Probamos el SEAT Ateca Ecomotive 1.0 TSI: ¿es un SUV de tres cilindros una buena compra?

 |  @sergioalvarez88  | 

El SEAT Ateca es hoy por hoy uno de los modelos estrella de SEAT, que vive un momento dulce a nivel de ventas y está plantada firmemente en la senda de los beneficios. Es uno de los SUV más vendidos del mercado, y supera a pesos pesados como el KIA Sportage o el Peugeot 3008, solo quedando por detrás de superventas como el Nissan Qashqai o el Hyundai Tucson. Ya hemos probado el SEAT Ateca en varias ocasiones, y lo hemos probado a fondo con motores como el 2.0 TDI de 150 CV o el 1.4 TSI ACT de 150 CV. En esta ocasión, nos hemos subido a un Ateca de tres cilindros para contaros si es una buena compra, y si es suficiente para mover a este SUV compacto.

Acudo a las oficinas de SEAT en Madrid, y saco de su garaje un Ateca 1.0 TSI Ecomotive. La desginación Ecomotive hace referencia a los SEAT de menores emisiones, y en el caso del SEAT Ateca, sólo se aplica a los 1.6 TDI y 1.0 TSI, ambos con idénticos 115 CV. Las diferencias entre ambos Ateca terminan en la potencia máxima de sus motores. Esta prueba no se va a centrar en los acabados del coche, su habitabilidad o su componente práctico. Si queréis leer dichas impresiones, os recomiendo leer la completísima prueba a fondo en la que mi compañero David G. Artés dio buena cuenta de ellas.

Aunque ya lo hemos probado en otras motorizaciones, quiero recalcar la buena puesta a punto de su chasis, especialmente en cuanto a dirección y tarado de suspensiones.

No obstante, ya que era mi primera vez con el SEAT Ateca, quiero recalcar lo bien construido que está el interior de este coche – al igual que los Skoda Karoq y Volkswagen Tiguan, con los que comparte plataforma, motorizaciones y posicionamiento – lo cómodo que es en largos viajes y lo equilibrado de su comportamiento, que nos hace olvidarnos que vamos sentados en un SUV. Cerrando los ojos casi parece que estemos rodando en un SEAT León – tiene un chasis muy ágil y un comportamiento vivaz, posiblemente el más vivaz del segmento, sin descuidar el confort a bordo. Dicho esto, entremos en harina.

El motor 1.0 TSI: un pequeño portento tecnológico

El SEAT Ateca 1.0 TSI es la versión de acceso a la gama Ateca. De hecho, puedes adquirirlo por 17.900 euros, según las últimas promociones de la marca. El siguiente motor de gasolina se va ya a 150 CV – el 1.4 TSI ACT con desactivación de cilindros – con un sobreprecio de 2.080 euros a igualdad de equipamiento. Es un motor de desarrollo reciente, pero que está presente ya en multitud de modelos del Grupo Volkswagen, desde el Audi A3 al Skoda Octavia, pasando claro está, por el SEAT Ateca. Es uno de los pocos todocaminos compactos del mercado en disponer de un motor tricilíndrico de tan poco cubicaje.

Este propulsor tiene tres circuitos diferentes de refrigeración (culata, turbo y bloque motor), así como una bomba de aceite de caudal variable. Todo un portento.

Este motor es de aluminio – tanto bloque como culata – y tiene unas dimensiones muy cuadradas, con un diámetro y una carrera de pistones muy parecidas. Por su diseño, los propulsores de tres cilindros están desequilibrados, y en su diseño deben equiparse árboles de equilibrado, que encarecen su construcción y aumentan su complejidad. Este motor prescinde de dichos árboles de equilibrado, y reduce sus vibraciones con contrapesos en el cigüeñal, amortiguadores de inercia en el volante motor y unos sofisticados silentblocks. Aunque el motor vibra visiblemente cuando está arrancado, dichas vibraciones son imperceptibles dentro del coche.

Además de apenas vibrar, este 1.0 TSI es un pequeño portento tecnológico. El colector de escape está integrado en la culata, su intercooler está integrado en el colector de admisión y cuenta con distribución variable, tanto en las válvulas de admisión como en las de escape. Está sobrealimentado por un turbo de baja inercia, y sus inyectores introducen gasolina de 95 octanos directamente en la cámara de combustión, a una presión máxima de 250 bar. Este motor se asocia obligatoriamente a una caja de cambios manual de seis relaciones, sin opción a caja de cambios automática DSG, como sí ocurre en otros motores de gasolina.

