BMW X6 xDrive35d, a prueba (II)

( @pgimenezvilchez ) el

Ayer comenzábamos con la primera parte de la prueba del BMW X6 xDrive35d, un nuevo concepto de SUV con aspiraciones deportivas. Ahora continuamos con los detalles que podemos encontrar en su interior, así como nuestras impresiones de la habitabilidad en este peculiar SUV.

Al ver la consola central con los sistema de audio, iDrive y climatización pensé que estaba teniendo un déjà vu, como si ya hubiese estado en un X6 alguna vez. Haciendo memoria me di cuenta que me estaba equivocando. Lo que ocurre es que el salpicadero, los asientos delanteros, la consola central, el tablero de instrumentos y los adornos de las puertas son los mismos que el X5, cosa que en absoluto está mal.

BMW X6 xDrive35d, a prueba (II)

Para quien no lo conozca, el iDrive es la forma de denominar de BMW al sistema que permite modificar los menús de configuración del coche, GPS, radio, control de aparcamiento, etc. Como siempre es algo complicado de manejar con el vehículo en marcha, es mejor accionarlo si estamos detenidos, porque puede distraernos.

Destaca la elevada calidad de construcción, así como la correcta disposición y diseño. Los materiales son de elevada índole y los asientos excelentes: muy ajustables, grandes y robustos. Los relojes del cuadro de instrumentación copian el estilo de todos los BMW y dan la sensación de estar pasados, no porque sean anticuados, sino porque otros como el Audi Q7 incorporan pantalla a color de LEDs y es visualmente más atractiva.

BMW X6 xDrive35d, a prueba (II)

En las plazas traseras sólo podrán viajar dos personas porque hay una consola entre ambos, siguiendo la estela que muchos fabricantes están aplicando a sus vehículos como pudimos comprobar en el Volkswagen Scirocco, y que inició el Mercedes CLS, pero que no siempre es sinónimo de éxito como ocurrió con el Renault Avantime – un monovolumen cupé de lujo que fue un fracaso comercial -.  Sin embargo, en algunos países – en España actualmente no – se puede pedir como opción un asiento corrido que permite que viajen 3 personas atrás.

Los de BMW han hecho lo que han podido, y aunque dicen que el espacio en las plazas traseras es “muy generoso para ser un cupé”, lo cierto es que eso significa que es bastante limitado para ser un todocamino o un todoterreno. Personalmente no me desagradan los vehículos con cuatro plazas, porque las personas que ahí viajan suelen tener suficiente espacio para sus hombros y en este caso, también lo tendrán para sus piernas.

BMW X6 xDrive35d, a prueba (II)

El maletero – con una boca de carga demasiado alta – es más que suficiente y con sus 570 litros no habrá problema para transportar nada, más aún cuando puede ampliarse hasta 1.450 litros abatiendo las butacas posteriores. Nuestra unidad incorporaba también el sistema Head-up Display (HUD) que proyecta la información relativa a la velocidad, indicaciones del GPS, avisos, etc, en el parabrisas para no apartar la vista de la carretera; pero que por algún extraño motivo, uno de los días, dejó de funcionar: menudo sofoco para un extra que cuesta nada menos que 1.652€.

En cuanto al “aspecto lumínico”, por 406€ que cuesta el paquete de iluminación, tu coche parecerá una feria –con luces bajo los tiradores de las puertas y los retrovisores -. Las luces son diodos luminosos con un tono muy claro (casi azul) que dan bastante distinción al vehículo. Además, las luces de freno son de intensidad variable, en función de la fuerza de frenado aplicada sobre el pedal.

BMW X6 xDrive35d, a prueba (II)

Los frenos son adecuados (con un diámetro de discos de 348mm delante y 345mm detrás), y gracias al sistema Efficient Dynamics, actúan recargando la batería. Como era de esperar, el X6 no ha sido diseñado para conducción offroad, pero eso no es problema porque casi nadie compraría este coche para hacer eso, pudiendo adquirir un Toyota Land Cruiser que cuesta la mitad.

Es motor es probablemente una de las mejores incorporaciones del X6. Es asombrosamente suave, y como dijimos anteriormente no es tan funesto para tratarse de un diesel. Puede hacer el 0-100 en sólo 6.9 segundos, y aunque lleva algunas novedades del programa Efficient Dynamics, emite 220 g de CO2 por kilómetro, por lo que el Impuesto de Matriculación ascenderá al 14.75%, nada menos que 9.674€ sobre el Precio Franco en Fábrica (PFF) que helarán nuestro bolsillo.

Mañana concluimos la prueba, hablando de más equipamiento y más impresiones dinámicas.

BMW X6 xDrive35d a prueba

En Diariomotor: BMW X6 xDrive35d, a prueba (I) | BMW X6 xDrive35d, a prueba (III) | Pruebas Diariomotor