Aston Martin Virage en el Salón de Ginebra

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Estoy convencido de que hace algo más de una semana muy pocos podían imaginarse la sorpresa que nos encontraríamos en el stand de Aston Martin en el Salón de Ginebra. Y es que con una gama de GT y deportivos bastante completa nadie podía imaginar que los de Gaydon encontrarían sitio para un nuevo modelo, concretamente un GT que se posicionase a medio camino entre el DBS y el DB9.

Con la introducción del Aston Martin Rapide se dieron cuenta de la demanda cada vez mayor de vehículos deportivos confortables, relativamente prácticos y aptos para el día a día y para recorrer muchos kilómetros. El Aston Martin Virage pretende aunar comodidad y deportividad en un único vehículo. Y es que cual Dr. Jekyll y Mr. Hyde es capaz de pasar a ser un confortable turismo a un rabioso deportivo devorador de curvas gracias a la ayuda de la tecnología, en este caso de las suspensiones adaptativas Adaptative Damping System.

Aston Martin Virage

Lo obvio es que Aston Martin es de esas marcas que piensan que si algo triunfa ¿para qué cambiarlo?. Estéticamente el Aston Martin Virage sigue la línea continuista de los DB9, V8 y V12 Vantage y DBS. En ese aspecto no han tomado ningún riesgo y al menos de momento esa será la línea a seguir durante los próximos años. Por sus dimensiones es apenas unos milímetros más largo que un DB9 y más corto que un DBS, aunque visualmente y por la prolongada caída del techo hacia el maletero parezca ligeramente más largo.

En el habitáculo tanto el conductor como su acompañante cuentan con asientos suficientemente cómodos y mullidos y ajuste lumbar como para hacer un largo viaje en carretera y también buen apoyo lateral para lidiar con curvas rebeldes. La disposición de los elementos del habitáculo es similar a la del propio Aston Martin Rapide. En la parte trasera cuenta con dos asientos sencillos y teóricamente aptos, aunque no cómodos, para dos adultos.

Aston Martin Virage

Aston Martin Virage

Aston Martin no pretende que el Virage sustituya al DB9. Pero lo cierto es que el Aston Martin Virage se presenta como una versión mejorada, en casi todos los aspectos, del DB9, que por otra parte lleva comercializándose desde el año 2004. Es más avanzado tecnológicamente, moderno, teóricamente más confortable y sus cifras son prácticamente las mismas (0 a 100 km/h en 4.6 segundos y velocidad máxima de 299 km/h)

¿Afectará la llegada del Virage a las ventas de los Aston Martin DB9 y DBS?

En Diariomotor: Aston Martin Virage y Virage Volante

Lee a continuación: Volkswagen Golf Cabriolet, el techo de lona recobra protagonismo en Ginebra

Ver todos los comentarios 12