Renault Mégane GT Line 1.9 dCI de 130 CV a prueba: interior, exterior

 |  @omiguel  | 

Uno de los coches más vendidos de los últimos tiempos en España ha sido el Renault Mégane. La primera generación arrancó buen pie, la segunda estuvo en la cúspide de las ventas comerciales durante varios meses y la actual repitió éxitos similares desde que arrancó en el mercado a finales del 2008.

Visto que su éxito es innegable cabe preguntarse cuáles son los puntos que le han llevado a tal puesto. Así que es momento de subirse al coche, un Renault Mégane GT Line de cinco puertas con un motor diésel 1.9 dCi de 130 CV. No es el Mégane más comercializado de todos, tanto porque el GT Line es un nivel de equipamiento intermedio tirando a elevado como porque los dCI de 90 y 110 CV tienen más salida, pero es representativo de la gama.

Renault Mégane GT Line, resplandeciente por fuera

Quizás el atractivo que le pueda faltar a cualquier Renault Mégane más sencillo que el GT Line está en los pequeños detalles del exterior, el primer punto por el que comienzo la prueba. Respecto al “habitual” el GT Line suma unas llantas de aleación propias en 17” (Dark Metal, un gris más oscuro del habitual plateado), parachoques delantero y trasero específicos, calandra romboidal con el logo “GT Line”, etc. Tanto las carcasas de los retrovisores como las manetas o el difusor trasero están pintados de otro color. Entre una y otra característica consiguen que la diferencia con cualquier otro Mégane sea más que notable, en conjunto consiguen que el coche tengo un aspecto más juvenil e incluso hace parecer a los Mégane “inferiores” excesivamente parcos en diseño exterior.

El Renault Mégane desde dentro: sentarse es cómodo pero no sobran los lujos

Sentado ya ante el volante del Renault Mégane GT Line me sobrevienen dos sensaciones fundamentales; la primera es que sólo fijándose al dedillo se descubre que uno está ante una versión mayor que la básica, y con “al dedillo” me refiero a tocar el volante, los asientos, etc. Así se ven los pequeños detalles que tampoco pasan de un cuero duro para volante y palanca del freno de mano o de un plástico gris y suave que decora el salpicadero.

El punto de vista de cada uno diferirá a la hora de valorar el interior pero desde el mío, en el que primo lo que tengo delante y en contacto todo el tiempo, el Mégane GT Line sólo mejora suavemente la parte en la que mis manos tocan el cuero del volante o en el pomo del cambio de marchas. Otros detalles, como los pedales de aluminio o como los embellecedores del salpicadero, significan un extra más, bonito a la hora de verlo pero que no afecta a las sensaciones del conductor.

Por casualidad ya había tenido la oportunidad de sentarme en un Renault Mégane “convencional” y la verdad es que estos asientos son más cómodos y tienen más agarre que los de los acabados inferiores.. Aparte de “resultones”, porque así son las butacas del Mégane GT Line con logo en el cabezal incluido, tienen un tacto bastante interesante con su mezcla de tela y cuero. Pese a que actúan bastante bien como abrazaderas tampoco se les podría tildar de deportivos.

Las plazas traseras obedecen al patrón “de facto” de que en todo buen compacto uno tiene que ir medianamente amplio cuando se sienta, inclusive si tiene que compartir hueco con otras dos personas. Si hay que buscar una pega ésta sería la situación del túnel central, que delimita las posibilidades de posicionamiento de las piernas a la persona que ha sido recluida a la plaza central. No hay tampoco reposabrazos central y los apoyos de las puertas no son cómodos más allá de un pequeño rato.

Techo retráctil en la primera fila, techo solar fijo en la segunda

La unidad que probé contaba con el doble techo panorámico que puede llevar el Renault Mégane. Como pasa con otras tantas cosas es uno de los elementos de los que se puede prescindir pero que, cuando está, se agradece bastante. Y lo mejor es que en este caso la visual del cielo la disfrutan tanto los pasajeros de delante como los de atrás.

Un rectángulo medianamente grande deja pasar la luz a través de un filtro solar, obligatorio en este tipo de techos, y puede configurarse su posición a través de una rueda situada muy cerca del retrovisor interior. Aparte de la posición de “techo cerrado” cuenta con una posición de inclinación simple y varias posiciones de apertura intermedia; a partir de la primera se despliega en la parte delantera un cortavientos que disminuye el ruido del aire.

La limitación del hueco solar situado sobre las cabezas de los últimos pasajeros está en que no se levanta ni se desplaza, no hay forma de que entre el aire por ahí. Ah, y un detalle importante: ni en momentos de calor, con el sol en la vertical, se hace demasiado pesado el llevarlo sin la bandeja protectora lo cual se agradece.

Maletero a lo grande en el Renault Mégane

Pocas maletas he tenido la oportunidad de introducir en el maletero del Renault Mégane pero la experiencia me dice que tiene las medidas adecuadas para un coche de esta categoría (405 litros), es bastante regular en sus formas y por la forma de boca de carga tampoco es necesario dejarse los músculos para introducir objetos pesados. Pero eso no quiere decir que no sea ni de lejos tan cómodo como en muchos monovolúmenes. Cada cosa para lo que es. Si nos ponemos un poco quisquillosos el botón de accionamiento del maletero es incómodo, es fácil pulsarlo dos veces sin querer dejándolo cerrado.

Mañana continuamos analizando el equipamiento de este Renault Mégane.

En Diariomotor: Renault Mégane IIIRenault Mégane GT y GT Line

Lee a continuación: Citroën C4 1.6 e-HDi 110 CV CMP Exclusive vs Renault Mégane GT Line 1.9 dCI 130 CV, prueba comparativa

Solicita tu oferta desde 13.950 €
  • cocochas

    que feo es

  • Jose

    tiene poca gracia este auto, solo me gusta y mucho la luneta trasera

  • Abel

    Joder con 450 litros de maletero, no es lo correcto para esa categoría, esa capacidad es propia de una berlina media… no de un compacto que lo normal serían 100 litros menos…

    • Abel

      Con esto quiero decir lógicamente que tiene una capacidad sobresaliente

      • Me temo que dos cifras se han cambiado de sitio. Cuenta con 405 litros de capacidad de maletero.

        Disculpad el error.

      • Me temo que dos cifras se han cambiado de sitio. Cuenta con 405 litros de capacidad de maletero.

        Disculpad el error.

  • NexxeN

    Solo diré una cosa

    https://www.diariomotor.com/2010/03/02/renault-megane-gt-y-gt-line/renault_megane_gt_sporttourer_2010_01/

    Es por ahora estéticamente el familiar más bonito que hay actualmente en el mercado.

    Saludos.

  • Portu4

    pues ami me gusta mucho esta muy bien es mas bonito que de serie con un tce de 180cv seria perfecto

  • Urbanowl

    Me he fijado que este modelo no lleva velocímetro digital.

  • net

    precioso!!!

  • Vicsanmi

    Un detalle sin importancia, pero si se pulsa dos veces el botón del maletero este no se cierra, he visto unos cuantos gazapos en su artículo.

    • @aff9f7fc45ac5e79de8172deb478bbe2:disqus le puedo asegurar que en este vehículo sí que ocurre así, de todas formas intentaré comprobar si se trata de algo concreto de esta versión.

      ¿Podría decirme algún otro error que haya visto en el artículo?