ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

7 MIN

Audi A6 Hybrid: consumo de diésel sin renunciar al motor gasolina

El segmento E, comúnmente conocido como el de las berlinas de representación o premium, recibe un nuevo integrante por parte de una de las tres grandes alemanas. Tras el anuncio del BMW ActiveHybrid 5 y el Mercedes-Benz Clase E Hybrid, el último que faltaba no podía ser otro que la versión híbrida del Audi A6. Para esta versión, Audi ha recurrido a su propulsor estrella en los últimos tiempos, el 2.0 TFSI, y que además, parece ser el propulsor ideal para todos los desarrollos híbridos de la marca de Inglostadt.

El mayor rival del A6 Hybrid vuelve a ser la versión 3.0 TDI, el diésel: corre más, acelera más, gasta menos y es más barato

A grandes rasgos, hablamos de la misma planta híbrida que emplean Audi A8 Hybrid y Audi Q5 Hybrid. Por lo que salvo leves ajustes para ser adaptada a la plataforma del Audi A6, el sistema permanece intacto. Esta idea puede ser tan buena, como mala si tenemos en cuenta algunos aspectos en concreto. La parte buena de la balanza, recae sobre el termino económico relacionado con los costes y el precio final de las versiones híbridas. La parte mala, la protagoniza una adaptación excesiva de la plataforma para todas las versiones, es decir, por tal de buscar una planta híbrida que encaje con todas las posibilidades, ninguno de los resultados es satisfactorio al 100%.

También es justo recordar, que este Audi A6 Hybrid comparte el mismo enemigo mortal que el Audi Q5 Hybrid, y no es otro que la versión diésel 3.0 TDI S-Tronic con 7 velocidades. Versión que acelera más, posee mejor punta de velocidad y consume menos. Y si los pronósticos sobre precios se cumplen tal cual pasó con el SUV de la marca, diferencia de casi 3.000€ en este preciso caso, la versión híbrida del A6 también será más cara que la opción diésel. Entonces, ¿Por qué comprarse la opción híbrida en vez de la variante diésel?

Audi A6 Hybrid: para aquellos que no quieren renunciar al motor de gasolina

Posiblemente, el diseño de esta plataforma híbrida se ajuste perfectamente a lo que se espera de una berlina como el Audi A6. En el Audi A8 se antoja escasa por la envergadura del modelo, y en el Q5 se penaliza por sus dimensiones y menor optimización al tratarse de un SUV. A la espera de la futura versión híbrida del Audi A4, la mejor opción híbrida en la gama Audi parece que será este nuevo Audi A6.

El adoptar la mecánica de 2 litros TFSI no es cuestión de azar. Este motor engloba la tecnología punta del Grupo Volkswagen en la actualidad: inyección directa, turbocompresor, sistema star/stop, etc. Tan solo podría echarse en falta la desconexión selectiva de cilindros que si equipan los hermanos pequeños, los 1.4 TSI. Este propulsor ofrece una potencia máxima de 211 CV a 5.500 rpm y un par de 350 Nm entre las 1.500 rpm y las 4.200 rpm.

El apartado eléctrico recae sobre un único motor eléctrico de 54 CV de potencia máxima que en funcionamiento combinado, llega a elevar la potencia hasta los 245 CV, ofreciendo al pie derecho un par de 480 Nm de manera constante. Con estas prestaciones, y un peso en báscula de 1.777 Kg, el Audi A6 Hybrid homologa un consumo en ciclo combinado de 6,4 l/100 km.

El secreto del buen funcionamiento del sistema híbrido paralelo, recae en una caja automática de 8 velocidades. Esta caja Tiptronic empleada en otros modelos de la marca, ha sido convenientemente adaptada para se el nexo de unción entre motor de explosión y motor eléctrico. ¿El modo?, pues la sustitución del convertidor de par por un volante de inercia bimasa y un embrague multidisco. Además, se añade al conjunto una bomba hidráulica eléctrica, para que pueda seguir funcionando el circuito de presión, incluso cuando el motor de gasolina no está en marcha.

