comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Clásicos

6 MIN

100 años de diseño en Chevrolet a través de sus modelos (II)

En la anterior entrega lo dejamos en 1953 con el Chevrolet Corvette y seguimos con la segunda y última parte con el mismo coche pero con año totalmente diferente. Pero para llegar a él todavía tenemos que pasar por otro modelo, el que os mostraba con la primera imagen de la anterior lista, el Chevrolet Bel Air.

Empezamos una época gloriosa del diseño del automóvil, la que abarca las dos décadas de los ‘50 y los ‘60, más la poco fructífera década de los ‘70 y el final del siglo XX, dos décadas menores en cuando al diseño en Chevrolet. Para rematar, el que no podía faltar, el Chevrolet Camaro en versión convertible. Pero vayamos al turrón, que es lo que importa.

1955 Chevrolet Bel Air

En la humilde opinión del que escribe, creo que el Chevrolet Bel Air es el cúlmen del diseño de Chevrolet en la década de los ‘50. La palabra sería insuperable. Si me hablan de coches de los ‘50, lo primero que me viene a la cabeza es el Bel Air en cualquiera de sus variantes de la segunda generación (1955-1957).

Pero dentro de la excelencia de ese diseño, destaca por encima de cualquiera el Chevrolet Bel Air Sport Sedan de 1957, característico por ser un “coupé de cuatro puertas” sin pilar B, lo que le daba un aspecto soberbio cuando lo veias con las ventanas bajadas. A día de hoy, es uno de los modelos más cotizados del mercado de clásicos.

El cambio radical en el diseño de las generaciones siguientes del Chevy Bel Air se tradujo en un curioso nombre muy de la época, Motoramic. Y aparte del diseño renovado para todos los coches de Chevrolet, ese año también llegó con él el conocido small block V8 de Chevrolet, que supuso un pequeño adelanto para lo que más tarde sería una verdadera guerra de potencias entre las tres grandes.

1963 Chevrolet Corvette Sting Ray

La joya de la corona. Una de las obras magnas que han salido del estudio de Chevrolet. Uno de los deportivos clásicos más bellos de la Historia y un sin fin de alabanzas podrían ser válidas para definir al 1963 Chevrolet Corvette Sting Ray, un diseño del gran Larry Shinoda que sigue a día de hoy influyendo en las nuevas generaciones del ‘Vette.

Llamadme Abuelo Cebolleta, pero es que dudo muchísimo que en próximas generaciones un coche con el logotipo de Corvette en el frontal pueda ni siquiera hacerle sombra a esta marvilla del diseño clásico. Desde el frontal hasta esa espectacular trasera, creo que se puede considerar como algo irrepetible.

Una trasera que sólo encontraremos en los modelos de 1963 y que le sirvió para ganarse el apodo de Corvette “Split Window”, o ventana partida, la característica más diferenciadora del modelo. En años posteriores, este elemento se perdió en favor de una ventana de una pieza, más útil pero menos conseguida estéticamente.

¿Se nota que me gusta este coche?

1967 Chevrolet Pick-Up

No eran excesivamente bonitas a diferencia de sus antepasados, pero no se le puede negar a las pick-ups de Chevrolet de finales de los ‘60 que se han convertido en iconos de la cultura estadounidense. Y no solo en el ámbito de los coches, sino a nivel general.

Quizá este hecho sea motivado por películas o simplemente por su capacidad para atraer a los compradores, pero lo cierto es que te hablan de una granja del sur de Estados Unidos de principios de los ‘70 y lo primero que se te viene a la mente es un granjero con su mono vaquero, camisa de cuadros y conduciendo una Chevy Pick-up. Y eso no es fácil de conseguir.

La premisa de la segunda generación de las Chevrolet C-Series seguía siendo la misma que treinta años atrás, ser un vehículo apto para el trabajo diario, económico y sobre todo, cómodo para usar en el día a día. Aquí creo que se descuidó un poco el diseño en favor de la practicidad, pero está visto que tampoco es que les hiciese mucha falta ser más bonitas, lo compensaban con todas las demás cualidades.

1989 Chevrolet Pick-Up

Es posible que en esta recopilación de diseños haya una exceso de pick-ups, pero si las miramos como lo que son para Chevrolet, es más que entendible, aunque ciertamente discutible. Este segmento, tan característico de Estados Unidos es uno de los más exitosos de su gama, de ahí que le presten tanta atención.

Si bien las C-Series de cuarta generación no son excesivamente bonitas, sino más bien funcionales, significaron un cambio importante en su estrategia de ventas. De pasar a ser meros vehículos de trabajo pasaron también a formar parte de la parte lúdica del mercado.

Ya no se compraban simplemente para trabajar, también se compraban para el disfrute personal. En lugar de comprar un todoterreno, el cliente elegía una pick-up. De ahí que en este generación comenzasen a aparecer las versiones Sport, con motores de deportivo pero con apariencia de vehículo de trabajo. Un segmento prácticamente desconocido en Europa pero con un tirón de ventas importante en los USA.

2011 Chevrolet Camaro Convertible

Y por último, uno de los grandes diseños de Chevrolet de nuestra generación, el Chevrolet Camaro. Salido de la mano de Ed Welburn y el equipo de diseño de Chevrolet, trata de mirar hacia adelante en su diseño pero sin olvidar la herencia de Chevrolet en su segmento.

Tiene ciertas reminiscencias de la primera generación del Chevrolet Camaro(1967-1969) pero aún así, no es un coche retro en el más estricto sentido de la palabra. Es moderno, es actual, pero es un Camaro. De hecho, el propio Welburn llevó al estudio de diseño su propio Camaro del ‘69 como fuente de inspiración.

Por cierto, la selección de diseños la ha hecho Ed Welburn, actual director de diseño en General Motors y uno de los responsables de la vuelta del Chevrolet Camaro al mercado. ¿Sabéis ahora porqué ha elegido en último lugar a su “niña bonita”?

Pese a estar bastante de acuerdo con la elección de Ed Welburn, en mi caso hubiese eliminado un par de coches en favor de otros tantos más cuidados a nivel estético. Por ejemplo hubiese eliminado las dos pick-ups más modernas en favor del Chevrolet Fleetline o el Chevrolet Camaro actual por la primera generación en general y el modelo de 1969 en particular. Quizá añadiría también el Chevrolet El Camino, por ejemplo.

En cualquier caso, una selección acertada y creo que difícil, sobre todo si contamos con las décadas de los ‘50 y los ‘60, donde el diseño de los coches pasó a ser algo mucho más importante que otras cosas y una época donde prácticamente no había un coche feo en el mercado. O al menos, como yo lo veo…

10
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Chevrolet En Diariomotor: 100 años de diseño en Chevrolet a través de sus modelos (I)