Skoda Octavia Combi G-TEC, a prueba: todo sobre el Octavia de GNC, en 16 preguntas y respuestas

 |  @sergioalvarez88  | 

Si estás barajando adquirir un coche nuevo, posiblemente estés dudando entre un motor de gasolina y un motor diésel. Si es el caso, te recomendamos que te hagas una serie de preguntas que te ayudarán a tomar una decisión. En esta prueba, os queremos hablar de combustibles alternativos, y más concretamente del GNC (Gas Natural Comprimido). Es un combustible que merece la pena conocer, por motivos tanto económicos como de eficiencia – no debe confundirse con el GLP. El Skoda Octavia Combi G-TEC es el uno de los pocos familiares capaz de funcionar con GNC. Vamos a despejar todas tus dudas e inquietudes sobre este interesante Skoda Octavia de gas natural en 16 preguntas y respuestas.

1) ¿G-TEC?

Sí, es la denominación que Skoda usa para identificar a sus coches capaces de funcionar con Gas Natural Comprimido – GNC de ahora en adelante. Dentro del propio Grupo Volkswagen, SEAT se refiere como TGI a sus coches compatibles con el combustible y Audi los denomina g-tron. Los vehículos capaces de funcionar con GNC son conocidos como vehículos bi-fuel, ya que sus motores también funcionan con gasolina convencional. Siendo técnicos, son motores de gasolina adaptados de fábrica al uso de GNC – gracias a ello, cuentan con una garantía oficial y una perfecta integración en el vehículo.

El Skoda Octavia G-TEC posee un motor 1.4 TSI con 110 CV, que podemos asociar tanto a un cambio manual como a una caja DSG de doble embrague y 7 relaciones.

2) ¿Qué es el Gas Natural Comprimido? ¿Tiene algo que ver con el GLP?

El GNC es un combustible alternativo a la gasolina o el diésel. El Gas Natural Comprimido está fundamentalmente compuesto por metano. Aunque es un combustible de origen fósil, su combustión es mucho más limpia que la de la gasolina o el gasóleo. A igualdad de energía suministrada, sus emisiones de CO2 son hasta un 25% inferiores a las de un vehículo de gasolina. Especialmente importante es la reducción en las emisiones de NOx, siendo hasta un 75% inferiores a las de un diésel Euro6 de última generación. La emisión de partículas en suspensión y óxidos de azufre es prácticamente nula.

Es un combustible que se confunde habitualmente con el GLP, compuesto por una mezcla también presurizada de propano y butano, y mucho más extendido en nuestro país. La principal diferencia con el GLP es el estado del combustible y la presión de almacenamiento. El GLP se almacena en estado líquido en el vehículo, a una presión de unos 6 bares. El GNC se almacena en estado gaseoso, pero altamente comprimido. La presión de almacenamiento del GNC es muy superior, de unos 200 bares. Por ello, el consumo del GLP se mide en litros a los 100 kilómetros, mientras que usando GNC se mediría en kilos por cada 100 kilómetros.

El GNC sólo se puede usar en motores de ciclo Otto (de gasolina), ya que el encendido de la mezcla de GNC y aire se realiza mediante una bujía convencional.

3) ¿Donde se puede repostar GNC en España?

El GNC es un combustible relativamente nuevo en nuestro país. Según GASNAM – la asociación de vehículos propulsados por gas natural vehicular – en España existen actualmente 53 gasineras abiertas, un número a todas luces escaso. De estas 53 gasineras, 47 de ellas venden GNC al público, ofreciendo las 6 restantes GNL de uso industrial – no compatible con turismos. Actualmente hay 17 gasineras más en construcción o proyectadas. La mayor parte de gasineras están ubicadas en grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla. Sin embargo, también podemos repostar GNC en ciudades como Murcia, Gerona, Vitoria o Gijón.

4) ¿Qué etiqueta asigna la DGT a los coches capaces de funcionar con GNC?

