Ford Kuga

Desde 25.600 euros

Ford Kuga
Galería Nuevo Ford Kuga Titanium 2.0 TDCI 140CV 4WD a prueba (I): no conduce solo, todavía

  • Ford Kuga-069
  • Ford_Kuga_Ext
  • Ford_Kuga_Ext-001
  • Ford_Kuga_Ext-002
  • Ford_Kuga_Ext-003
  • Ford_Kuga_Ext-004
  • Ford_Kuga_Ext-005
  • Ford_Kuga_Ext-006

Ford pone sobre la mesa un nuevo diseño interior y exterior, acompañado de una completísima colección de ayudas electrónicas al conductor

Bienvenidos al superpoblado segmento de los SUV, sección de pesos medios. Nuestro compañero de viaje, el nuevo Ford Kuga, representa la puesta de Ford por el casi único trocito del pastel de ventas que parece estar realmente vivo en estos momentos. La importancia del Kuga para Ford debería ser enorme y, en consecuencia, esperamos un esfuerzo proporcional de la marca para lograr un producto atractivo y completo.

Las malas noticias son que en este pujante segmento existe un número creciente de rivales de indudable atractivo, con los que se tendrá que medir esta segunda generación del Ford Kuga. Para pelearse en condiciones con los demás púgiles del peso medio, Ford pone sobre la mesa un nuevo diseño interior y exterior, acompañado de una completísima colección de ayudas electrónicas al conductor... no conduce solo, pero aparca mejor que bastantes humanos. Os cuento.

Diseño exterior del Ford Kuga

La estética del nuevo Ford Kuga representa una evolución importante con respecto al anterior modelo, aunque no estoy totalmente seguro de que termine de mejorarlo. Por un lado, los rasgos estéticos del anterior Kuga siguen presentes sutilmente, por otro, se han renovado en gran medida y, finalmente, yo lo percibo como algo más clásico que el anterior, con abundancia de líneas rectas por doquier donde antes había una mayor sensación de dinamismo.

Los diseñadores de Ford se han refugiado en las tranquilas aguas de lo convencional

En mi modesta opinión, los diseñadores de Ford se han refugiado en las tranquilas aguas de lo convencional, precisamente en busca de un coche para todos los públicos y de estética muy digestiva. De hecho, me recuerda levemente al Toyota RAV4 2010, por otra parte pionero y rey del segmento. El problema es que, entre que Ford sacaba su Kuga sin arriesgar demasiado, Toyota se ha vuelto a renovar profundamente (RAV4 2013) cambiando de lugar el punto de referencia.


Continuar leyendo