Vídeo: el nuevo Suzuki Jimny se enfrenta al Toyota Land Cruiser en un duelo todoterreno al límite

¿Es el Suzuki Jimny un auténtico todoterreno? El Toyota Land Cruiser será el juez que dicte sentencia
 |  @davidgartes  | 

Os presentamos un nuevo vídeo en nuestro canal de YouTube, y esta vez creemos que os vamos a sorprender de verdad. El nuevo Suzuki Jimny se enfrenta al todopoderoso Toyota Land Cruiser, referencia absoluta en el segmento de los auténticos 4×4, para que podáis ver con vuestros propios ojos de lo que es capaz el nuevo benjamín de la gama Suzuki tomando como referencia a todo un coloso. Es una comparativa muy desigual pero el objetivo no es otro que dar la medida de las capacidades off-road del Jimny de forma objetiva y clara, siendo el Toyota el “nivel 10” de la escala. Spoiler: hay que verlo hasta el final.

En esta comparativa entre el Suzuki Jimny Mode3 y el Toyota Land Cruiser Limited (ambos son los topes de sus gamas) nos centramos únicamente en una prueba 4×4 en circuito cerrado, nada menos que el increíble circuito de Autorrescate 4×4 con 35 hectáreas llenas de dificultades de todos los niveles en la provincia de Segovia (Los Ángeles de San Rafael), un auténtico paraíso del 4×4.

Utilizando obstáculos de todo tipo para llevar al límite a ambos coches, empezamos comprobando el comportamiento en caminos muy rotos y seguimos con cruces de puentes, ángulos de ataque y salida, una profunda trampa de barro y una prueba final que incluye una pendiente muy fuerte y deslizante con sucesivos cruces de puentes en pleno ascenso, el no va más de los test de tracción.

Cabe recordar que el Jimny no lleva diferencial central, y tanto el delantero como el trasero son diferenciales abiertos, con lo que el control de tracción jugará un papel clave a la hora de afrontar todas las dificultades. El Land Cruiser está bastante mejor dotado mecánicamente, al menos sobre el papel, con diferencial central y trasero tipo Torsen (de deslizamiento limitado) y un software de control de tracción impresionante que llega a su máxima expresión con el “Crawl Control”, un control automático de avance a velocidad constante “pase lo que pase”. No os lo perdáis.

Otro factor a tener en cuenta es la masa de ambos coches: 1.100 kg para el Jimny y 2.250 kg para el Toyota, más del doble. Este factor es muy relevante para subir pendientes extremas y debería ser también importante sobre barro, a la hora de hundirse más o menos.

Media un abismo entre ambos coches, es obvio, desde el precio (20.820 € frente a 70.000 €) hasta la masa desplazada pasando por el tamaño, el motor y cualquier otro parámetro con el que queramos medirlos, pero la cuestión era ver al Jimny llevado al límite y poder ofreceros la misma toma con otro coche que sirve de referencia. No os adelantamos quién lo hizo mejor o a qué distancia se quedaron, simplemente os animamos a ver el vídeo y compartir vuestras impresiones en los comentarios.

Vídeo destacado del Suzuki Jimny

Lee a continuación: Este kit transforma tu Suzuki Jimny en un pequeño Mercedes Clase G o Land Rover Defender

El Suzuki Jimny es uno de los pocos 4x4 puros que quedan en el mercado, además de uno de los más asequibles. Sus reducidas dimensiones lo hacen ideal para conducción off-road

Ver todos los comentarios 6
  • edu

    Puedo vaya pisa pedales… Madre mía no hizo offroad en su vida, no sabe más que poner el Toyota en automático total y que suba sola… El Jimmy bien llevado sube mucho más incluso un lada niva… La falta de electrónica pide manos

  • Txesz

    Gran vídeo y “comparativa”.

    Tal vez lo más justo, por similitud conceptual, habría sido comparar el Jimny con el Wrangler 3p ya que el Land Cruiser se situa en otro escalón. Sirve para el 4×4 y está excepcionalmente dotado para ello pero en una decisión un tanto inexplicable, todas esas ayudas están disponibles en el tipo de acabado que casi nunca va a tocar campo.

    Con el Jimny, me entra la duda de qué tal se comportaría si montase el LSD para el eje trasero (un Torsen T2) que se ofrece como accesorio en Japón.

    Diría que en la trampa de barro habría merecido la pena intentarlo, a base de meterse con más inercia, aunque esa es la impresión aque me da al verlo en vídeo. Tal vez “en directo” las cosas fuesen diferentes.

    En la cuesta, me sorprende un poco que haya conseguido coronarla, lo que demuestra que, pese a su sismpleza, el control electrónico es bastante efectivo. Lo de la bajada, en cambio, era de esperar.

  • Smat

    Interesante comparativo, tengo la impresión que ambos vehículos hubieran podido (especialmente el Toyota) con pruebas más duras pero también echo en falta pasos estrechos o zonas donde el Jimmy saca ventaja por tamaño, pues queda claro que por tracción, electronica avanzada o par motor el grande gana.

    En todo caso dos estilos, el jimmy es la vieja escuela, hay que coger mas carrerilla y emplearse más a fondo, el land cruiser une lo mejor de dos mundos, la base de un todoterreno autentico que aguanta lo que le echen con la refinada electronica que hace todo fácil, puede que los discovery o range tengan una electronica incluso más eficaz, pero cuando se trata de un uso intenso y frecuente off road confiaría más en el toyota.

  • ch460

    Felicidades por la comparativa! ¿Para cuándo una de la tracción quattro de Audi frente a la xdrive de BMW (con idénticos neumáticos)? Por cierto, se hubiera agradecido que dijeseis los neumáticos que llevaban el LandCruiser y el Jimny. Enhorabuena!

  • Mcklein

    Buena comparativa. Por mi trabajo he conducido muchos 4×4, desde los mas “rudos” Samurais y Defender y hasta Range Rover de diferentes generaciones y el Land Cruiser(generaciones anteriores). Siempre el que mas me ha gustado es el Land Cruiser, es fiable, es cómodo y rápido en autopista, y luego en 4×4 es muy muy bueno. Por cierto otro vehículo que me ha sorprendido mucho es el Panda 4×4 de la actual generación. Y por último quiero añadir que el Jimny es una chulada.

  • Diego Fernandez

    Enhorabuena por el reportaje. Me encantaría que hicierais comparativas en condiciones de nieve.

El Suzuki Jimny es uno de los pocos 4x4 puros que quedan en el mercado, además de uno de los más asequibles. Sus reducidas dimensiones lo hacen ideal para conducción off-road