comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

2 MIN

Volga GAZ-21 sobre la base de un Porsche Cayenne, tuning soviético

El Volga GAZ-21 original era una berlina de cuatro puertas construida por el fabricante de automóviles soviético GAZ entre los años 1956 y 1970. El fabricante por aquél entonces era de propiedad estatal, como casi todo en la antigua URSS, ahora vende bajo licencia el antiguo Chrysler Sebring, entre otros. Volviendo al Volga, su diseño se correspondía fielmente con los estándares de la época, su estilo era similar al de los vehículos americanos coetáneos e incorporaba soluciones similares.

Evidentemente, un coche de lujo como el GAZ-21 significaba que tu posición en el aparato socio-político de la Unión Soviética era alta, digamos que en particulares era todo un símbolo de poder. También lo usaban algunos servicios como la Policía o los bomberos. Equipado con un motor 2.2 de gasolina y 70 CV, pasaba su potencia a las ruedas traseras a través de una caja automática de sólo tres velocidades. Algunas series llegaron a equipar incluso un V8 de 5.52 litros de cilindrada de unos 150 CV de potencia.

La réplica se basa en esas escasas series, pero la base para la réplica es realmente atípica. Lo lógico hubiera sido emplear un antiguo BMW Serie 5 o similar, pero bajo la clásica carrocería encontramos el chasis y motor de nada menos que un Porsche Cayenne Turbode primera generación. Algunos aspectos generales se han brutalizado sustancialmente, así como sus prestaciones: el 4.5 V8 turbo entrega nada menos que 450 CV de potencia, permitiendo a este peculiar GAZ acelerar hasta los 100 km/h en 6.7 segundos.

El interior se ha transformado por completo para adaptarse al clasicismo del GAZ-21 y todo el proyecto se ha diseñado por ordenador, retornando un resultado realmente espectacular. Pero sin duda, mención aparte merece el trabajo realizado con la personalización de la carrocería, dibujándose diferentes motivos soviéticos con lo que parecen pequeñas cuentas de colores. No quiero imaginar el dinero que habrá costado llevar a cabo el proyecto, pero si lo que querían era llamar la atención lo han conseguido.

Vía: carscoop En Diariomotor: Un Lamborghini Countach hecho a mano, desde el sótano a la realidad, Réplica de un Audi R8 sobre un Ford Cougar, Byscaine GT, una réplica argentina del Ford GT40