Gracias a sus bajas emisiones, la DGT asigna a los vehículos compatibles con GNC la etiqueta ECO, la misma que asigna a híbridos, híbridos enchufables y vehículos de GLP. Gracias a esta etiqueta, no les afectan las restricciones de circulación y aparcamiento por alta contaminación. Esto es especialmente útil en Madrid, y lo será próximamente en otras grandes ciudades, cuyos planes de calidad ambiental ya contemplan este etiquetado. En conversiones a GLP y GNC, se exige que el vehículo de partida cumpla al menos con la normativa Euro4. Más información sobre el etiquetado de la DGT en este enlace.

Un vehículo de GNC es tan eficaz como un híbrido o un híbrido enchufable a la hora de superar las restricciones al tráfico en ciudades como Madrid.

5) ¿Cuales son las diferencias técnicas con un Skoda Octavia con motor TSI?

Exteriormente sólo un emblema en el portón trasero nos da pistas acerca de su sistema de propulsión. Bajo su piel sí hay cambios importantes. El más importante es la instalación de dos depósitos de gas de forma cilíndrica en los bajos del coche. Estos depósitos tienen una capacidad de unos 15 kilos de GNC – un volumen total de 15 metros cúbicos, 15.000 litros – almacenado a una presión de 200 bares. Estos tanques están reforzados y poseen válvulas de seguridad en caso de rotura o accidente. Una nueva rampa de inyección, una ECU capaz de adaptar el proceso de combustión a ambos combustibles y toda la fontanería asociada son otros de los cambios de estas versiones G-TEC.

6) ¿Perdemos capacidad de carga?

La respuesta es afirmativa. Aunque al abrir el maletero no percibimos falta de espacio, perdemos el doble fondo de otros Skoda Octavia Combi. Ya que este doble fondo está ocupado por los depósitos de gas, tampoco podemos equipar una rueda de repuesto, teniendo que conformarnos con el kit antipinchazos. Con todo, el maletero del Skoda Octavia Combi G-TEC cubica unos muy respetables 480 litros, 130 litros menos que una versión diésel o gasolina, cuyo cubicaje total asciende a 610 litros. Sólo notaremos una merma en la capacidad de carga si habitualmente viajamos muy cargados.

En los Skoda Octavia con carrocería berlina el maletero es de 460 litros, frente a los 590 litros de las versiones movidas por gasolina o gasóleo.

7) ¿Como es el proceso de repostaje?

No supone un gran diferencia con respecto al repostaje de un vehículo de gasolina, y es prácticamente idéntico al reposataje de un coche de GLP. Junto a la boquilla de la gasolina tenemos una boquilla más pequeña, donde anclaremos una pesada manguera específica, bloqueándola con una pestaña de seguridad. Durante el repostaje tendremos que mantener pulsado un botón en el surtidor, que por seguridad, interrumpirá el flujo de gas si lo soltamos. El repostaje es algo más lento que el de gasolina – llenar los depósitos demora unos 5 minutos – y más ruidoso, pues el surtidor posee un compresor que presuriza el gas.

En estos vídeos te hemos contado el proceso de repostaje.

El proceso de repostaje es casi idéntico al de repostar GLP. Es algo más lento que un repostaje convencional, demora unos 5 minutos, especialmente si llenamos los depósitos.

8) ¿Y cuánto consume?

El principal aliciente de usar GNC como combustible es precisamente sus bajos costes operativos. Sobre el papel, el Skoda Octavia Combi G-TEC anuncia un consumo medio NEDC de GNC de 5,6 kg/100 km. Hemos realizado casi 2.000 km a bordo del Skoda Octavia G-TEC, logrando un consumo extraurbano de 4,2 kg/100 km, que ha llegado incluso a bajar de los 3,5 kg/100 km en una ronda de circunvalación, a velocidades moderadas. Teniendo en cuenta que el precio del kilo de GNC es actualmente de unos 0,90-0,95 euros – según Comunidad Autónoma – logramos que el coste de recorrer 100 km sea de unos cuatro euros, incluso menos en algunas circunstancias.

Nuestro depósito menos eficiente de GNC ha arrojado un consumo medio de 4,8 kg/100 km. Es un placer poder llenar sus tanques por 13 o 14 euros y recorrer hasta 350 km – llegamos a extraer 381,5 km de un tanque de GNC. Una vez el depósito de gas se agota, el motor pasa a funcionar con gasolina, sin que notemos variación alguna en sonido o empuje, sólo un mensaje en el ordenador de a bordo y un tono sonoro nos lo indica. El consumo pasa a estar indicado en litros a los 100 km, marcando consumos medios de en torno a los 6,2 l/100 km en autopista, y unos 7,5-8 l/100 km en un uso más mixto, más profuso en ciudad.

