CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

3 MIN

El Bugatti Veyron de Walter da Silva que nunca se hizo realidad

Fran López | 8 Ene 2010

En 1999, a instancia de Hartmut Warkuss, Walter da Silva hizo su propuesta de diseño para un nuevo superdeportivo para Bugatti. Por aquel entonces, Warkuss era Jefe de Diseño del Grupo VW y da Silva era lo propio dentro de Seat, recién llegado al consorcio alemán. De aquel diseño incluso se llegó a realizar una maqueta a escala real, pero posteriormente a Ferdinand Piëch no le convenció del todo y aquel prototipo fue totalmente desestimado en favor de la versión que posteriormente llegaría a producirse.

Diez años después, sale a la luz el trabajo del diseñador para un incipiente Bugatti Veyron, que hasta ahora había permanecido sin revelarse en la interinidad de la propia marca. Para el superdeportivo que haría renacer la marca Bugatti dentro del Grupo VW existieron además otras propuestas, como la de Giugiaro con su Bugatti Chiron, aunque finalmente sería el propio Warkuss el que daría la forma definitiva al Veyron de producción que ya conocemos.

Como se pueden ver en estas imágenes que proceden de Quattroruote, da Silva hizo su propia propuesta de diseño bajo unas determinadas premisas que habría que cumplir, como la posición del motor, los rasgos estilísticos más básicos o las dimensiones exteriores, aspectos que apenas cambiarían en el diseño definitivo.

También se adivina la parrilla frontal típica de Bugatti en forma de herradura y la parte trasera, muy similares al Veyron de producción. Sin embargo, el diseñador quiso dejar su propia impronta en el superdeportivo en detalles muy particulares como los faros circulares.

Después de todos estos años, y echando la mirada hacia atrás, parece claro que desde la cúpula de Volkswagen acertaron con el diseño del Bugatti más rápido de la historia. Si éste hubiese sido el diseño definitivo, quizás el Veyron no hubiese llegado a donde realmente está por méritos propios, y es que un superdeportivo no sólo tiene que serlo, sino además parecerlo y transmitir todas sus virtudes con una primera mirada, más allá de sus características técnicas o de su motor W16.

Tras echarle un vistazo a este Veyron by da Silva, me temo que diseños como el Alfa Romeo 156, el Seat Cupra GT o el Audi A5 continuarán poniéndolo muy difícil para ser desbancados en la mente de los aficionados como algunas de las creaciones más logradas del diseñador italiano.

Vía: Jalopnik | CoachBuild.com
En Diariomotor: Bugatti Veyron y su motor W16, así es y así se fabrica | Bugatti 18/3 Chiron y el camino hacia el Veyron