El hundimiento: sólo el 38,2% de los coches matriculados en febrero de 2018 tenían motores diésel

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

El hundmiento, podríamos titular a este post. El diésel continúa siendo la tecnología donde gobiernos y asociaciones medioambientales vuelcan su frustración y normativas. La mala calidad del aire que respiramos, las presiones desde la Unión Europea y ciertos experimentos con monos no ayudan a lavar la imagen de un combustible que hace apenas unos años era la absoluta panacea. La tendencia a la baja en las matriculaciones de coches diésel continúa imparable en los primeros compases de este año 2018. En el último trimestre de 2017 la tendencia comenzó su consolidación definitiva.

Solo el 38,2% de los coches matriculados eran diésel

Como antes os decíamos, en febrero el 38,2% de los coches matriculados tenían mecánicas diésel, frente a un 56,4% de coches matriculados con motores de gasolina. Los híbridos y eléctricos continúan vendiéndose de forma tímida, acumulando sólo el 5,5% de las matriculaciones. En enero el porcentaje de matriculaciones de coches diésel también ha sido bajo, del 41,8% sobre el total. En los más de 200.000 coches vendidos que llevamos en lo que va de año, solo cuatro de cada 10 tenían una motorización alimentada por gasóleo. Al cierre del presente año, la tendencia podría ser aún más acusada.

 title=

Lejos, muy lejos quedaron los años en los que el 70% de los coches matriculados tenían mecánicas diésel.

El hundimiento de los coches diésel

A nivel europeo se produce la concurrencia de varios factores, que alejan la posibilidad del retorno del gasóleo a su trono. Es más, lo alejan aún más de su posición antaño dominante. El diésel se ha erigido en enemigo tras el Dieselgate de Volkswagen, y esta misma semana un histórico fallo de los tribunales alemanes permite que sea legal para cualquier ciudad alemana la prohibición de los coches diésel en sus centros. Ciudades de la importancia de Hamburgo o Stuttgart - las urbes industriales más grandes del país - estarían desarrollando planes para relegar al diésel al ostracismo.

El diésel también es el enemigo en los etiquetados medioambientales, pese a décadas de fiscalidad favorable al combustible, que motivaron ventas boyantes de coches alimentados por este combustible. Pasó en España y pasó en muchos países europeos. Además, los motores de gasolina cada vez son más eficientes, con consumos al nivel de los motores diésel de hace años - ver prueba del SEAT Ateca 1.0 TSI Ecomotive. ¿Significa esto que el fin del diésel está cerca? No lo creo. Debemos recordar que los diésel actuales son prodigios técnicos, con unas emisiones realmente bajas.

 title=

Son más complejos que nunca y sus sistemas anticontaminación son realmente caros, pero en circulación extraurbana o en aplicaciones industriales el diésel sigue teniendo costes por kilómetro imbatibles. Ahora bien, durante los próximos meses todo apunta a que seguiremos viendo un aumento de la cuota de mercado de los motores de gasolina, con un gasóleo cada vez más relegado a nichos de mercado.

Fuente: ANFAC

Lee a continuación: Peugeot vence a Nissan y ya es líder en coches crossover en España

Ver todos los comentarios 9