CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

5 MIN

La DGT nos recuerda cuáles son los diferentes tipos de SRI según la edad y estatura del menor

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 28 Ene 2021
Sillitas Infantiles Mas Seguras 03
Sillitas Infantiles Mas Seguras 03

Según el Reglamento General de Circulación, todos los menores de edad con una estatura igual o inferior a 135 centímetros deben usar un sistema de infantil o SRI homologado. Sin embargo, no se pude usar un SRI cualquiera, pues para que sea eficaz es fundamental que se adapte a las características físicas del menor, algo que desde el perfil oficial de Twitter de la Dirección General de Tráfico nos recuerda, y es que mientras que un bebé la cabeza representa un cuarto de su tamaño, en un niño de doce años es poco más de un séptimo.

Existen cinco etapas diferencias en cuanto a los sistemas de retención del menor

A grandes rasgos podemos diferenciar cinco etapas o fases en el crecimiento de un niño, lo que se corresponderá con sendos tipos de sistemas de retención a emplear, tal y como puede verse en la infografía adjunta. Sin embargo, antes de entrar a hablar de ellos, decir que por regla general se obliga a que siempre que sea posible los SRI se instalen en las plazas traseras, y como consejo, en la trasera derecha, por dos motivos: en la mayoría de las ocasiones será la que quede junto a la acera al aparcar, y en caso de que un vehículo en sentido contrario invada nuestro carril, no recibirá el impacto directamente en este tipo de colisiones frontolaterales.

Así pues, los recién nacidos (hasta 13 kg aprox.) deben viajar en SRI específicos dispuestos en sentido contrario a la marcha. Esto se debe, tal y como hemos comentado, que la cabeza de un bebé supone en tamaño una cuarta parte del cuerpo y hasta un 30 % en peso (por el 6 % de un adulto), lo que unido a unas vértebras, columna y musculatura aún casi sin desarrollar, el latigazo cervical en un impacto puede producirle graves lesiones.

Para franjas de entre 1 y 3 años (9 - 18 kg) ya es posible viajar en el sentido de la marcha usando un SRI del Grupo I, el cual se caracteriza fundamentalmente por poseer unos arneses cuya colocación es primordial, ya que el cuerpo del niño aún está "en proceso de formación" y es sumamente importante reducir los efectos de un impacto sobre él haciendo que se desplace lo menos posible.

Niños entre 3 y 8 años (15 - 25 kg) pueden usar SIR del Grupo II y Grupo III, los cuales recurren al propio cinturón del vehículo para sujetar al menor, aunque gracias a la sillita su cuerpo se dispone de forma óptima de cara al mismo.

La última etapa en la que es preciso usar un SRI se corresponde hasta que alcanza un altura de 150 centímetros, que vendría a equivaler a unos 8 a 12 años (22 - 36 kg). En este caso el SRI consiste básicamente en un alzador que carece de respaldo, pues su única función es que la altura del cinturón respecto al cuello-hombros sea la adecuada.

Finalmente, a partir de 1,50 metros de altura ya es posible usar el cinturón de seguridad de un coche de forma convencional, como si de un adulto se tratase. Cabe mencionar que durante las cuatro etapas anteriores es necesario comprar un SRI que se adapte a las características físicas del menor, y no "uno más grande para cuando dé el estirón".

¿Cuál es la multa por no usar un SRI?

Antes de nada, decir que no usar correctamente un SRI y no disponer de él, a ojos de la ley, es lo mismo. Dicho lo cual, en el artículo 117 del Reglamento General de Circulación se obliga a que todos los menores de edad con estatura igual o inferior a 135 centímetros usen un SRI homologado debidamente adaptado a sus talla y peso. No obstante, cuando se viaje en un taxi dentro de poblado es posible hacerlo sin usar un SRI, siempre y cuando el menor ocupe el asiento trasero.

Estos SRI se deben instalar siempre en las plazas traseras, salvo que el vehículo no disponga de ellas, estén ocupadas todas ellas por otros SRI o no sea posible instalar más (por espacio, inexistencia de anclajes...). Asimismo, solo podrá usarse un SRI orientado a contramarcha en el asiento delantero si el airbag está desactivado.

La infracción por no usar un SRI está considerada como grave, y se sanciona con una multa de 200 € más la detracción de 4 puntos del carnet con la entrada en vigor de la nueva normativa el pasado 2 de enero.