Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba (II)

Continuamos viendo este atípico coche que es el Mazda MX-5 Roadster Coupé. Digo atípico porque es un coupé descapotable pequeño bastante único en cuanto a su orientación y a su diseño.

Aunque eso lo veremos a la hora de sacar la lista de sus rivales. Hasta el momento hemos visto temas como la habitabilidad, el diseño o la capota rígida que lleva el Roadster Coupé y ahora vamos a ocuparnos del equipamiento que lleva, desde el equipo de sonido hasta el ordenador de a bordo pasando por los pequeños extras.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Equipamiento

Equipo de sonido BOSE

El MX-5 Sportive se las da de tener un equipamiento multimedia de muy alta calidad con la firma de BOSE. En concreto es un radio CD con cargador de 6 CDs, localizado en el salpicadero, y soporte para lectura de ficheros MP3 y WMA. Cuenta con una entrada auxiliar por mini-jack pero no con USB, con lo que desaparece la posibilidad de utilizar las populares memorias USB.

También añade soporte Bluetooth para utilizar los altavoces como manos libres para el teléfono móvil. Los mandos que tiene para manejar las pistas, las frecuencias y las distintas entradas de sonido son fáciles de coger a la primera aunque para el conductor resulta bastante más fácil utilizar los mandos en el volante: dos teclas para manejar el volumen, otras dos para la frecuencia de radio o la pista de sonido, un botón para cortar el sonido (activando a la vez la función de manos libres y otra para saltar entre los modos de reproducción.

La calidad de sonido es buena aunque personalmente me esperaba un poquito más aunque lo más probable es que ese efecto aparece por el excesivo ruido dinámico que se nota en el interior. Donde se nota bien la calidad es cuando se quiere escuchar una canción con el coche descapotado, al elevar el volumen se aprecian bien todos los sonidos.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Asientos calefactados

Siempre he pensado que lo de los asientos calefactados era una tontería supina pero ahora sólo los veo poco lógicos en los coches no descapotables. Sin embargo es muy agradable poder circular con una temperatura de 18-20º con la capota quitada y el asiento caliente. El aire da en la cara pero con la espalda a buena temperatura la verdad es que no molesta.

Ambos asientos del MX-5 son calefactables y tienen un control independiente situado en la base de la consola central. Cada uno de los asientos se puede calentar de 1 a 5 y en ningún caso el último nivel ofrece un calor excesivo salvo que nos encontremos en pleno verano. El calentamiento no es inmediato sino progresivo en su justa medida, el calor se va anotando paulatinamente y el cuerpo se aclimata fácilmente.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Climatizador unizona

Lo primero que se puede pensar es en cómo es posible que un descapotable así tenga un climatizador de una sola zona. La explicación más lógica está en el tema de la eficiencia energética que se ha de cuidar más cuando hablamos de un coche que puede estar abierto al aire y que es menos estanco al traspaso de temperatura. Sea de una forma u otra el climatizador hace su trabajo de una forma correcta.

El control de temperatura y del aire en el MX-5 consta de tres ruedas que cuentan además con un botón central. La rueda de la izquierda sirve para elegir las salidas del aire que funcionan en cada momento, con una opción de que sea el propio sistema quien o elija convenientemente. La luneta térmica se enciende pulsando el botón. La rueda central permite elegir la temperatura que se quiere en el habitáculo e igualmente se puede dejar en “auto”.

Una pulsación en la rueda permite elegir que se recircule el aire del habitáculo en vez de tomarlo del exterior. Por último la rueda de la derecha permite elegir la fuerza de la salida del aire y mediante el botón se puede activar o desactivar el aire acondicionado. Es una pena que no se pueda controlar el climatizador desde los mandos del volante como sí era posible en el Mazda 6 aunque este sistema resulta bastante cómodo.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Cuadro de mandos

El cuadro de mandos del conductor es más que familiar en Mazda, su estructura es muy habitual en los coches de la casa. Si peca de algo es de extremadamente sencillo porque no se anda con “complicaciones”. Los dos diales más grandes corresponden al tacómetro, situado en la izquierda y con la zona roja por encima de las 7.000 rpm, y al velocímetro, apostado en la derecha con el tope teórico de los 240 kilómetros por hora.

