Audi e-tron, todos los datos oficiales

Fran López  | 

Después de crear expectación (y muchas habladurías) con el microsite Audi Electricity Untamed y de que se filtraran las primeras imágenes del Audi R8 eléctrico, ya se conocen todos sus detalles de forma oficial. El superdeportivo eléctrico de la firma de Ingolstadt, todavía en estado de concept, está presente en el Salón de Frankfurt y se denomina Audi e-tron.

Está propulsado por cuatro motores eléctricos, dos en el eje delantero y dos en el trasero, que se encargan de mover las cuatro ruedas proporcionando de esta manera tracción integral quattro. Entrega un total de 313 CV (230 KW) y un par motor de 4.500 Nm. Sí, habéis leído bien, nada más y nada menos que 4.500 Nm, cifra nunca antes vista ni de lejos en ningún deportivo con motor de combustión interna. Su diseño claramente inspirado en el Audi R8 no disimula sus aspiraciones, pudiendo acelerar de 0 a 100 Km/h en 4.8 segundos y de 60 a 120 Km/h en 4.1 segundos, aunque su velocidad máxima está limitada a 200 Km/h, al menos por el momento.

La batería de iones de litio tiene un sistema de refrigeración por agua y ofrece un suministro energético real utilizable de 42,4 KW/h y permite una autonomía de unos 248 km, quizás no demasiado elevada, pero es que tampoco en un deportivo movido a gasolina de sus cifras tendríamos una autonomía muy superior. Tesla con el Roadster llegó primero, pero sobre el papel parece que el Audi e-tron podría haber llevado la tecnología eléctrica para un deportivo un paso más allá.

En este prototipo biplaza, la batería está situada tras el habitáculo y los pasajeros, lo cual permite una óptima ubicación del centro de gravedad y una buena distribución de pesos entre los ejes, que es de 42/58 % sobre los eje delantero/trasero. Para tener una calefacción efectiva en el interior del habitáculo, punto débil de la mayoría de eléctricos, el e-tron utiliza una bomba de calor que consume poca energía y a la vez es efectiva. Además, tiene un sistema de gestión de energía para controlar todas las funciones del tren de rodaje, el confort y otros consumidores secundarios de electricidad., junto a un sistema de comunicación denominado como Car-to-X.

El diseño exterior bebe sin remilgos de las últimas creaciones de Audi y sobre todo del R8, con faros con tecnología LED, parrilla frontal Single Frame y silueta afilada. Hemos de pararnos un poco más en los faros, pues tienen su interés. Según Audi, estos faros son el elemento central de un nuevo sistema de asistencia de iluminación, que reacciona inteligentemente ante cualquier situación, reconociendo las condiciones climatológicas y adaptando la iluminación en caso de lluvia o niebla, gracias a la información proporcionada por una cámara.

Sus dimensiones exteriores son de 4.26 metros de longitud, 1.90 metros de anchura y 1.23 metros de altura, proporciones bastante buenas para cualquier deportivo que se precie. Su distancia entre ejes es de 2.60 metros, y el habitáculo está desplazado hacia delante como en un coche con motor central (por ejemplo, el mismo R8), albergando las baterías en la parte trasera. Éstas pesan 470 Kilogramos, lo cual podría ser un buen lastre, pero los ingenieros han minimizado en lo posible el peso total utilizando la tecnología Audi Space Frame (ASF): puertas, portones, tapas, paneles laterales y techo están fabricados en material sintético reforzado con fibras. Como resultado el peso no sobrepasa los 1.600 kilos, algo muy destacable teniendo en cuenta la complejidad del propulsor.

El interior goza de un diseño absolutamente minimalista y futurista, con el puesto de conducción orientado hacia el conductor. En lugar del clásico cuadro de mandos, se incorpora una pantalla central extraíble con funciones MMI integradas (MultiMedia Interface), flanqueada por la instrumentación circular y combinando de esta manera la información digital con la analógica.

Las baterías se recargan a través de un cable enchufado a la red eléctrica doméstica de 230 voltios. Con la batería totalmente descargada, el tiempo de recarga oscila entre 6 y 8 horas, pero si se utiliza corriente de alta tensión (400 voltios), la carga se puede reducir a 2,5 horas. La marca está trabajando en una solución para recargar sin cables, mediante una estación de carga por inducción, que puede colocarse en el garaje de casa o en edificios de aparcamiento especiales, y se activaría automáticamente al anclar el vehículo en la base.

La batería también se recarga durante la conducción, mediante la recuperación de energía en fases de retención o frenada, transformando la energía cinética en eléctrica y almacenándola. Los frenos están compuestos por cuatro discos cerámicos. ¿Tardaremos mucho en verlo en la calle? Probablemente aún tengamos que esperar un tiempo, pero al menos el primer paso tecnológico ya está dado.

Audi e-tron

Vía: Audi
En Diariomotor: Audi R8 e-Tron Concept | Sorpresa de Audi para Frankfurt: nuevo coche eléctrico

Lee a continuación: Audi R8 e-Tron Concept

El Audi e-tron es el primer coche 100% eléctrico de Audi, un SUV grande (entre el Q5 y el Q7) que compite con el Jaguar i-Pace y con el Tesla Model X en la gama de grandes eléctricos premium

Ver todos los comentarios 35

El Audi e-tron es el primer coche 100% eléctrico de Audi, un SUV grande (entre el Q5 y el Q7) que compite con el Jaguar i-Pace y con el Tesla Model X en la gama de grandes eléctricos premium