Kia Sportage

Desde 16.211 euros

Kia Sportage

Comienza una nueva semana y la empezamos con una prueba. Esta semana tenemos os ofrecemos una prueba del nuevo Kia Sportage. Los Kia Sportage llevan dando guerra desde el año 97, año en el que fue lanzado el Sportage, con elementos compartidos con vehículos Mazda, fruto de una alianza estratégica en los años 90. Aunque es un producto tremendamente popular en Estados Unidos tiene una vocación claramente global, vendiéndose en todos los continentes del mundo con ligeras variaciones, centradas fundamentalmente en la gama de motores.

El Kia Sportage ha sido un vehículo que ejemplifica a la perfección la evolución de los SUV en los últimos 15 años, siendo uno de los pioneros en tamaño compacto, compartiendo méritos con los Honda CR-V o Toyota RAV4. Desde finales de los años 90, los SUV han pasado de ser vehículos de aspecto campero con ciertas aptitudes 4×4, al actual concepto de vehículo polivalente con un aspecto alto y robusto, pero aptitudes 4×4 reducidas. Es más, hoy por hoy las ventas de SUV 4×2 superan a las versiones 4×4 en muchas marcas.

La actual generación ha sido lanzada en 2010, y tiene por objetivo superar a una generación exitosa en ventas, combinación de un diseño acertado y un precio asequible. Os lo podemos adelantar, pero es bastante obvio: el salto cualititativo y estilístico es brutal con respecto al Sportage previo, que acusaba ya los años. Es más, el Kia Sportage ha recibido recientemente el galardón a “Lo Mejor de lo Mejor” en la categoría de Diseño Exterior, en el primer Concurso de Marcas de Automoción, organizado por el reputado Consejo Alemán de Diseño.

La unidad que hemos probado estaba matriculada en 2010 y tenía más de 19.000 km en el odómetro a la hora de recogerla en la sede de Kia Motors Iberia, en Alcobendas. Hemos probado una versión 4×2 – sólo tracción delantera, aunque curiosamente tiene control de descenso de pendientes – equipada con el que es uno de los motores estrella, el turbodiésel 2.0 CRDi de 136 CV. El acabado de nuestra unidad es el Drive, una versión intermedia que acumula gran parte del pastel de ventas del Sportage, un paso por debajo de la versión Emotion, tope de gama.


Continuar leyendo