La luz elegida combina con la luz del resto de display del habitáculo, un tono de naranja bastante llamativo. En condiciones de poca iluminación la verdad es que se puede cansar bastante la vista.

Ordenador de a bordo

Cuando hablamos de ordenador de a bordo o de viaje todos pensamos en un display sencillo con multitud de datos sobre la autonomía, el consumo medio, el consumo instantáneo, etc. El Mazda MX-5 lleva un pequeño display con luz naranja, situado en el cuadro de mandos, pero no cuenta con toda esa información. Sólo muestra el kilometraje de cada viaje, la temperatura y el consumo medio realizado.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Lo peor de todo en este caso no es que la información sea más limitada de lo habitual sino que el manejo entre los diferentes datos del display es bastante incómodo. Sólo hay un botón para recorrer el pequeño menú y éste se encuentra incrustado en el cuadro de mandos, lo que obliga a sacar una mano del volante tan solo para esta acción. Sería más agradecido que se pudiese manejar desde un pequeño botón situado en el volante.

Control de velocidad de crucero

El funcionamiento del control de velocidad de crucero del Mazda MX-5 es el mismo que veíamos en el caso del Mazda 6 y lo único en lo que difiere es en la situación de los botones (ver imagen). En este caso hay un botón On/Off para encender o apagar el sistema, un botón de cancelación y el cursor de doble dirección Reset/Set.

Probablemente es la mejor configuración que permite no liarse con los botones y hacerse a ellos rápidamente. Una vez encendido el control de velocidad, para activarlo sólo hace falta situarse en la velocidad que se quiere mantener y mover el cursor hacia la posición Set. Desde ahí se puede restar o sumar kilómetros por hora o directamente cancelar el control.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Luces de xenón

El MX-5 Sportive está equipado de serie con luces de xenón, pero sólo para las de cruce. Las luces largas son las halógenas de toda la vida. En general este detalle no importa pero en el caso del MX-5 posiblemente le vendrían bien unas largas de xenón porque la iluminación que producen las halógenas es bastante escasa. De hecho en según que circunstancias es difícil distinguir si están encendidas o no, un gran fallo. Las cortas en cambio ofrecen una correcta iluminación.

Otros equipamientos

Todos los MX-5 vienen equipados con ABSEBAEBD y airbags frontales y laterales como base en seguridad. El Mazda MX-5 Roadster Coupé incluye además el control de estabilidad DSC y de tracción TCS, con la ayuda del diferencial autoblocante LSD y con un juego de suspensiones deportivas Bilstein.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

Los faros antiniebla, los retrovisores eléctricos calefactados o el cierre centralizado con mando a distancia también están incluidos en la lista. El mando a distancia que lleva el MX-5 cuenta con tres sencillos botones: uno para abrir el coche, otro para cerrarlo y otro exclusivamente para abrir el maletero (pulsando durante un segundo).

Es una pena pero el MX-5 no lleva encendido del motor por botón, lleva una llave tradicional retráctil en el mando. Un detalle interesante del encendido es que hay una luz roja que ilumina la cerradura con lo que se puede acertar con la llave en la oscuridad.

Para la última parte queda hablar de lo que dice el vehículo en movimiento y también el análisis de su precio, sus principales rivales y una breve conclusión con los pros y contras de este coche.

Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba

En Diariomotor: Mazda MX-5

Lee a continuación: Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba (I)

Solicita tu oferta desde 21.500 €
  • Urbyle

    como me gusta el coche y una cosa si no tiene luces de xenon las compras y se las pones en un taller, si tienes para gastarte en el coche seguro que tienes para comprar unas simples luces, saludos

  • no es cierto

    tampoco es para tanto le pones una Hamolux en largas y listo (aunque es ilegal xD)

  • Amolux no son ilegales, ya que son halogenas de toda la vida pero con una temperatura de filamento mayor por lo que la luz aparece mas blanca-azulada.

  • Pingback: Mazda MX-5 Roadster Coupé 2.0 de 160 CV a prueba (I)()