Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz Alfa Romeo 4C Meravigliosa creatura

Todos los aficionados al motor esperábamos con ansia este momento. El momento en el que Alfa Romeo hiciera gala de ese cuore, sacara pecho arriesgándose, mostrando toda su actitud, su saber hacer, su todo o nada, su descaro… todos los aficionados al motor queríamos conocer ya un deportivo moderno, sin caer en las cifras estratosféricas del Alfa Romeo 8C Competizione, con el biscione al frente… y ahora, ahora ya está con nosotros.

Se llama Alfa Romeo 4C. Es un biplaza deportivo con motor central y muy muy ligero. Muy muy pasional. Es bajo, ágil, de curvas pronunciadas y de controvertida mirada. Su corazón late con la fuerza de 240 caballos y con la pasión de miles de seguidores de la marca a sus espaldas. Tiene la voz ronca y un interior sencillo. Es crudo. Sin excusas. Una criatura salvaje fabricada en Módena. Tiene alma. Sabe donde va.

Hay que aprender a mirarlo, a mirarle a los ojos y ver más allá de esa sucesión de leds que le han puesto por mirada al 4C, entendiéndolos para no quedarnos en la crítica fácil, hay que mirar a su alma, a ese producto no pensado por y para conseguir volúmenes de ventas… sino para marcar la pauta, para hacer de guía espiritual a una nueva y prometedora Alfa Romeo, para hacer latir el corazón de los seguidores de la marca que se encontrarán ahora no sólo con un nuevo deportivo sino también con un par de próximas berlinas, con un SUV, con un nuevo Spider… con aires totalmente nuevos. Es el encargado de recordarnos qué es Alfa Romeo: pasión a la italiana, un compromiso histórico con la belleza, con la deportividad, con la tierra y la forma de entender el automovilismo de Italia. Es mediterráneo, queso, vino y carreteras secundarias mientras suena a nuestras espaldas una perfecta melodía.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Se avecina una nueva etapa en Alfa Romeo y si van a volver a levantarse, como en el 95 se levantaban con un nuevo Spider, con el Alfa Romeo GTV, con el 156, 166 y 147, como más tarde se daba paso a un bellísimo Brera, a un nuevo Spider, al Alfa Romeo GT, al Alfa Romeo 159, al MiTo o al Giuletta ¿qué mejor forma de afrontar este comienzo que con el Alfa Romeo 4C? ¿Qué mejor forma que arriesgando, que levantarse yendo con todo, que entregándose a una criatura salvaje?

Meravigliosa creatura.

Su filosofía: el Alfa Romeo 33 Stradale como inspiración

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

En 1967 Alfa Romeo lanzaba al que no sería difícil catalogar como el coche más bello de la historia, el Alfa Romeo 33 Stradale. Deportivo, muy deportivo, con un diseño espectacular, bajo, redondeado con un peso extremadamente reducido, de sólo 700 kg, dimensiones también contenidas, con una longitud de 3.8 metros, una anchura de 1.71 metros y una altura que no llegaba al metro, sólo 990 mm.

Mecánicamente se servía de un V8 dispuesto en posición central, con una potencia de 227 caballos y un par de 200 Nm entregados al eje posterior con los que alcanzaba los 100 km/h en 6.5 segundos y una velocidad máxima de 260 km/h.

Por dimensiones e incluso por ciertos matices estéticos, sobre todo si nos fijamos en los pasos de rueda traseros, podemos considerar al Alfa Romeo 33 Stradale como el padre del Alfa Romeo 4C, aunque bien tenemos que tener en cuenta que del deportivo de mediados de los 60 sólo se produjeron 18 unidades… frente a las 3.500 unidades anuales que se producirán y se están produciendo, del Alfa Romeo 4C.

Ligero, deportivo e inconfundiblemente italiano. Esas son las premisas del Alfa Romeo 4C, premisas que desde luego cumple con exactitud y que queda de hecho perfectamente acompañadas por un importante carácter pasional que lo hace tan especial. Un bonito sonido saliendo de sus escapes, la búsqueda de la pureza en las sensaciones, una de esas siluetas que no puedes dejar de admirar una vez has aparcado…

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Por supuesto no podemos perder de vista al Alfa Romeo 8C que reinterpretó de una manera sublime el diseño clásico de la marca uniéndolo a un buen número de elementos mecánicos heredados de Maserati, así como un bloque V8 de 4.7 litros y 450 caballos entregados a las ruedas traseras, con un par de 470 Nm y que conocimos también en formato Spider.

Con una producción limitada a 500 unidades la versión coupé se puso a la venta en 2007, comercializándose durante 2 años. En 2008 Alfa Romeo lanzó la versión descapotable, que siguió los mismos pasos del coupé, comercializándose hasta 2010 en una tirada de 500 unidades.