A igualdad de equipamiento, el SEAT Ateca 1.0 TSI es 2.730 euros más barato que los Ateca equipados con motor 1.6 TDI de 115 CV.

Sobre el papel, desarrolla 115 CV entre las 5.000 rpm y las 5.500 rpm, con un correcto par máximo – para un motor de sólo 999 centímetros cúbicos – de 200 Nm, constantes entre las 2.000 rpm y las 3.500 rpm. Completa el 0 a 100 km/h en 11,0 segundos – medio segundo más rápido que el 1.6 TDI de igual potencia – y su velocidad máxima es de 183 km/h. Homologa una media de consumo de 5,2 l/100 km en el ciclo mixto NEDC – un Ateca equipado con motor 1.6 TDI homologa una media de consumo de 4,3 l/100 km – quedándose exento de pagar Impuesto de Matriculación, al emitir menos de 119 g/km de dióxido de carbono.

Al volante del Ateca tricilíndrico

Una vez arranco el motor, me sorprende la ausencia completa de vibraciones. Miro el tacómetro y efectivamente el motor está arrancado. Incluso en movimiento y bajo una aceleración suave, me sorprende que apenas hay diferencias de tacto con un gasolina de cuatro cilindros. Lo cierto es que el carácter de tres cilindros del motor está completamente amortiguado, de forma casi irreal. Solo a plena carga y por debajo de 2.000 rpm, el sonido del motor nos deja entrever su configuración mecánica. Pero lo que más me sorprende de este pequeño 1.0 TSI es su elasticidad, que creía imposible en un motor de tres cilindros.

El motor se estira como no pensaba que un tricilíndrico podía hacerlo, y si no nos pesa mucho el pie derecho, ofrece unos consumos reales muy correctos.

Empuja con solvencia por encima de las 1.200 rpm, y no pierde fuelle hasta su corte de inyección, a unas 6.500 rpm. El turbocompresor tiene poca inercia, pero tarda quizá uno o dos segundos en alcanzar su máxima presión de soplado. Aunque el SEAT Ateca 1.0 TSI pesa 1.280 kilos y no tiene tracción integral, no esperes grandes prestaciones. Los adelantamientos en carreteras secundarias se solucionan bajando una o dos marchas, pero se deben planificar con cuidado. Las recuperaciones no son fulgurantes, y exigen de nuevo jugar con la caja de cambios – de recorridos cortos y buen tacto, dicho sea de paso.

Es un coche de pretensiones más bien urbanas, un territorio donde brilla por su agilidad y por sus consumos aquilatados. Si buscas prestaciones, vas a hacer muchos kilómetros al año o viajas habitualmente con muchos pasajeros y carga, piensa en al menos 150 CV o piensa en un diésel potente: el 1.0 TSI se te puede quedar corto. Sus recuperaciones en subida son lentas, y si vas muy cargado y con el climatizador activado, incluso puedes perder algo de velocidad en autopista. Con todo, este SEAT Ateca 1.0 TSI es una excelente opción para aquellos que no deseen hacer un gran desembolso en su compra, o vayan a dar al coche un uso no demasiado ambicioso.

¿Merece la pena con respecto a un 1.6 TDI de 115 CV? Tendrás que hacer unos 100.000 km para amortizar el diésel, y aunque sus consumos serán menores, debes tener en cuenta mantenimiento, carga impositiva y uso del vehículo.

Ha logrado unos consumos más que correctos en nuestra prueba. En un recorrido de Madrid a Gijón, por autopista y carreteras secundarias, circulando al límite de la velocidad legal, con el aire acondicionado encendido y un solo pasajero, logramos una media de consumo de 6,1 l/100 km de marcador. En un ciclo mixto, con ciudad, algo de carretera secundaria y rondas de circunvalación – el uso que un cliente tipo podría dar al Ateca – las medias de consumo han girado en torno a los 7 l/100 km, medio litro arriba o abajo. En un ciclo exclusivamente urbano, los consumos han rondado los 8,5 litros a los 100 km, una buena cifra, que en parte debemos agradecer a un sistema Stop & Start efectivo y muy rápido.

¿Cuanto cuesta el SEAT Ateca 1.0 TSI? ¿Qué alternativas tengo?

