufable?

El sentido de un diésel enchufable

La primera gran ventaja de un diésel enchufable, que deberíamos aprovechar si compramos un coche así, es su capacidad para recorrer decenas de kilómetros en modo eléctrico, sin consumir una gota de combustible. El Mercedes Clase E 300 de homologa una autonomía de 54 kilómetros - 52 kilómetros en el caso del familiar - según ciclo NEDC. En la práctica, nosotros hemos comprobado que en un recorrido que incluya ciudad, y algo de carretera, podríamos superar los 40 kilómetros en modo eléctrico puro. En cualquier caso, es una cifra excelente, que maximiza su utilidad, y minimiza el coste por kilómetro, en recorridos urbanos.

Si nuestros trayectos entre recarga - ya sea en un punto de carga en casa, o en el trabajo - son inferiores a esa cifra, prácticamente podríamos circular a diario sin consumir gasóleo. Si nuestros trayectos son más largos, podríamos recorrerlos con un consumo de combustible ínfimo.

Un diésel enchufable ofrece la gran ventaja de recorrer decenas de kilómetros sin gastar una gota de combustible y, si necesitamos hacer un viaje, recorrer más de 1.000 kilómetros sin parar a repostar ni recargar baterías con un consumo muy contenido

Como os decíamos, nuestra toma de contacto fue breve, de manera que se nos antoja muy interesante la idea de probar más a fondo un coche como este y, quién sabe si compararlo con un enchufable de gasolina. Lo mejor, a nuestro juicio, fue comprobar el rendimiento del coche, y su consumo, en un recorrido de 102 kilómetros. En este tramo intentamos probar los modos de conducción del Mercedes Clase E 300 de, de manera que en ciudad intentamos circular en modo eléctrico puro, para salir a carretera en modo híbrido, en el que el coche decide si circular en modo eléctrico, o apoyarse en el motor de gasóleo. Después, optamos por emplear un tercer modo que mantiene la carga de la batería, para asegurarnos de que los últimos kilómetros hasta llegar a nuestro destino, de nuevo en ciudad, los recorríamos en modo eléctrico hasta agotar la batería.

Insistimos en que para extraer conclusiones claras y definitivas necesitaríamos una prueba mucho más extensa y concienzuda. Pero ya nos parece interesante constatar que, empleando todos los modos de conducción de este diésel enchufable, el coche circuló durante 47 kilómetros en modo eléctrico puro, no siempre forzado, puesto que insistimos que en modo híbrido el sistema decide en muchas ocasiones apagar el motor de combustión interna.

El consumo final en este recorrido fue de 4.0 litros/100 kilómetros. No es una cifra espectacular. Es levemente inferior a la que hubiéramos conseguido en el mismo recorrido con otros muchos diésel. Pero recordemos que este es un coche que puede recorrer decenas de kilómetros sin consumir una gota de combustible, y otro punto muy importante, con nada más y nada menos que 306 CV de potencia.

La autonomía eléctrica real puede estar por encima de los 30 kilómetros, y en un recorrido de 100 kilómetros pudimos comprobar como el sistema fue durante 47 kilómetros con el motor diésel desconectado

Sinceramente no creo que esta vaya a ser una razón fundamental para que alguien decida comprar un diésel enchufable como el Mercedes Clase E 300 de, pero es importante mencionar que su condición legal, su etiqueta medioambiental DGT es la de Cero Emisiones. Gracias a ello este Mercedes Clase E 300 de no está sujeto a restricciones al tráfico, y goza de las mismas ventajas que cualquier coche completamente eléctrico.

La única duda que tenemos es si todas estas ventajas son suficientes para compensar un hábito que deberíamos adquirir con este coche para aprovecharlo, el de conectarlo a un enchufe, o un punto de carga, en nuestro garaje, o en el trabajo, cada vez que lo aparquemos. Un pequeño inconveniente que puede traducirse en un ahorro por kilómetro realmente importante, que quizás no sea el fin último del cliente de un sedán de gama alta, con más de 300 CV de potencia, y cerca de 70.000 euros.

Ver precios y gama del Mercedes Clase E

El precio del Mercedes Clase E diésel enchufable

Lo que sí tenemos muy claro es que, como compra inteligente, este Mercedes Clase E 300 de tiene mucho que ofrecer. Su precio, con carrocería sedán, es de 67.400 euros. Pensemos que un Clase E 350 d de 286 CV de potencia cuesta 65.300 euros y no goza de todas las ventajas de este diésel enchufable, mientras que un Mercedes Clase E 400 d 4MATIC de 340 CV de potencia ya sube a los 73.399 euros. Próximamente conoceremos también los precios de una versión híbrida enchufable, pero en este caso con motor de gasolina, del Mercedes Clase E.

Más imágenes del Mercedes Clase E 300 de:

26
FOTOS
VER TODASVER TODAS