Cómo cocinar un bistec en tu coche (versión australiana)

 |  @davidvillarreal  | 

Es probable que nunca se te haya ocurrido cocinar un bistec en tu coche, aunque quizás sí que hayas pensado algún día de verano que tu coche era un auténtico horno. La imaginación, y el inmenso calor que están soportando estos días de verano austral, llevó a un conductor a hacer un experimento curiosos. ¿Por qué no aprovechar el calor de su coche para cocinar un buen filete de ternera?

Ni corto ni perezoso, preparó una bandeja metálica, depositó los filetes, y los colocó en los asientos traseros de su Holden Monaro CV8. 30 minutos más tarde comprobó que no sucedía nada, y que los filetes estaban exactamente igual que al principio. En ese momento buscó una posición más adecuada para cocinar su bistec. Con más de 40ºC de temperatura ambiental, se encontró con que en el salpicadero la temperatura rondaba los 80ºC, por ser el lugar más expuesto a la radiación solar y por aprovechar el efecto invernadero generado por el parabrisas. No es una temperatura mucho más baja que la alcanzada por un horno a fuego medio-bajo.

45 minutos más tarde los filetes ya habían tomado color. Y en menos de una hora ya estaban prácticamente cocinados y en su punto, a una temperatura de 63,2ºC, como se aprecia en las siguientes fotografías que compartió este chef improvisado en reddit. Aún así, reconoce que flameó ligeramente la superficie de los filetes para reducir el riesgo de sufrir una intoxicación. El resultado, según los comensales, fue un bistec bien cocinado, pero algo seco. Y es que, como todo el mundo sabe, la mejor forma de cocinar un filete de estas características no es el fuego lento en un horno, en este caso el habitáculo de un Holden, sino el “vuelta y vuelta” a la plancha.

Con esta historia podemos aprender varias lecciones. La primera, lo importante que resulta airear bien el habitáculo de nuestro coche en verano antes de iniciar un viaje. Pensemos en las temperaturas que pueden alcanzarse en el interior de un coche por su exposición al calor y la luz solar. La segunda lección no es otra que las consecuencias dramáticas que puede tener olvidarnos a los niños, o a nuestra mascota, en el coche, una irresponsabilidad que cada verano causa muchos fallecidos.

En cualquier caso, nuestra técnica preferida para cocinar un filete, o un solomillo, sigue siendo la de Lexus en Nürburgring.

Vía: Mashable
En Diariomotor:

Lee a continuación: 9 modas de diseño que deberían desaparecer del mundo del automóvil