Volkswagen escenifica el ocaso de los salones del automóvil

 |  @davidvillarreal  | 

He de reconoceros que me costaría hacerme a la idea de acudir a alguno de los grandes salones del automóvil, y que no estuviera presente Volkswagen. Como marca, y como grupo automovilístico, Volkswagen ha sido uno de los grandes protagonistas de los salones del automóvil más importantes de Europa, cada marzo el Salón de Ginebra y, tras el verano, el Salón de Frankfurt, y el Salón de París, alternándose como citas bianuales. El mero hecho de que Volkswagen decidiera saltarse una de estas tres citas debería entenderse, como mínimo, como un indicador del interés menguante de los fabricantes de coches por los salones del automóvil internacionales. Y eso es precisamente lo que ha sucedido. Volkswagen no acudirá al Salón de París, tras el verano, escenificando el ocaso de los salones del automóvil.

Volkswagen no acudirá al Salón de París 2018

Según Reuters, Volkswagen no estará presente en el Salón de París 2018. La agencia británica conecta la decisión de Volkswagen con las medidas, muchas de carácter económico, que ha tomado la marca desde que en 2015 saltase a la palestra el escándalo de las emisiones de sus diésel. Y, si bien es cierto Volkswagen ha asistido a un cambio formal importante desde aquellas fechas, a nuestro juicio estamos, sobre todo, ante un reflejo de una tendencia general de la industria, que ha perdido interés por los salones del automóvil.

¿Pero por qué han dejado de ser interesantes los salones del automóvil?

Las marcas de coches han perdido interés por los salones del automóvil, que no son rentables, y cada vez menos útiles para el público al que están dirigidas

Lo que ves es el stand o, mejor dicho, pabellón, de Audi en el Salón de Frankfurt en 2011.

El formato de salón del automóvil ha dejado de ser rentable, si es que alguna vez lo fue. Las ferias comerciales ocupan, cada vez más, el lugar de aquellos eventos multitudinarios dirigidos a la prensa especializada pero, sobre todo, a acercar las grandes novedades, o incluso el futuro de una marca en forma de prototipo, al cliente. Marcas como Audi prefieren invertir sus recursos en presentaciones propias y exclusivas, que también exigen un buen dispendio económico. Aún así, un salón del automóvil como el de París requiere para un grupo como Volkswagen una inversión en el orden de decenas de millones de euros.

Volkswagen ha perdido el interés por los salones del automóvil

La utilidad de estos eventos, tanto para el cliente, como para la prensa, queda cada año en entredicho. Muchos salones han visto cómo la afluencia de publico es cada vez menor. Los fabricantes intentan cada vez más anticipar sus novedades, y no se reservan las sorpresas para el día grande del salón, para que su producto tenga visibilidad entre un aluvión de datos, noticias, prototipos, y presentaciones de productos. Nosotros, intentamos lidiar con ese aluvión de información como buenamente podemos.

Hasta hace unos años, Volkswagen era partidaria de grandes eventos, en los que las marcas del grupo mostraban sus novedades a centenares de periodistas. Más recientemente, esas presentaciones multitudinarias han ido viéndose relegadas a eventos más pequeños y modestos, y aquí sí que tuvo mucho que ver el escándalo de emisiones. Audi, que siempre disponía de un enorme pabellón – propio – en el Salón de Frankfurt, optó este año por un stand más modesto e integrado en el Grupo Volkswagen. Y ahora Volkswagen renuncia al Salón de París, sin que quede muy claro qué sucederá con el resto de las marcas del grupo, incluidas SEAT, Skoda y Porsche, las cuales aún no se han pronunciado.

Lee a continuación: Mazda 6 en París, ¿sólo una cara bonita o algo más?

Ver todos los comentarios 2
  • blackplus

    A los salones del automóvil los ha matado internet.

  • Bastian

    confio en que Porsche presentara lo ultimo del 991.2 en el salon de Paris