CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Ingeniería del automóvil

5 MIN

4.0 TFSI V8: máximo exponente de la tecnología VAG

David Clavero | 12 Sept 2011

Primero debemos de dejar claro que el uso de un motor de ocho cilindros en uve y con cuatro litros de cilindrada, puede ser cuanto queramos, menos un exponente de la ecología. Pero, no es menos cierto que en una marca como Audi, donde la totalidad de sus modelos cuentan con una versión deportiva, denominadas con las siglas «S», o una versión aún más radical firmadas bajo «RS», está trabajando a marchas forzadas por llevar a cabo la ardua tarea del «downsizing», manteniendo en todo momento el carácter que se espera de las máquinas nacidas en Ingolstadt.

Este nuevo motor será capaz de jubilar al icónico bloque v8 de 4.2 litros que tantas glorias ha regalado a la marca alemana. Actualmente este «antiguo» bloque seguirá montándose en su versión original de 4.2 litros y 420 CV en el Audi R8 (compartido en su momento con el Audi RS4 de la generación anterior), también seguirá montándose, con una versión puesta al día, en el Audi RS5 donde entrega 450 CV. Este motor V8 es único en su especia por tratarse de un motor de carrera larga, a la par que de giro rápido. Este apunte es muy importante a la hora de entender las bondades de este bloque, y es que diseñar un bloque capaz de girar por encima de las 8.250 rpm sin ser un motor supercuadrado (diámetro del pistón mayor al de la longitud de la carrera), es algo digno de alabar a los ingenieros de Audi. La versión más descafeinada del 4.0 TFSI, que sustituye al 4.2 FSI, errogará 420 CV y 550 Nm.

Este nuevo motor V8 Incorporará la desconexión selectiva de cilindros

Además, el nuevo motor también tendrá que contentar a los afortunados usuarios de los bloques V10 de 5.2 litros montados sobre los anteriores Audi S6 y S8. En este caso, el bloque de diez cilindros derivaba directamente del empleado en el Lamborghini Gallardo, eso si, reduciendo la potencia a 435 CV y 450 CV respectivamente y aumentando su elasticidad para adecuarse al carácter más aburguesado de las berlinas.

La versión más potente del motor 4.0 TFSI, que sustituirá al 5.2 litros V10, contará con 520 CV de potencia y un apabullante par motor de 650 Nm. Todo esta fuerza será digerida por un cambio S-Tronic de 7 relaciones, y distribuido a las ruedas traseras mediante la tracción quattro. El reparto será de un 40:60 favoreciendo al eje trasero que contará con diferencial de deslizamiento limitado.

Dentro de Audi, solo el R8 V10 será más potente por tan solo 5 CV

Los modelos que presentarán al mundo este nuevo motor serán: Audi S7 Sportback, Audi S6 y S6 Avant y Audi S8. En la versión más potente del motor, que equipará el Audi S8 con 520 CV, se establece un consumo medio de 10.2 l/100Km (una reducción cerca del 23% respecto al motor que sustituye). Esta berlina consigue un 0 – 100 Km/h en 4.2 segundos (solo 0.4 segundos más lento que un Porsche 911 GT2 ). Las versiones de 420 CV serán ubicadas en los Audi S6 y S7, en este caso reduciendo el consumo hasta los 9.7 l/100Km, los cronómetros en ambas versiones se paran al llegar a los 100 Km/h en 4.8 segundos, añadiendo una décima más en el caso de la versión Avant del S6.

Sin dejar nada en el tintero

Sin duda alguna, Audi quería plantar a cara a sus rivales alemanes. Los bloques V8 en esta caso son una de las guerras más duras que se están aconteciendo en los últimos tiempos. De este modo, la marca de los cuatro aros ha desarrollado el motor contando con todos los avances disponibles hoy en día:

* Audi Cylinder On Demand: Desconexión selectiva de cilindros, en cargas parciales el motor pasará a un funcionamiento con solo cuatro de los ocho cilindros. Se propicia un ahorro considerable del combustible. * ANC: Cancelación del ruido, se activará en cuanto dejen de funcionar los ocho cilindros a la vez, de este modo se limitarán las vibraciones que puedan surgir. Contará con cuatro micrófonos en el habitáculo y empleará el sistema de sonido instalado. * Star/Stop: Este nuevo bloque contará con el sistema de parada y arranque automático para el ahorro en las detenciones, además, añade un alternador que solo funcionará en las retenciones. * Tecnología TFSI: Empleará dos turbocompresores en modo paralelo (uno para cada cuatro cilindros) y utlizará la doble inyección (dependiendo de la carga del motor se empleará la inyección directa o indirecta). * Distribución y Alzada variable de las válvulas: Dependiendo del régimen y de la carga del motor, se podrán variar los tiempos que permanecen abiertas las válvulas y el momento en el que lo hacen. * Soportes Activos: Los soportes del motor contarán con un fluido magnético que será capaz de variar la rigidez del conjunto propulsor según las circunstancias y el modo de conducción.

Parece que ahora, las tres grandes marcas alemanas cuentan en sus filas con motores V8 puestos al día por completo, por un lado tenemos el 4.4 v8 twin-turbo que equipará el futuro BMW M5 y en el otro lado, el recién remodelado v8 de 5.5 litros, también con doble turbocompresor, presente en el Mercedes E63 AMG. Desde luego que estas berlinas se merecen una comparativa no solo en el aspecto prestacional, si no, demostrar si el ahorro que prometen es digno de los datos de los que presumen…

Fuente: Audi En Tecmovia: Jaque al TDI: Audi desvela el 1.8 TFSI de 170 cv, Desactivación de cilindros: la nueva apuesta por el ahorro de Volkswagen, Futuro, con “t” de turbo En Diariomotor: De la inyección directa al “downsizing”, ¿revolución real?