CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Toyota

4 MIN

La historia del taxista que decidió que su furgoneta Toyota necesitaba el único V12 que fabricó la marca japonesa

Elena Sanz Bartolomé | 24 Feb 2022
Toyota Quantum V12  00
Toyota Quantum V12  00

A simple vista no lo parece, pero esta es una de las minivans más salvajes que existen. Su punto de partida es una Toyota Hiace (o Toyota Quantum) y su transformación no se reduce a adaptar una carrocería Lamborghini a sus medidas. Va más allá, mucho más allá. Esta es la historia del taxista que decidió que su minivan funcionaría mejor con el único V12 que fabricó Toyota.

Hagamos las correspondientes presentaciones. La Toyota Quantum es una minivan que acumula seis generaciones de vida: en el mercado europeo es toda una extraña porque la marca japonesa no la comercializa. Sí lo hace en Asia y en Sudáfrica, donde es uno de los vehículos más utilizados por los taxistas… y donde encontramos al siguiente protagonista: James Redelinghuys. Un hombre que posee una pequeña flota de estos vehículos y al que le encanta personalizar coches. De hecho es conocido por sus peculiares proyectos.

11
FOTOS

La idea original

El que os voy a contar es uno de ellos. Corría el año 2017 y el bueno de James estaba buscando una forma de promocionar su negocio y decidió modificar una de las Toyota Quatum de quinta generación que tiene. Para ello contaba con la ayuda de su hermano, que tiene un taller de restauración de Porsche. La idea original pasaba por diseñar un interior a medida, ensanchar la carrocería y añadir un turbo al motor original de 2.7 litros… pero se les fue de las manos.

James se cruzó con un kit de carrocería de un Lamborghini Aventador y pensó que era tan extravagante que tenía que comprarlo. Su Toyota Quantum lucía, ahora, un aspecto tan extremo como los deportivos italianos así que pensaron que también necesitaría la potencia de la que presumen en Sant’Agata Bolognese.

El V12

Para James es cuatro cilindros turboalimentado era poco potente así que se decantó por un 2JZ para lograr un rendimiento más extremo. El problema es que no era fácil de conseguir y tenía la mitad de los cilindros que tiene una unidad original de Lamborghini. Cambiaron de planes y compraron un 1GZ-FE: el primer (y único) V12 que Toyota fabricó en serie para usarse, exclusivamente, en el Toyota Century.

Aquel 5.0 litros desarrollaba una potencia de unos 300 CV que seguía siendo insuficiente para James así que ideó una configuración biturbo para el bloque: el V12 recibió dos turbos Billet T3T4 twin-scroll, una toma de admisión específica, inyectores Bosch de 350cc procedentes de un Porsche 911 (997) 3.8 Carrera S, un par de enormes intercooler y una Maxx ECU de alto rendimiento.

Eligió para la ocasión una transmisión automática TCI Streetfighter de tres velocidades que enviaba toda la potencia al eje trasero a través de un diferencial autoblocante heredado de un Ford Mustang GT. Una combinación que costó cuadrar: en la primera prueba el motor se rompió y su sustituto corrió con la misma suerte. A la tercera fue la vencida y el 1GZ-FE logró funcionar a la perfección para desarrollar hasta 600 CV y 710 Nm de par máximo.

Los retoques

Esta configuración necesitaba, obviamente, ciertos retoques en la Toyota Quantum. No sólo modificaron el chasis, también probaron tres configuraciones de suspensión distintas: al final se decantaron por una de ballestas que complementaron con unos amortiguadores regulables hechos a la medida. Los neumáticos son, por cierto, de un Audi R8.

La guinda del pastel llegó con el rediseño del interior, que fue fabricado de cero. James y su hermano sustituyeron el cuadro de instrumentos original por un Dashtech Racepro, una unidad compartida con el Ariel Atom, se hicieron con un volante OMP con especificaciones de carrera y lo tapizaron con una combinación de cuero y Alcantara.

Un sueño real

Sí, el loco plan de James se hizo realidad y ahora es posible contratar sus servicios. Si vas a viajar a Sudáfrica no te olvides de esta Toyota Quantum impulsada por el único V12 de Toyota escondido bajo una carrocería de Lamborghini: por unos 75 euros te puede llevar desde el aeropuerto hasta tu destino. Un precio que, incluso, se antoja corto para semejante experiencia.

11
FOTOS

Imágenes: James Redelinghuys – Facebook Marketplace