Skoda Karoq

El Skoda Karoq es un interesante y racional SUV compacto construido sobre la plataforma MQB. Es el hermano mellizo del SEAT Ateca, con quien comparte plataforma y motorizaciones. Con una longitud de 4,38 metros y cinco puertas, se posiciona un escalón por encima del veterano - pero incomprendido - Skoda Yeti, al que reemplaza de forma efectiva. Complementa la gama de todocaminos de Skoda, recientemente renovada con el Skoda Kodiaq, también construido sobre la misma plataforma, pero disfrutando de 7 plazas. Todos se construyen en la factoría de Skoda en Kvasiny, en la República Checa.

Exterior del Skoda Karoq

El frontal el Skoda Karoq nos alumbra con unos faros angulosos, similares a los del Kodiaq. Las líneas generales, angulosas y marcadas, recuerdan a las de su primo el SEAT Ateca, terminando en una zaga que estrena pilotos LED con un estilo desenfadado.

Interior del Skoda Karoq

El habitáculo del Skoda Karoq tiene cinco plazas y ha sido diseñado con mimo, poniendo énfasis en la calidad de materiales y en la ergonomía. Es similar en diseño al de un Skoda Kodiaq, especialmente en la parte superior del salpicadero y en el diseño de la consola central.

Practicidad y flexibilidad

El Skoda puede equipar el sistema VarioFlex, con tres asientos traseros independientes y ajuste longitudinal. El maletero puede oscilar entre un mínimo de 479 litros y un máximo de 588 litros. Abatiendo todos los asientos se logra un volumen máximo de 1.810 litros.

Instrumentación 100% digital

El Karoq se convierte en el primer Skoda en ofrecer este elemento, una gran pantalla de alta definición con 12.3", totalmente personalizable, que puede mostrar desde información del viaje, a información de navegación o infoentretenimiento.

Lo último en asistencias a la conducción y conectividad

Al igual que todos los lanzamientos recientes de la marca, el Skoda Karoq saca un sobresaliente en conectividad. Sus sistemas de infoentretenimiento son compatibles con Apple CarPlay y Android Auto, y se engloban en un ecosistema llamado Skoda Connect. Skoda Connect nos permite acceder a servicios online de meteorología o tráfico en directo, así como conocer la ubicación y datos del viaje del coche desde una app de smartphone. El coche también puede convertirse en un hotspot WiFi - un punto de acceso, hablando en cristiano - si equipamos una tarjeta SIM 4G/LTE, con su correspondiente tarifa de datos.

En cuanto a asistencias a la conducción, el Skoda Karoq dispone de Lane Assist - mantiene el coche centrado en su carril - así como el Traffic-Jam Assist, un modo de conducción semi-autónoma en atascos, que guarda la distancia con el coche que va delante nuestro. También detecta vehículos en el punto muerto, frena automáticamente en caso de emergencia (con detección de peatones) y puede aparcar por sí mismo. También lee señales de tráfico y puede equipar un asistente de remolque.

Motores TDI y TSI de entre 115 CV y 190 CV

El Skoda Karoq cuenta con dos opciones de gasolina, un 1.0 TSI de 115 CV y el nuevo 1.5 TSI EVO de 150 CV. En diesel, la gama arranca en el 1.6 TDI de 115 CV, ofreciéndose también un 2.0 TDI con 150 y 190 CV. No falta un sistema de tracción integral no permanente o las cajas de cambio DSG.

Skoda Karoq

Un todocamino tecnológico y práctico

Skoda Karoq