Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

La destrucción a la que ha sido sometido el Volvo XC60 demuestra por qué Volvo sigue siendo líder en seguridad (vídeos)

 |  @davidvillarreal  | 

A lo largo de los años Volvo se ha labrado una reputación intachable, especialmente en lo que respecta a la seguridad. Volvo hoy en día, y desde hace décadas, es considerada como una de las marcas más seguras del mercado. Probablemente ningún otro fabricante haya sido capaz de asociar su imagen a la seguridad vial tan estrechamente como Volvo. Y os aseguramos que la fama no es inmerecida. Más allá de haber estado a la cabeza en la implantación de sistemas de seguridad activa, desde los cinturones de seguridad de tres puntos, hasta diferentes tipos de airbag, Volvo es uno de los fabricantes que más en serio se ha tomado la seguridad de sus automóviles. Y el mejor ejemplo lo tenemos en algunas de las pruebas que han realizado sometiendo, a una continua tortura, y destrucción, a su nuevo Volvo XC60. Pruebas enfocadas en conseguir que la seguridad del Volvo XC60 esté a un nivel muy alto, lo sitúe entre los mejores de su categoría, e incluso por encima de su hermano mayor, el Volvo XC90. Pero pruebas enfocadas, sobre todo, a hacer que sus coches resistan a accidentes reales, y no solo a los crash-test que finalmente determinan el número de estrellas EuroNCAP que logrará un coche.

Durante años, Volvo no solo ha centrado sus avances en seguridad en la consecución de objetivos en base a las pruebas de impacto del EuroNCAP o el IIHS estadounidense, sino al estudio pormenorizado de accidentes reales

Hace unos semanas ya os hablábamos de uno de los hitos que ha conseguido el Volvo con la última iteración de la tecnología City Safety presente en el Volvo XC60, y cómo ya no solo es capaz de frenar automáticamente para evitar una colisión, sino también de girar ligeramente la dirección para ayudarnos a esquivar un obstáculo, o al menos mitigar las consecuencias del choque.

Pero más allá de estas tecnologías, Volvo ha trabajado intensamente para crear un coche cuyo habitáculo resista a impactos de muy diversa índole, desde el tradicional choque frontal directo, hasta dar varias vueltas de campana, pasando por uno de los choques más complejos para la seguridad de los coches modernos, aquel choque en el que solo una pequeña porción de la sección frontal de nuestro coche entra en contacto con el obstáculo.

He aquí un primer vídeo, de un choque frontal, que lejos de ser el más común nos deja una imagen a la que me gustaría que prestarais especial atención. Alrededor del minuto 1:06 se nos presenta el choque visto desde una cámara, instalada en el suelo, que nos muestra lo que sucede en la estructura de la base del vehículo, en lo que denominamos el subchasis delantero, que no solo sostiene el motor. Fijaos cómo ha sido diseñado para plegarse progresivamente, de manera que la destrucción de este subchasis no afecte al chasis central y, sobre todo, absorba la fuerza del impacto para no transmitírsela a los pasajeros. En un momento dado, y si el choque fuera lo suficientemente fuerte, el motor se descolgaría para quedar bajo el chasis y evitar que las piezas del bloque del motor penetren en el habitáculo y hieran a los pasajeros.

Este segundo vídeo, de un vuelco, es probablemente el más llamativo de todos. Para Volvo no bastaba con que el techo de sus coches resistiera un vuelco, caer a plomo. Era necesario que resistiera a un accidente en el que el coche diera varias vueltas de campana.

Los choques frontales con solapamiento han generado muchos problemas a los fabricantes, en crash-test de organismos como el IIHS, salvo a Volvo que probablemente sea la marca que mejor ha resuelto la protección de pasajeros en este tipo de choques

El tercer, y para mí más ilustrativo vídeo, nos presenta cómo resiste el Volvo XC60 a una colisión frontal en la que el choque no es directo, contra toda la superficie frontal del coche, sino contra una pequeña parte del frontal. Los coches modernos tienen un problema muy importante a este respecto. Tradicionalmente las pruebas de impacto, los crash-test, se realizaban mediante colisiones frontales directas. Y los fabricantes adaptaron los sistemas de seguridad a este tipo de coches. Pero la realidad de un accidente no siempre es esa. La reacción típica de un conductor que va a chocar, o al menos la más lógica, sería la de tratar de esquivar el obstáculo, y por lo tanto no colisionar simétricamente contra él.

Eso llevó a algunos organismos, como el IIHS estadounidense, a implantar las denominadas pruebas de impacto con overlap, con un grado de solapamiento determinado. Pruebas que demostraron lo vulnerables que eran muchos automóviles a estos choques. Y pruebas en las que Volvo ha conseguido los mejores resultados por haber trabajado desde hace años, y desde antes de que se impusieran los nuevos protocolos de crash-test, en el análisis de accidentes reales. Si observamos el vídeo de cualquier crash-test con overlap (ver búsqueda en Youtube) nos encontraremos, con un coche destrozado y un dummy “herido”, pero también con la imagen de un coche rebotando.

Si nos fijamos en el vídeo superior veremos cómo Volvo ha conseguido un efecto bien diferente, que el XC60 (y el resto de modelos modernos que han presentado en los últimos años), que su frontal, y como si de una cuña se tratase, haga que el coche siga recto tras haber colisionado con el obstáculo. Mientras tanto, el destrozo que observamos en la aleta frontal, y su rueda, es inevitable, y también contribuye a absorber parte del impacto.

Y creo que en la ilustración superior tenéis una de las claves de cómo han conseguido esto. Fijaos en el travesaño delantero, en su curvatura, y en cómo sobresale más allá del punto de anclaje con el subchasis delantero. He ahí el quid de la cuestión. Y probablemente también de uno de los detalles que más diferencia a Volvo de otros fabricantes si contempláis una ilustración similar a la anterior.

Fuente: Volvo
En Diariomotor:

Lee a continuación: El Volvo XC60 ya es oficial: todo sobre el Volvo XC90 en miniatura y 77 fotografías

El Volvo XC60 es un todocamino de orientación premium, disponible en una única carrocería de cinco puertas. Está a la venta con motores diésel y gasolina de entre 150 CV y 407 CV. Se vende con tracción total o sencilla.

Ver todos los comentarios 3
  • Junior

    En un momento dado, y si el choque fuera lo suficientemente fuerte, el motor se descolgaría para quedar bajo el chasis y evitar que las piezas del bloque del motor penetren en el habitáculo y hieran a los pasajeros……Esto lo hacen los Subarus hace mucho tiempo ya ….Subaru es también juntos a Volvo los unidos fabricantes que han resistido el overlap test…Saludos

  • Vikingog

    En el tercer video, al segundo 58, es MAGICO ver como se ajusta el cinturón por el sistema de pre-tensado.. en esto también fueron pioneros y hace MUCHISIMA diferencia en la efectividad del airbag.. y lo mas curioso, que poca gente conoce, es que la cinta en si del cinturón si la carga es demasiado grande, cede, amortiguando la desaceleracion del cuerpo progresivamente para evitar daños internos por la desaceleracion brusca.

  • Sr. Rajuela

    Si duda espectacular y el mejor en seguridad. El problema es que estos mamotretos solo se pueden mover de forma razonablemente económica con gasóleo, y hoy en día tal como se está poniendo el panorama del diésel en las ciudades…

El Volvo XC60 es un todocamino de orientación premium, disponible en una única carrocería de cinco puertas. Está a la venta con motores diésel y gasolina de entre 150 CV y 407 CV. Se vende con tracción total o sencilla.