comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

6 MIN

Honda Accord 2008 2.2 i-DTEC, impresiones generales y prueba

En el Salón del Automóvil de Madrid tuve ocasión de probar el nuevo Honda Accord 2008, aún no disponible para la venta en España. Con el profundo lavado de cara al que le han sometido, gana muchos enteros respecto al actual modelo: en diseño, más fresco y dinámico, en comportamiento en carretera, así como en calidad ya que el habitáculo es realmente ergonómico y los acabados son excelentes.

Honda se suma por tanto a los abundantes fabricantes de berlinas medias generalistas que han renovado recientemente sus modelos más vendidos. El Honda Accord supondrá un rival importante para Mazda 6 (el más cercano al Accord), Citroën C5, Renault Laguna o Ford Mondeo. Aunque los precios para España son aún desconocidos, seguirán en la línea de su predecesor, es decir, bastante competitivos.

Motor, transmisión e impresiones dinámicas

La unidad que pude probar era un Accord Sedán equipada con el nuevo motor diésel de Honda: denominado 2.2 i-DTEC, está construído en aluminio y usa inyección common-rail de tercera generación. Su potencia es de 150 CV a 4.000 rpm y su par máximo se entrega al alcanzar las 2.000 rpm. Cifrado en unos muy adecuados 350 Nm, consigue recuperaciones fulgurantes y una buena aceleración. El propulsor es muy refinado, al ralentí es muy silencioso y la entrega de potencia es progresiva y contundente. Una de las pegas del afinado 2.2 litros es su escasa fuerza si lo dejas caer por debajo de las citadas 2.000 rpm.

En una ocasión me ví obligado a reducir el ritmo y el régimen de giro cayó hasta las 1.500 rpm, donde hay que pisar a fondo para recuperar el ritmo, una vez el turbo empieza a soplar con fuerza el aumento de potencia es muy rápido. No quiero inducir a pensar que se trata de un propulsor rudo, al estilo de los 1.9 TDI del grupo VAG, simplemente, se trata de un mal común a los propulsores turbodiésel. El 2.2 i-DTEC es económico en conducción normal, siendo sus emisiones de CO2 de unos parcos 148 g/km (5.6 l/100 km) y cumpliendo la normativa de emisiones Euro5.

Para disfrutar de la conducción los ingenieros de Honda han bajado el centro de gravedad y afinado el esquema de la suspensión, firme, pero cómoda. Es también más ancho y su estructura más rígida que la de su predecesor: es por ello que el comportamiento en curvas del Honda Accord es muy neutral y equilibrado. Permite un paso por curva muy rápido, a la altura de todo un Volkswagen Passat, por citar a una de las referencias de su segmento. Sigue siendo algo subvirador al límite, como la mayoría de vehículos de tracción delantera.

A su delicioso comportamiento contribuye una caja de cambios manual de seis velocidades, cuyo guiado es más que satisfactorio: con un recorridos cortos y muy precisos, se encuentra muy bien situada, apenas hay que alejar la mano del volante para alcanzar la pequeña palanca. Los pedales son de accionado cómodo y es muy fácil dosificar tanto el gas como los potentes frenos. La dirección es bastante precisa, en todo momento sabes dónde situas el tren delantero, un ligero inconveniente es que no transmite demasiado feedback al conductor. Los neumáticos que calzaba el Accord eran unos Michelin Primacy HP.

Equipamiento y ergonomía

El recorrido de pruebas consistió en autopista y ciudad, donde el Accord demostró un nivel de confort muy elevado y un buen aislamiento sonoro del exterior, siendo el ruido de los neumáticos el sonido más audible en el habitáculo. La unidad testada estaba equipada hasta arriba (acabado Luxury Innova). Algunos elementos destacados consistían en llantas de 17 pulgadas, tapicería de cuero con asientos deportivos calefactados, faros de xenón, climatizador bizona automático, techo solar, navegador con sensor y cámara de aparcamiento, equipo de sonido premium y bastantes más gadgets.

Uno de los elementos más útiles de la dotación es su control de crucero adaptativo (ACC). Su funcionamiento es sencillo: se fija una velocidad pulsando un botón en el volante y si el radar integrado en el frontal detecta un vehículo a velocidad más lenta, mantiene la distancia con éste, pudiendo llegar a pararse si el vehículo que circula delante frena. El sistema funciona realmente bien, transmite mucha seguridad.

Es uno de los integrantes de un paquete denominado ADAS, sistema avanzado de ayuda a la conducción. Consta, entre otros, del mencionado control adaptativo de velocidad, el sistema LKAS, que detecta cambios involuntarios de carril y un sistema de control de estabilidad denominado VSA. El vehículo también es capaz de detectar una colisión inminente, para lo que intensifica la fuerza de los frenos y prepara al vehículo para la posible colisón.

La ergonomía del habitáculo está muy cuidada. Su diseño es completamente nuevo respecto al Accord actual y rezuma deportividad con un toque futurista. La postura de conducción se encuentra muy fácilmente gracias al ajuste eléctrico de los asientos, que cuentan con un buen apoyo lateral y el ajuste en profundidad y altura del volante. La instrumentación es de lectura clara, de diseño muy bonito y en el cuentarrevoluciones, el coche nos indica el momento óptimo para cambiar de marchas mediante la iluminación de las palabras Up y Down.

Mis quejas en cuanto a ergonomía vienen dadas por la gran cantidad de botones de la consola central y del volante (hay que desviar demasiado la vista de la carretera), a pesar de que están muy a mano y su uso es sencillo. En cuanto a espacio sí que no hay quejas, las plazas traseras son muy amplias y se viaja con comodidad. La visibilidad desde el interior del vehículo es correcta para una berlina, todo un detalle son sus grandes retrovisores con intermitente integrado.

Conclusiones

Estás ante una berlina muy racional que para nada renuncia a la diversión tras el volante. Honda ha acertado con el nuevo diseño y funciones. Es de esperar que se ponga a la venta en España en poco tiempo y a pesar de que el nivel de acabado Executive superará los 30.000€ ampliamente, el equipamiento de serie ya es completo (climatizador bizona, equipo de sonido con CD y MP3, llantas de aleación…).

Siento no poder haber hecho una prueba más exhaustiva, pero el tiempo disponible no fue demasiado. Espero que os hayan parecido útiles la información e imágenes.

En un vistazo

Honda Accord 2008 2.2 i-DTEC Sedán Motor: 2.199 cc, 4 cilindros en línea turbodiésel common-rail, montaje tranversal Tracción: Delantera Potencia: 150 CV a 4.000 rpm Par máximo: 350 Nm a 2.000 rpm Peso en vacío: 1.540 kg Transmisión: Caja de cambios manual de seis relaciones Dimensiones; largo/ancho/alto/batalla (en mm): 4.726/1.840/1.440/2.705 Neumáticos: 225/45 R17 Emisiones de CO2: 148 g/km recorrido Consumo en test: 7.9 l/100 km (conducción bastante ágil) Prestaciones: 0 a 100 km/h en 9.6 segundos, velocidad máxima 212 km/h Precios: por confirmar

En Diariomotor: Nuevo Honda Accord 2009, Sedán y Tourer, en el Salón de Ginebra, Honda Accord 2008, revisión mecánica y del interior, Honda Accord 2009, primeras imágenes y vídeo