27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Better Place, colores y una ciudad danesa: comienzan los problemas

( @jesusmonterob ) el

Seguro que muchos de nosotros hemos visto alguna vez los parquímetros estadounidenses en alguna de sus múltiples películas. La verdad es que son bastante feos y no ayudan a mejorar mucho el paisaje urbano.

En España, también tenemos nuestros propios parquímetros. No es que no sean feos, pero al estar más repartidos por las calles parece que no se notan tanto. Sin embargo, con los nuevos coches eléctricos, es posible que algún día acabemos viendo un paisaje urbano similar al estadounidense pero sustituyendo los parquímetros por puntos de recarga eléctrica.

Ahora imaginemos por un momento que en nuestras aceras se acabasen instalando diferentes marcas o diseños de estos puntos de recarga. Se produciría un caos de diseños y colores totalmente diferentes que seguramente no ayudarían mucho a cuidar el paisaje urbano.

Pues esto mismo es lo que han pensado los gobernantes de la ciudad danesa de Frederiksberg, que para evitar este tipo de situaciones se pusieron manos a la obra y sacaron una ordenanza con una serie de requisitos cromáticos para los elementos instalados en el espacio público. En este caso ellos eligieron el color verde.

Por otra parte, Better Place, la empresa que ha creado el sistema de estaciones de intercambio de baterías para los vehículos eléctricos, está haciendo pruebas piloto en Dinamarca. En el contrato firmado con sus clientes figura también la instalación de un punto de recarga personal en el espacio urbano público para la carga de sus vehículos.

El ayuntamiento de Frederiksberg veta los puntos de recarga de Better Place

El problema llega cuando el ayuntamiento de Frederiksberg veta los puntos de recarga de Better Place porque sus colores son el gris y el azul, en vez del verde como está indicado en las ordenanzas municipales.

Desde el punto de vista del ayuntamiento, es razonable que quieran guardar una estética similar en su mobiliario urbano para mantener un estilo de ciudad ordenado y equilibrado. Además, opinan que no debería ser tan complicado cambiar los colores de los postes al verde que ellos indican.

Sin embargo, desde Better Place no están de acuerdo con este último punto. Para ellos no resulta económicamente rentable producir postes de diferentes colores y/o diseños según las ordenanzas que tengan en cada ayuntamiento. De hecho, estos postes de recarga se producen todos en masa con el mismo diseño y los mismos colores, por lo que no resultaría fácil para ellos cambiar su modelo productivo para ajustarse a las necesidades individuales de cada consistorio.

Desde Better Place no entienden cómo se puede dar más importancia a una ordenanza municipal para armonizar el paisaje urbano que a la instalación de postes de recarga de vehículos eléctricos que permitirán el cambio hacia un tipo de transporte más limpio y menos contaminante.

Desde aquí no sabemos como terminará finalmente este conflicto de intereses. Personalmente pienso que ambos tienen parte de razón. Si el ayuntamiento quiere mantener un paisaje urbano que cumpla una serie de requisitos de diseño, está en todo su derecho a exigir que cualquier elemento u ornamento que se instale en el espacio público cumpla estos requisitos. Pero si la empresa que instala los puntos de recarga, tiene un diseño único de postes de recarga y un modelo de negocio donde no entra por motivos económicos la modificación a la carta de estos diseños, entiendo que no se preste a las imposiciones del ayuntamiento.

Imágenes: renee_mcgurk | Diariomotor
Fuente: The Copenhagen post online
En Tecmovia: 43.000 puntos de recarga para el País Vasco en 2013 | Vehículos eléctricos: problema y solución para la red de suministro | Los fabricantes buscan alianzas para mejorar las infraestructuras de recarga
En Diariomotor: Visita a la electrolinera de Better Place en Tokyo