Un detalle curioso. En vez de indicador de temperatura del agua, posee una segunda aguja de nivel de combustible, que indica cuánto GNC nos queda en sus depósitos.

9) ¿Merece la pena con respecto a un Octavia diésel?

Sí, sin duda alguna. Por muchos motivos. En primer lugar, por la suavidad, refinamiento y funcionamiento silencioso del motor, idéntico al de un 1.4 TSI de gasolina. En segundo lugar, porque el coste operativo del Skoda Octavia G-TEC es inferior al de un Octavia 1.6 TDI de 115 CV, ahorrando en torno a 1,5 euros por cada 100 km recorridos. El litro de gasóleo cuesta una media de 1,10 euros en estos momentos, y su consumo real en un ciclo extraurbano ronda los 5 l/100 km, resultando en un coste de 5,5 euros por cada 100 km. En los Skoda Octavia TDI tendremos que repostar AdBlue cada varios miles de km, y su mantenimiento rutinario es también más caro.

Tampoco tendremos que preocuparnos de las restricciones a la circulación – el Octavia TDI tiene una etiqueta C – ni de filtros de partículas o válvulas EGR obstruidas.

El coste de adquisición de un Octavia G-TEC es inferior al de un Octavia TDI, como detallaremos más adelante.

10) ¿Puedo elegir utilizar gasolina o GNC?

En este caso, no. El Skoda Octavia Combi G-TEC funciona por defecto con GNC, aunque si la temperatura del refrigerante es inferior a 15 grados, arranca con gasolina. La electrónica del coche está programada para usar GNC por defecto – al ser el combustible más barato y eficiente – usando gasolina solo cuando el depósito de gas está completamente vacío. Pensad en la gasolina como un “extensor de autonomía”. En otros vehículos bi-fuel o vehículos movidos por GLP, podemos escoger qué combustible utilizar en cada momento. Este es un punto a mejorar, aunque entendemos por qué Skoda ha tomado esta decisión.

La autonomía total del vehículo es sobre el papel de 1.300 km. En la práctica lograremos unos 1.000 o 1.100 km en un ciclo de conducción extraurbano – una cifra igualmente impresionante.

11) Dinámicamente, ¿es diferente a otros Skoda Octavia?

Sí y no. Sus prestaciones son más modestas que el Skoda Octavia 1.0 TSI de 115 CV, el gasolina equivalente. Hace el 0 a 100 km/h en 11,0 segundos, frente a los 10,2 segundos del TSI de tres cilindros. A pesar de que ambos vehículos poseen el mismo par motor, el Octavia G-TEC está lastrado por el peso de los tanques de gas, que elevan su peso en orden de marcha a 1.441 kilos. Es un peso 172 kilos superior al de un Skoda Octavia Combi 1.0 TSI, y 101 kilos superior al de un Skoda Octavia Combi 1.6 TDI de 115 CV. Esto se traduce en una sensación de aceleración y unas recuperaciones más bien modestas.

Es el Skoda Octavia menos potente de la gama, pero aún así, en un uso corriente, no necesitamos más que sus 110 CV. Incluso en carreteras de montaña y adelantamientos su potencia es suficiente, aunque personalmente, echo de menos algo más de “reprís”. Se vende un Audi A5 Sportback g-tron con un motor 2.0 TFSI de 170 CV, con ese motor, el Skoda Octavia Combi G-TEC sería un coche absolutamente ideal. Como el resto de Skoda Octavia, salvando a los RS, es un coche abiertamente orientado al confort de los pasajeros, con suspensiones de tarado amable. En definitiva, es un coche que no invita a practicar una conducción deportiva.

¿Os imagináis un Skoda Octavia RS capaz de funcionar con GNC y los consumos de un Octavia TDI? Más de uno estaría ya corriendo al concesionario.

12) ¿Qué tal se viaja en el Skoda Octavia G-TEC?