Como os contamos en este artículo, la oferta del SEAT Ateca arranca en 17.900 euros para un acabado Reference equipado con este motor 1.0 TSI. La versión probada es un acabado Style Plus con navegador, cuyo precio arranca en 22.200 euros. La alternativa más directa al SEAT Ateca es el Skoda Karoq, disponible con el mismo propulsor, y prácticamente gemelo en el resto de características – con una practicidad y habitabilidad ligeramente mejoradas. Una alternativa al SEAT Ateca es un Nissan Qashqai, equipado con el motor 1.2 DIG-T de 115 CV, por 17.900 euros, cuya oferta y equpamiento hemos detallado aquí.

Por 17.900 euros puedes llevarte a casa un SEAT Ateca con motor 1.0 TSI y un acabado Reference. No obstante, recomendamos como mínimo optar a un acabado Style.

El Nissan Qashqai es un coche inferior a nivel de acabados y dinámica, elementos en los que el SEAT Ateca se posiciona como una de las ofertas más sólidas del segmento. Por oros 17.900 euros también podemos acceder a un Renault Kadjar con motor 1.2 TCe de 115 CV y un equipamiento correcto, como puedes comprobar en este artículo. El Volkswagen Tiguan no se ofrece con motores de gasolina de menos de 150 CV. Otros rivales similares al SEAT Ateca 1.0 TSI pueden ser los KIA Sportage o los Mazda CX-3, ambos con precios de acceso ligeramente superiores. Para conocer todas las ofertas del mercado consulta esta guía de compra de SUV compactos.

Lee a continuación: ¿Qué SEAT Ateca en promoción me llevo por menos de 18.000 euros?

Solicita tu oferta desde 17.900 €
  • jorge

    Podríais decirme el color de la carrocería del Ateca? Me parece un verde realmente bonito¡ Del resto nada más que añadir, los motores TSi siempre cumplen con lo que se busca de ellos. Tiene 115cv y es lo que da. En comparación con motores de la competencia, el TSi suele tener más brío y aceleraciones mejores que sus competidores. El mejor el 1.4 TSi. Aun no he probado el 1.5 TSi pero debe ser una delicia

    • Joan MH

      Verde? curioso…

    • WhatElse

      Si por “brío” del motor te refieres a la curva de par y CV máxima, observa bien los motores de la “competencia” y verás que no siempre es así.

      Si por “brío” te refieres a que cuando pruebas un motor de la competencia te da la sensación de que rinde menos, influye mucho el peso/configuración del coche. No sentemos cátedra con la subjetividad porque no (yo puedo aseverar lo contrarío que afirmas, y ninguno de los dos tendría razón)

      En respuesta al artículo, no, un SUV con un 1.0 de 115cv de 3 cilindros no vas a ningún lado, vale que el coche es ligero, pero ese coche no puede con su vida (le sobran 200-300 kilos para medio moverse con solvencia en repechos, cargado, etc) y no hay más que ver en qué RPM desarrolla la potencia, por encima de las 5000, es decir, ¿cuánto músculo (par/rpm) tienes a 3000? Me sorprende que el propio artículo cite que el motor “estira sorprendentemente”, no es que estire, es que nunca tira, nunca tienes nada en ningún rango del régimen de vueltas del motor, y llegas a las 5000-5500 y tienes tus pírricos 115cv tirando de la mula.

      No entremos ya en temas de fiabilidad.

      Como siempre me sorprende el artículo para mal, ¿no consume mucho? ¿¿con medias de 7litros??? ¿con qué SUV lo estamos comparando? A mi me parece una aberración.

    • Germán

      Perdón… ¿Me ha parecido leer que 8,5 litros a los 100 en ciudad es un consumo correcto? ¿Y eso siempre que no nos pese el pie?
      Por otro lado, no se menciona que tenga filtro antipartículas. Imagino que no es un detalle importante, aunque en Madrid nos estemos ahogando.
      Y todavía queda hablar de prestaciones, 11 segundos para el 0 a 100, recuperaciones que exigen bajar una o dos marchas… ¿Eso es un motor con brío? Perdonadme pero, ¿os gustan los coches? Y luego se especifica aún más; “si vas con muchos pasajeros o con carga y el climatizador activado…” ¿¿¿Para qué sirve un Seat Ateca entonces??? Sólo un idiota se compraría un coche tan grande y tan alto para luego ir él solito, callejeando en busca de un hueco en busca de un hueco lo bastante grande para aparcar… Oh, vaya, el mercado actual está lleno de idiotas.

      • Anibal

        Me parece que has hecho un comentario muy acertado y además estoy totalmente de acuerdo contigo, sobre todo en lo del mercado actual.
        Muy acertada tu opinión.