Koenigsegg Agera R en Ginebra, avión sobre ruedas

Fran López  | 

La marca de Christian von Koenigsegg nunca lo ha tenido fácil para fabricar algunos de los superdeportivos más rápidos (y exclusivos) del mundo, pero con el Koenigsegg Agera R decidieron superarse una vez más, plantando cara hasta al Bugatti Veyron SuperSport. ¿No era suficiente el Koenigsegg Agera a secas? Pues aquí está su versión R: palabras mayores, sin duda, yendo más allá de prácticamente cualquier exceso sobre cuatro ruedas.

Sus 1.115 CV y 1.200 Nm de par máximo, con bioetanol E85, difícilmente encuentran parangón, y más si tenemos en cuenta que toda esta potencia se deriva únicamente a las ruedas traseras. Si además nos dejamos llevar por su aspecto exterior, presente en el Salón de Ginebra 2011 con un color blanco inmaculado, sólo podemos etiquetarlo de avión sobre ruedas.

Koenigsegg Agera R en el Salón de Ginebra 2011

Ver cómo se levanta la cubierta trasera de su motor, bajo la cual se alberga el 5.0 V8, es absolutamente impactante. Lubricación por cárter seco, 32 válvulas o sobrealimentación twin-turbo son algunas de sus características, que le permiten rendir los citados 1.115 CV con combustible E85 o bien quedarse en “sólo” 940 CV y 1.100 Nm de par máximo usando gasolina convencional de 95 octanos.

Su chasis es un monocasco de carbono, lo que le permite conseguir una rigidez torsional elevadísima, de 65.000 Nm/grado, a la vez que pesar muy poco: sólo 70 Kg, con el tanque de combustible integrado. Gracias a esto, entre otros factores, consigue un peso total de 1.330 Kg, que le permiten catapultarse de 0 a 100 Km/h en menos de 3 segundos y alcanzar los 418 Km/h de velocidad máxima. Como contrapartida, su consumo medio homologado es de 14.7 litros/100 Km, con unas emisiones de CO2 de 310 g/km.

Koenigsegg Agera R en el Salón de Ginebra 2011

De hecho, Michelin ha tenido que diseñar unos neumáticos especiales para el Agera R, como ya pasara con el Veyron. Seguramente tengan que someterse a unos esfuerzos brutales, a consecuencia de las elevadísimas velocidades que puede alcanzar, de las fuerzas “g” que puede soportar en curva y de las grandes necesidades de tracción que tienen las ruedas traseras. Cuenta con un diferencial electrónico, además, y caja de cambios de doble embrague y 7 velocidades.

Koenigsegg Agera R en el Salón de Ginebra 2011

Aerodinámicamente ha sido muy trabajado, mientras que el diseño de esta unidad expuesta en Ginebra tiene como inspiración la serie clásica de animación Speed Racer, a petición de su nuevo propietario. Otra de sus curiosidades es el portaequipajes para el techo, diseñado por la especialista sueca Thule. Con él, la velocidad máxima se reduce hasta los 297 Km/h, y cuesta nada menos que 18.600 euros. Una minucia si se compara con los aproximadamente 1.200.000 euros que Koenigsegg pide por el Agera R.

En Diariomotor: Koenigsegg Agera | Koenigsegg Agera R

Lee a continuación: Renault R-Space, el futuro monovolumen del rombo en Ginebra

Ver todos los comentarios 22