comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

4 MIN

Si circulas por zonas nevadas estos días, no olvides lavar tu coches si quieres evitar futuros problemas

Neumaticos Invierno Vs All Season Bmw Serie 2 Nieve Portada

Estamos en pleno invierno, y aunque no lleva acompañándonos ni quince días, ya nos está mostrando su cara más desfavorable con copiosas nevadas en la parte norte de la Península y una baja generalizada de las temperaturas en todo el territorio con el mercurio por debajo de los cero grados, lo que se traduce en peligrosas capas de hielo sobre la calzada. Ante tal situación tenemos una gran aliada, la sal, pero a la vez es una gran enemiga de nuestros coches, y es que es una fuente de corrosión.

Aunque tengas un coche moderno, también es propenso a sufrir problemas de corrosión

Como sabrás, la sal ayuda a evitar la aparición de esas placas de hielo y a que se acumule nieve sobre la calzada debido a que baja la temperatura del punto de fusión, lo cual es de gran ayuda ante las típicas situaciones de clima invernal. Para ello, los servicios de conservación de carreteras llegan a emplear hasta medio millón de toneladas de sal al año, es decir, el 7 % de la producción de sal de la Península, las cuáles las vierten directamente o en forma de salmuera (una disolución de agua al 25 % de sal aproximadamente) y que vuelve un tanto resbaladizo el pavimento, por lo que se debe extremar aún más las precauciones.

Así pues, a medida que circulamos esa sal se va depositando en las diversas partes de nuestro coche, como los bajos, los brazos de la suspensión, llantas, radiador, elementos del sistema de frenado... provocando graves problemas de corrosión en esos elementos. En un principio, los coches más modernos no deberían presentar estos problemas, poniendo esa frontera en el año 2000 aproximadamente, pues emplean numerosas técnicas para evitarlo y también bajos más protegidos con numerosas tapas. De hecho, muchos ofrecen garantías anticorrosión del orden de los diez años, pero lo cierto es que, aunque los efectos de la corrosión por presencia de sal sean menores, siguen estando presentes: dejando a un lado la parte estructural de la carrocería, sí que aparecerán problemas con el sistema de escape, el radiador, "demás periféricos" y todos los tonillos que te puedas imaginar.

En invierno, lava el coche regularmente con especial atención a los bajos

Por lo tanto, en estas épocas se hace muy aconsejable lavar el coche regularmente para retirar la sal acumulada de las carreteras. En un término medio entre la obsesión y la dejadez, lo recomendable es que una vez por semana acudas al típico lavadero con pistolas a presión, y además de limpiar la carrocería, prestes especial atención a las llantas, pasos de ruedas y los bajos, utilizando en ellos simplemente el programa de aclarado con agua limpia para eliminar esa sal. Asimismo, una vez que finalice esta temporada invernal, es recomendable acudir a un profesional que realice una limpieza a fondo, retirando las diversas protecciones de los bajos y limpiando concienzudamente cada rincón. De esta forma estrenarás coche en primavera y con el paso de los años ahorrarás caros disgustos por la aparición de corrosión inesperada.

Guías y artículos invernales útiles en Diariomotor:

- La Guardia Civil nos cuenta su truco para eliminar el hielo del parabrisas con suma facilidad - 10 imprescindibles que deberías llevar en tu coche en invierno - Sobrevivir al frío y la nieve en coche: neumáticos, cadenas y todo lo que de verdad necesitas saber - Ojo si vas a cambiar los neumáticos, porque no es lo mismo unos all-season que unos de invierno - 5 averías y problemas en tu coche que podrás evitar en otoño e invierno - 5 consejos para combatir el frío en moto (fáciles y efectivos)