Rompiendo con los últimos coupés de la marca

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Si echamos la vista atrás, pero no demasiado, quedándonos en la Alfa Romeo de los 90 y del 2000, en la Alfa Romeo de los últimos 20 años, nos encontramos con que el Alfa Romeo 4C ha supuesto una absoluta ruptura con los coupés de la marca.

Del Alfetta GTV de mediados de los 80 al GTV de mediados de los 90 o el más reciente Alfa Romeo GT ninguno ha sido tan radical por concepción como este Alfa Romeo 4C, por mucho que nos guste la melodía del V6 “Busso”.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Frente a la fila posterior de asientos de estos coupés, el Alfa Romeo 4C responde con una configuración de motor central que hace impensable la existencia de plazas traseras, responde con un chasis monocasco en fibra de carbono, unas dimensiones realmente contenidas, un peso que no supera la tonelada y las comodidades justas.

Y bendita apuesta la de Alfa Romeo por este concepto de limitadas concesiones a la practicidad en aras de aumentar el ritmo cardiaco. No, no hay un V6, hay un 4 cilindros, tampoco hay un cambio manual, hay una transmisión de doble embrague… pero por algo son nuevos tiempos.

4 metros de curvas acompañadas por un corazón de 240 caballos

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

El Alfa Romeo cuenta con una longitud de 4 metros, una anchura de 2 metros y 1.18 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2.4 metros. Consigue un peso en vacío de 895 kg quedando todo el conjunto articulado alrededor de un chasis monocasco de fibra de carbono de 65 kg y las estructuras delanteras y traseras en aluminio, recurriendo al SMC y al poliuretano inyectado para la carrocería. Su reparto de pesos queda con un 38% para el tren delantero y del 62% para el tren trasero.

Además del peso la aerodinámica ha sido bastante trabajada en el 4C, logrando, tras 200.000 horas de test en túnel de viento y circuito, un coeficiente aerodinámico de 0.34.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Su diseño llega heredado directamente del modelo conceptual que Alfa Romeo nos presentó en el Salón de Ginebra de 2011 con un espectacular color rojo con un acabado mate. De aquel modelo conceptual al modelo de producción sólo ha habido un cambio principal… sus ópticas. Y con ellas, con el paso de la tradicional tulipa a un nuevo diseño en LED ha llegado toda la polémica.

Más allá de estas ópticas nos encontramos con un bonito esquema para la parte inferior del paragolpes, presidido por la característica parrilla en triángulo invertido, unos nervios sobre el capó que nos llevan hasta un lateral donde es imposible no fijarse en los pasos de rueda traseros y la curva que recorre el lateral del 4C hasta llegar a la toma de aire tras la ventanilla. Su zaga derrocha belleza con una genial conjunción entre las ópticas redondeadas y la protuberancia aerodinámica con la que se pone el punto y final a la carrocería del 4C, todo ello sin pasar por alto el ventanal posterior que deja a la vista el corazón de “la macchina”.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Ficha técnica
  • Motor 4 cilindros, 1.75 turbo
  • Potencia 240 CV a 6.000 rpm
  • Par máximo350 Nm a 2.100-4.000 rpm
  • 0-100kmh 4.5 seg
  • Velocidad máxima 250 km/h km/h
  • Peso 895 kg

[ap_michelin centrado=no]


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

La mecánica del Alfa Romeo 4C queda en manos de un bloque gasolina sobrealimentado de 4 cilindros y 1.750 centímetros cúbicos, desarrollado en aluminio, con inyección directa y un sistema que bajo el nombre de scavenging se encarga de eliminar el retardo del turbo. Cuenta con una potencia de 240 caballos a 6.000 rpm entregados al eje trasero, alcanzando así una relación de 137 CV/l y una relación peso potencia de 4 kg/CV y su par es de 350 Nm disponibles entre las 2.100 y 4.000 rpm, con el 80% de este par disponible desde las 1.800 rpm.

Para su transmisión se recurre a una caja de doble embrague TCT y 6 velocidades con embrague en seco, adaptada debidamente al enfoque del Alfa Romeo 4C con un nuevo software e introduciéndose el sistema de Launch Control que permite optimizar la aceleración pisando freno y acelerador al mismo tiempo mientras mantenemos hundida la leva izquierda del cambio. Prestacionalmente registra un 0 a 100 km/h en 4.5 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h.

De serie el Alfa Romeo 4C cuenta con llantas de 17 pulgadas en el tren delantero y 18 en el trasero con medidas 205/45 R17 y 235/40 R18 respectivamente. Las llantas opcionales del Paquete Racing en 18 pulgadas para el tren delantero y 19 pulgadas para el tren trasero cuentan con unas medidas de 205/40 R18 y 235/35 R19 respectivamente, quedando equipadas con neumáticos Pirelli P Zero.