El Skoda Octavia Combi es un coche orientado a viajes largos. No solo por su capacidad de carga, sino por un buen aislamiento acústico, y una suspensión de tarado confortable. Al igual que otros modelos de la marca, cuenta con detalles que nos hacen más fácil la vida a bordo. Por ejemplo, el Pack Simply Clever, que por 70 euros nos ofrece una papelera en la puerta del conductor, un soporte para smartphone en el hueco portabebidas, o una moqueta reversible en el maletero. Por 145 euros, podemos instalar en las plazas traseras un enchufe de 230 voltios, que se suma a los tres USB que el coche equipa de serie.

El Skoda Octavia Combi destaca por su gran espacio a bordo, especialmente en las plazas traseras, las más amplias del segmento.

13) ¿Es un coche bien equipado? ¿Puedo elegir acabados?

El Skoda Octavia Combi G-TEC se ofrece en tres acabados, Active, Style y Ambition, sin poder llegar a los Laurin & Klement de otros Octavia. El acabado Active es un acabado básico, en el que dispondremos de aire acondicionado, un control de velocidad de crucero y un equipo de infoentretenimiento básico, un Swing con pantalla táctil de 6,5 pulgadas. En Diariomotor recomendamos al menos ir a un acabado Ambition, ya dotado con llantas de aleación, un climatizador bizona automático y un mayor empaque visual. La versión que hemos probado es la versión Style, tope de gama para los Octavia de GNC.

Esta versión Style incluye de serie los faros LED característicos de este coche, – cuyo aspecto al natural es mucho más agraciado que en imágenes – detalles cromados en la carrocería, ópticas traseras también LED y equipamiento como sensores de aparcamiento traseros o una guantera climatizada. Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con un enorme techo panorámico y un sistema de infotainment tope de gama. Este sistema se llama Columbus – es un extra de 1.410 euros – y tiene una pantalla táctil de 9,2 pulgadas, de excelente visibilidad y compatible tanto con Apple CarPlay y Android Auto.

Por 150 euros podemos equipar un chasis deportivo, con amortiguadores más firmes y una simulación electrónica de autoblocante, el diferencial XDS.

14) ¿Cuanto cuesta el Skoda Octavia G-TEC?

En estos momentos, el precio del Skoda Octavia G-TEC arranca en 16.100 euros, para una berlina con acabado Active. En el caso de la carrocería Combi, arranca en 16.910 euros, en dicho acabado de acceso y equipado con un cambio manual de seis relaciones. A igualdad de equipamiento, es 910 euros más caro que un Octavia Combi 1.0 TSI de 115 CV, y 1.290 euros más barato que un Octavia Combi equipado con un motor 1.6 TDI de 115 CV. Si queremos un acabado Ambition, los G-TEC arrancan en 18.180 euros, y si optamos por un acabado Style la factura empieza en 19.790 euros. El sobreprecio del cambio DSG de 7 relaciones es de 1.620 euros.

El Skoda Octavia Combi es un coche familiar con una gran relación calidad-precio y unas tarifas competitivas. No obstante, para lograr un coche con un equipamiento amplio, hay que invertir miles de euros en extras.

15) ¿Existen ayudas a la compra de coches de GNC?

En estos momentos no. No obstante, el Plan MOVEA, que ha agotado sus fondos recientemente, contemplaba ayudas de al menos 1.000 euros para vehículos propulsados por combustibles como el GNC. Actualmente, el Gobierno está diseñando un nuevo plan de ayudas a la compra de automóviles eficientes, más ambicioso y con más presupuesto que el MOVEA. Excluirá vehículos diésel o gasolina, e incluirá partidas para vehículos de GNC como el Skoda Octavia G-TEC. Se espera que sea presentado antes de fin de año. La cuantía de las ayudas aún está por determinar, pero inclinan la balanza aún más hacia coches como este.

16) ¿Es el Octavia G-TEC mi coche? ¿Hay alternativas al Skoda Octavia G-TEC?

Si tienes un punto de repostaje de GNC cercano a tu residencia, creemos que es una excelente compra, sobretodo gracias a sus reducidos costes operativos – inferiores a los de un diésel muy eficiente – y su enorme autonomía. Si no es el caso, es mejor que optes por un Octavia movido por combustibles convencionales. El GNC sólo tiene sentido con una fuente de suministro cercana. Es la única manera de amortizar los 910 euros de sobrecoste con respecto a un 1.0 TSI, el tamaño reducido del maletero y su peso adicional. No tiene sentido si no vas a usar GNC de forma constante, así de sencillo.