Un diseño híbrido práctico y funcional

La refrigeración de las baterías cuenta con un diseño que emplea o el aire del habitáculo, o un sistema paralelo que parte del compresor del aire acondicionado

El desarrollo del plantel híbrido ha englobado la fabricación de diversos nuevos elementos en la marca. Un ejemplo de ello, ha sido el diseño del sistema de refrigeración de las baterías, un tema muy «candente» en la actualidad. En este caso, Audi ha ubicado las baterías justo por encima del eje trasero, en lo que podría denominarse como subsuelo del maletero. Con esta disposición, el maletero se reduce hasta unos escasos 375 litros, un hándicap en los vehículos de este segmento.

Con este diseño, queda claro, que la prioridad ha sido el correcto reparto de las masas suspendidas en el vehículo. Pero como bien se puede intuir, en tan común situación para las baterías, la refrigeración se ve seriamente penalizada. Por ello, Audi ha diseñado un sistema de refrigeración independiente para las baterías que parte de dos zonas bien distintas.

En los casos donde las baterías solo requieran un nivel de refrigeración mínimo, un sistema de conexión mediante trampillas, empleará el propio aire del habitáculo para disipar la mayor cantidad de calor posible. Cuando la temperatura de los acumuladores siga subiendo, el compresor eléctrico del aire acondicionado será el encargado de enfriar las baterías. Para ello, el sistema de climatización cuenta con dos evaporadores: uno para el habitáculo, y otro para enfriar los «racks«.

Estas baterías están fabricadas con 72 celdas de Iones de Litio y son capaces de almacenar hasta 1.3 kWh de energía. Aunque es una cifra bastante escasa de capacidad, la idea de Audi es reducir el esfuerzo del motor, más que la de aportar una mayor autonomía eléctrica. Con este planteamiento, su motor eléctrico es capaz de impulsar al Audi A6 Hybrid hasta los 100 km/h sin ayuda del motor TFSI, y puede recorrer hasta 3 km en modo eléctrico siempre y cuando no se supere los 60 km/h.

Un híbrido pensado para los mercados que mantienen a Audi con beneficios

Pues salvo gran sorpresa, todo apunta a que las ventas de este Audi A6 Hybrid serán discretas. En un continente donde el diésel se ha comido la practica totalidad de las ventas, un híbrido que no ofrezca un plus notable en alguno de sus aspectos, poco tiene que hacer. Un ejemplo es la apuesta de Mercedes con su nueva Clase E 300 BlueTec Hybrid, un modelo que ofrece un plus respecto a su rival más directo, una versión de diésel de igual potencia, pero con un consumo mayor.

Aunque tampoco podemos olvidar, que Audi posiblemente no haya pensado mucho en Europa a la hora de lanzar esta variante híbrida. Y de nuevo el ejemplo lo podemos encontrar en Mercedes-Benz, ya que la misma Clase E tendrá una versión híbrida gasolina de puertas a fuera de nuestra comunidad. Fuera del viejo continente, la ventas de vehículos movidos por gasóleo son inversamente proporcionales a los ratios Europeos. Por lo que ya podemos verle más sentido al sistema híbrido ideado por Audi.

Queda claro entonces, que las desventajas con las que podemos ver a este Audi, son sus mayores bazas a la hora de venderse fuera de nuestras fronteras. EE.UU., Japón y sobre todo China, son los paises que están tirando del carro en el panorama automovilístico mundial. Y si la principal fuente de dinero demanda ciertos productos, no habrá mas remedio que fabricarlos. Es lo que conocemos como ley de oferta y demanda, o la inmensa dependencia que estamos sufriendo del mercado exterior.

Fuente: Audi
En Tecmovia: Audi Q5 Hybrid quattro | Audi A8 Hybrid | Audi A1 e-tron con extensor de autonomía: Munich acoge las primeras 20 unidades | Skoda Octavia Green E line ¿El conejillo de indias de VAG?
Alternativas: Infiniti M35h | Lexus GS 450h | BMW ActiveHybrid 5 | Mercedes Clase E Hybrid | BMW ActiveHybrid 3

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Clavero

Desempeñando la labor de redactor y probador de coches desde su incorporación, su experiencia le ha permitido convertirse en presentador, creador de contenidos y coordinador editorial en diferentes proyectos dentro de Diariomotor.

Cargando...