Abrir la puerta y ver la fibra de carbono desnuda

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

“2 plazas justas”, así definen desde la marca el habitáculo del Alfa Romeo 4C. Sin florituras, Espartano, transmitiendo desde el primer instante esa sensación de ligereza ratificada por sus 895 kg.

La fibra de carbono de su chasis queda totalmente a la vista en los umbrales de las puertas y el suelo del habitáculo, reforzando esa sensación de ligereza con unos delgados asientos deportivos con un diseño en lamas.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Su salpicadero renuncia a complicadas formas para ofrecer como único atisbo estético un aplique con el grabado de Alfa Romeo, quedando orientado desde el centro al piloto que cuenta frente a el con un volante de 2 radios y una instrumentación totalmente digital. Costuras en contraste, alcántara y un sistema multimedia opcional, sin coste, hacen el resto.

Fabricado en Módena, en las instalaciones de Maserati

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Alfa Romeo ha recurrido a Maserati para la producción del 4C, contando en la fábrica Maserati de Módena con talleres propios para ello y compartiendo con la firma del tridente las zonas de verificación y acabado, pero no pensemos en la línea de producción del Alfa Romeo 4C como en una línea de producción “normal”. Pensemos en la línea de producción de un superdeportivo, en el valor artesanal y en que este italiano parte de un chasis monocasco de fibra de carbono.

Fruto de la unión de estas características en su producción, del valor artesanal y las limitaciones a la hora de producir los chasis monocasco de fibra de carbono, la producción anual del 4C queda limitada a 3.500 unidades anuales de las cuales 1.000 se quedarán en Europa.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Tras su producción cada unidad es sometida a un test en carretera de 40 kilómetros quedando lista para llegar a manos de su propietario. El Alfa Romeo 4C tiene un precio en España de 53.990 euros y entre las peculiaridades de su catálogo de opciones nos encontramos con la posibilidad de contar con el sistema de navegación, el climatizador y los elevalunas eléctricos sin coste adicional, dándole así a cada cliente la posibilidad de elegir entre una configuración más ligera y drástica o con un mayor equilibrio con la comodidad, recordando así a un ilustre como el BMW M3 CSL que también proponía una configuración de equipamiento similar.

Puede configurarse en 6 opciones crómaticas y dispone de 2 paquetes de equipamiento con una opción, el paquete Luxury que añade la tapicería en piel y los faros bi-led con acabado en fibra de carbono y el paquete Racing en el que se añade llantas de 18 y 19 pulgadas (delantera y trasera), tubo de escape, suspensión deportiva y volante deportivo.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Mopar también está presente en el catálogo del 4C fruto de la adquisición por parte del grupo italiano de Chrysler, dejándonos con una colección de accesorios donde nos encontramos desde bolígrafos a monopatines, una sudadera, una mochila, gafas para esquiar o carcasas para el móvil inspirados en el Alfa Romeo 4C.

Próximo al Lotus Elise, aunque sin contar con una configuración tan extrema en lo que a equipamiento se refiere, a un precio que lo sitúa parejo al Porsche Cayman, dispuesto a ser su mayor rival comercial, el Alfa Romeo 4C se encarga de dar el pistoletazo de salida a una nueva etapa en la marca italiana. Será no sólo el embajador de Alfa Romeo en lo que a deportividad e imagen se refiere, sino que además es el encargado de llevar a la firma de nuevo hasta Estados Unidos.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

Por delante, tras su desembarco comercial, nos espera el sustituto del Alfa Romeo 159 y la presunta llegada de una berlina del segmento E basada en el Maserati Ghibli. No faltará un SUV y tampoco una nueva generación del Alfa Romeo Spider que llegará desarrollada sobre la plataforma del próximo Miata, diseñada y fabricada por Mazda.

No podemos perder de vista tampoco la idea de un Alfa Romeo 4C Targa… y es que dicen las malas lenguas que el deportivo está dispuesto a perder su techo para ganar así una alternativa descapotable que podría llegar además acompañada por un extra de potencia.

Su “paseo” por Nürburgring: 8 minutos y 4 segundos

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura

El Alfa Romeo 4C ha acompañado su debut comercial con un tiempo oficial en Nürburgring de 8 minutos y 4 segundos, cifra que lo sitúa a la altura del Audi R8 V8, por delante del Renault Mégane RS que recordemos que con 265 caballos cuenta con el récord para vehículos de tracción delantera en Nürburgring. Lo hacía con Horst Von Saurma tras el volante y con las Pirelli Zero Trofeo, homologadas para calle, fijándolo al suelo.

Alfa Romeo 4C: Meravigliosa creatura