Si tienes una gasinera cerca de tu residencia o centro de trabajo, un coche propulsado por GNC es una compra lógica y recomendada.

Aunque la oferta de coches movidos por GNC no es muy amplia, una alternativa interesante puede ser los Volkswagen Golf TGI o los SEAT León ST TGI – también disponibles en carrocería de cinco puertas, con el mismo 1.4 turbo de 110 CV – o el FIAT 500L Natural Power, lastrado por un motor menos potente. En cuanto a alternativas premium, el único familiar de GNC a la venta en el mercado es el Audi A4 Avant g-tron, cuyo motor 2.0 TFSI de 170 CV ofrece un equilibrio ideal entre prestaciones y consumos. Por supuesto, su precio es muy superior: arranca en 43.010 euros, y su potencial cliente no es el mismo que el de nuestro Octavia.

Lee a continuación: El Skoda Octavia de ABT tiene más de 300 CV, es más potente que el Volkswagen Golf R

El Skoda Octavia es una berlina media, renovada a finales de 2016, disponible también en versión familiar con el Skoda Octavia Combi y una alternativa deportiva de la mano del Skoda Octavia RS.

Ver todos los comentarios 3
  • Txesz

    Eso de que robe maletero, aunque no sea mucho, tal vez eche a más uno para atrás.

    Nota: si la presión se mide en bar, la unidad a usar es bar: 1 bar, 2 bar, 3 bar, 875 bar… Bares es incorrecto. Sería como escribir 1 kg, 2 kgs

  • Fernando Martínez

    Os ha faltado que monta eje trasero multilink que es importante

  • ManTGI

    Cada vez son mejores y más
    acertados los artículos sobre coches a GNC, pero siempre encuentro
    alguna inexactitud:

    – El precio, más que variar según comunidad
    autónoma, varía según distribuidor. Es cierto que los surtidores de Gas
    Natural Fesosa son un par de céntimos más caros en Madrid que en el
    resto de España, por ejemplo. Pero la mayor diferencia está en según de
    qué empresas sea el surtidor. Por ejemplo, en surtidores HAM está a 0,72
    €/Kg a día de hoy, mientras que ronda los 0,98 €/kg las de GNF en
    Madrid…

    – ¿Cómo han conducido para poder hacer solamente un
    máximo de 381,5 Kg con una carga de GNC? Yo llevo más de 37.000 Km con
    un León ST TGI (tiene el mismo motor) y mi promedio ronda los 440 km,
    con un máximo de 525 Km (normalmente entran más de los 15 Kg
    homologados), comiéndome atascos a diario. Sí, el Octavia es más grande
    (12 cm), pero me consta que los consumos apenas varían entre ambos
    coches. Yo solamente he bajado de 400 km de autonomía circulando por
    Europa a 130 km/h de crucero, con la familia (4 personas) y el maletero
    lleno.

    – Como indica un comentario anterior, está el eje trasero multilink, igual que en los Leones ST a GNC. Y eso se nota por ejemplo en el paso en curvas, por lo menos en el León respecto a sus hermanos de menos de 180 CV. Y sí, lo de los depósitos hacen más pesado al coche, con lo que aceleran y recuperan peor que sus equivalentes de gasolina, pero se baja el centro de gravedad, lo que ayuda en la estabilidad. Otra cosa es que el Octavia tenga suspensiones más blandas que las del León (no lo he comprobado).

    – 110 CV puede parecer pocos para un coche de ese peso y tamaño. Desde luego no son coches como para ir haciendo carreras. Pero es que las carreteras no están para eso. Y adelantar tampoco es un problema si se sabe conducir y manejar el cambio (que parece que tenemos que poder adelantar siempre de forma fulgurante en 6ª cuando vamos a 80 km/h).

El Skoda Octavia es una berlina media, renovada a finales de 2016, disponible también en versión familiar con el Skoda Octavia Combi y una alternativa deportiva de la mano del Skoda Octavia RS.