Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (II)

Seguimos con la prueba del Mazda 2 Sportive, el más alto de toda la gama, equipado con los 90 CV que produce un pequeño motor diésel.

La primera parte ha servido para adentrarnos en su habitabilidad y en su diseño. Vamos a analizar ahora su equipamiento y posteriormente veremos qué tal es el Mazda 2 en carretera. También analizaremos el precio del Sportive y sus rivales más directos.

Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

Equipamiento

Equipo de sonido

El equipo de audio consta de radio AM/FM, lector de CD y soporte para lectura de ficheros MP3. El interfaz básico está situado en la consola central y cuenta con un pequeño display LCD convencional y una serie de mandos, aunque también se puede controlar la mayoría de las acciones desde los mandos del volante.

Además de realizar el salto entre emisoras, cambiar de canción del CD o subir/bajar el volumen se puede quitar completamente en cualquier instante directamente con un solo botón. La calidad de sonido es aceptable a secas, gracias en parte a la “envoltura” que crean sus seis altavoces, pero tampoco es posible forzarla demasiado sin empezar a “botar”.

La entrada auxiliar de sonido está situada en el túnel central y consta de un conector mini jack. La ventaja que tiene es que sirve para prácticamente cualquier dispositivo con salida para auriculares y la gran pega es que el control de lo que se reproduce se debe hacer desde el propio reproductor externo.

Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

Climatizador

El Mazda 2 Sportive lleva climatizador de una sola zona y que se controla con tres mandos redondos situados en la consola central, debajo de la radio (situación habitual). En este caso no hay ningún display para indicar la temperatura sino que se ajusta con el mando central. El mando de la izquierda sirve para ajustar los lugares por los que se quiere expulsar aire y el mando de la derecha permite ajustar el nivel de soplido.

Ambos mandos tienen una posición de selección automática por lo que en condiciones normales es útil seleccionar la temperatura y dejar el resto de ajustes en “auto” (y por supuesto con el mando A/C encendido). El día de la prueba hacía un calor infernal (por encima de los 32º) y lo cierto es que con el selector de temperatura en 21º se estaba estupendamente.

Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

Cuadro de mandos. Ordenador de a bordo

Mazda se caracteriza por tener unos cuadros de mandos sin excesos, correctos y funcionales. El del Mazda 2 consta de tres diales como hemos dicho, con el foco en el central en el que se muestra la velocidad y algunos indicadores interesantes como el que indica si alguno de los cinturones de los asientos delanteros está desabrochado cuando no debería o el que indica que alguna de las puertas está abierta.

En la parte derecha se encuentran indicadores de las luces y de la reserva de combustible junto al ordenador de viaje. El ordenador de viaje del Mazda 2 es muy sencillo en todos sus aspectos, por diseño, información y control. Sólo tiene un display que está situado a la derecha en el cuadro de mandos y se maneja con los mandos del volante.

Con el toque de dos flechas de los cursores se puede avanzar entre la típica información de viaje: consumo instantáneo, media de consumo, autonomía, temperatura, etc. En todo momento el display indica además el estado del depósito de combustible, marcando con bloques lo que queda de gasoil, y los kilómetros recorridos hasta el momento.

Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

Luces de xenón. Sensor de luces y de lluvia

De serie no las trae pero es una de las opciones a añadir al Mazda 2: las luces de xenón. La mejora en visibilidad con respecto a las luces halógenas es muy notable aunque en este caso no contaremos con ese tono azul tan vistoso de este tipo de lámparas. A la hora de valorar la iluminación de las luces de cruce hay que darle muy buena nota.

El Sportive sí que trae incluidos el encendido automático de luces y el sensor de lluvia. Ambos ofrecen un buen resultado, especialmente el de las luces al adaptarse a una baja iluminación temporal (un túnel por ejemplo). Respecto al accionamiento automático del limpiaparabrisas en algunos casos detecta mal la cantidad de agua pero en contadas ocasiones.

Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

Acceso y arranque sin llave

Tanto el acceso al vehículo como el arranque del motor usan un sistema similar al visto en la prueba del Mazda 6. Esencialmente la apertura del habitáculo se realiza acercándose a una de las puertas delanteras y, en posesión del mando, tirar de la maneta de apertura. Ésta automáticamente detecta el mando y la puerta se abre. La clausura del cierre centralizado se realiza con un botón del mando.

El encendido de motor es ligeramente distinto al de la berlina de Mazda. En lugar de un botón existe una llave giratoria situada en el típico lugar para la llave de arranque. Tiene las posiciones típicas y la única diferencia es que no es necesario insertar llave alguna para realizar el arranque, solamente hay que tener el mando a buen recaudo dentro del coche. El acceso también se puede hacer, obviamente, con la llave tradicional que está escondida dentro del propio mando inteligente.

Seguiremos con la tercera parte en la que daremos cuenta del comportamiento dinámico de este utilitario y veremos su precio y sus competidores. En la primera parte hemos revisado su diseño y su habitabilidad.

  • Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (I)
  • Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (III)
  • Presentación de la gama Mazda 2009
  • Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba

    En Diariomotor: Mazda 2 de tres puertas | Mazda 2 2007, precios para España | Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (I) | Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (III)

    Lee a continuación: Mazda 2 1.6 CRD de 90 CV Sportive a prueba (I)