¿Alguien ha dicho burbuja? Se pagan más de 100.000 euros por este Toyota Supra con 11.444 km

 |  @sergioalvarez88  | 

El Toyota Supra A80 es uno de nuestros coches favoritos de todos los tiempos. Se trata de uno de los deportivos más icónicos de los años 90, cuya popularidad explotó con la era dorada del tuning y películas como The Fast and The Furious. Hoy en día son coches cotizados, especialmente sus versiones twin-turbo de 280 CV de potencia y motor 2JZ-GTE. No obstante, este coche habría batido todos los récords de cotización: ¿estamos ante una burbuja de manual o realmente es una unidad excepcional? Se han pagado la friolera de 121.000 dólares estadounidenses por este Toyota Supra del año 1994.

El coche tiene 25 años, y no es una unidad especial per se. Sí está equipada con el motor más deseado de la gama – el brillante 2JZ-GTE – y una caja de cambios manual de seis relaciones, también a prueba de bombas. Más allá de una tapicería de cuero beige, este Toyota Supra es similar a muchos otros Supra de la época. Sus llantas forjadas de 17 pulgadas son las mismas que ya conocemos, y no tiene ningún extra reseñable. Ha sido pintado en un bonito Renaissance Red, como otros tantos miles de Supra. Su principal peculiaridad es que tiene 7.111 millas en su odómetro – que se traducen en sólamente 11.444 kilómetros.

El motor 2JZ-GTE es un seis cilindros legendario, usado en multitud de preparaciones, gracias a su capacidad de soportar la potenciación.

El coche fue adquirido vía leasing en Florida en 1994, y tras la ejecución de la opción de compra por el mismo individuo, el coche fue trasladado a Pennsylvania en 1999. Desde entonces, el coche pasó su vida en un garaje climatizado, como parte de la colección privada de coches de su propietario. El estado actual del coche es simplemente perfecto: con poco más de 10.000 km no presenta desgaste alguno y todos sus componentes mecánicos están en perfecto orden de marcha. El coche ha sido mantenido con pulcritud durante todos sus años, y en 2017 tiene registrado su último cambio de aceite.

No obstante, mucho nos tememos que el nuevo dueño de este coche seguirá sin usarlo. El único factor diferencial con otros Supra es su bajísimo kilometraje, y es lo único que garantiza su valor. Quizá el nuevo propietario lo moverá a otro garaje climatizado, en el que seguirá cogiendo polvo. Lo moverá unas decenas de kilómetros anuales, los justos para que sus componentes mecánicos no sufran el efecto de la inactividad. Porque este nuevo propietario ha pagado la friolera de 121.000 dólares en su subasta, llevada a cabo en la web estadounidense Bring A Trailer.

Conducir este coche durante unos cientos de kilómetros reduce su valor, porque es inversamente proporcional a su kilometraje – mal que nos pese.

Esta web nació para dar salida a coches en estados cuestionables, o coches en necesidad de amor y cariño, además de algunos coches especiales. Irónicamente, muchos se refieren a esta web hoy día como “bring a trailer full of cash”, que se traduciría como “trae un remolque lleno de dinero”. Empiezo a dudar si esta burbuja de precios en coches de antaño está para quedarse, pero me parece una barbaridad pagar más de 100.000 euros por este Toyota Supra. Pero al fin y al cabo, el precio es solo un acuerdo entre dos partes, y su definición es “cantidad de dinero que estamos dispuestos a pagar por un bien”.

Lee a continuación: Filtrado el nuevo Toyota Supra: así luce el regreso del mito con motor BMW

Ver todos los comentarios 2
  • Enrique

    Es lamentable que el coche se guarde en un garaje para especular con él dentro de una serie de años, pero el precio no me parece tan exagerado. El coche es un ejemplo de pureza y está nuevo, no se van a volver a construir coches así.

    Hoy en día la gente se gasta 100000 euros en un x6 diesel, eso si que es una locura.

  • X 2.0

    Es una pena como un coche hecho para disfrutar se va a quedar así, en un garaje, es absurdo. Soy el primero que defiende cuidar bien un coche, que no le falte de nada, reservarlo para los fines de semana, rodarlo responsablemente y esas cosas, pero ante todo hay que disfrutarlo.

    Además no tiene sentido en un coche que tiene recambios de sobra, afthermarket de sobra y se fabrican motores nuevos como el original.

    A los autores de la noticia, os aviso de que esta semana los Audi RS2 ya se pueden importar a EEUU, y los precios de los RS2 que hay en venta en España ya se han disparado a 40.000 euros, cuando hace 5 años se podían comprar por entre 13.000 y 15.000 euros. Esto es un no parar.