La ofensiva de GNC del Grupo Volkswagen continúa con un nuevo 1.5 TGI EVO de 130 CV

 |  @sergioalvarez88  | 

El Grupo Volkswagen ha presentado grandes novedades en motores durante el Vienna Engine Symposium. En Diariomotor ya te hemos hablado de la hibridación de 48 voltios de su futuro más inmediato, así como de la revolución híbrida para la familia EA288 de motores 2.0 TDI. En este tercer artículo vamos a hablaros de otro nuevo motor, un 1.5 TGI EVO, un avanzado cuatro cilindros capaz de funcionar con gas natural comprimido. La ofensiva del grupo alemán en GNC tendrá al Volkswagen Golf como protagonista. Esto es serio.

Su punta de lanza será este propulsor, un cuatro cilindros llamado 1.5 TGI EVO, basado en los 1.5 TSI EVO que ya conocemos en sus versiones de gasolina. Este propulsor desarrolla los mismos 130 CV que sus versiones de gasolina, y al igual que este no emplea un ciclo Otto, sino un ciclo Miller. Este ciclo – llamado ciclo de cinco tiempos – deja abiertas las válvulas de admisión durante parte del ciclo de compresión, logrando una mayor eficiencia en el consumo de combustible que un motor Otto.

Volkswagen quiere que el GNC sea un combustible de masas. Y este motor 1.5 TGI de 130 CV es una de sus apuestas más fuertes por el gas natural.

Para no perder potencia, más aire es forzado en las cámaras de combustión. Tradicionalmente los motores de ciclo Miller usan un compresor volumétrico, pero Volkswagen ha recurrido a un turbocompresor de geometría variable, cuyo funcionamiento práctico debería ser idéntico. El motor es capaz de desactivar dos de sus cilindros para ahorrar combustible y es capaz de apagarse al completo cuando llaneamos – un modo de “circulación a vela” con el motor completamente desconectado.

Asociado a una caja de cambios DSG de doble embrague, este motor consume una media de 3,5 kg de GNC por cada 100 km. En sus depósitos de gas natural comprimido caben 18,5 kg de combustible, almacenado a una presión de 200 bar. Sobre el papel, según el ciclo NEDC, tiene una autonomía de 490 km. Cuando el GNC se agota, el motor pasa a funcionar con gasolina: un pequeño depósito de reserva de 12 litros de capacidad nos permitirá recorrer unos 190 km hasta que encontremos una estación de servicio con GNC.

En países como España la infraestructura de repostaje es claramente insuficiente.

Al contrario que el Skoda Octavia G-Tec que probamos hace unos meses, la autonomía con gasolina es muy inferior a la autonomía con GNC. Es un coche pensado para circular el mayor tiempo posible con GNC. Volkswagen es optimista, asumiendo que la red de repostaje de GNC está en rápido crecimiento. Afirman que es el combustible cuyo uso crece más rápidamente en Alemania. En España hay poco más de 50 gasineras repartidas por nuestro país, aunque hay 50 más en proyecto para este ejercicio 2018.

Lee a continuación: La clave del próximo Volkswagen Golf estará en estos tres elementos