Más de 2.000 kilómetros con un Ford Mondeo y sin repostar

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Ojo a la proeza de dos noruegos: Knut Wilthiil y Henrik Borchgervink. Dos intrépidos conductores que ni cortos ni perezosos decidieron ponerse al volante de su Ford Mondeo para cubrir la distancia entre Murmansk-Oslo-Uddevalla, o lo que es lo mismo, recorrer la Península escandinava de Norte a Sur sin parar para repostar. Lo mejor es que lo consiguieron, ni más ni menos que 2.161 kilómetros con un único depósito de 70 litros de diésel.

Y seguro que te preguntaras: si dos noruegos están recorriendo más de 2.000 kilómetros con su Ford Mondeo Sportbreak ¿qué hago yo pasando por la gasolinera todas las semanas? Obviamente esta experiencia podría elevarse al nivel de hazaña, de hecho lograr esa autonomía no es nada fácil y es un claro ejemplo de lo que se puede conseguir con una buena planificación y muchas ganas. Un reto digno de los mejores hyper millers, esos enfermos capaces de llevar la eficiencia de su vehículo al extremo y enfrentarse de alguna forma a nuestra dependencia del oro negro.

Lógicamente conseguir que un 2.161 kilómetros con un Ford Mondeo requiere muchas técnicas y algún que otro sacrificio...

Ford Mondeo Sportbreak 2.161 km

El vehículo en cuestión es un Ford Mondeo Sportbreak 1.6 TDCi ECOnetic de 115 CV de potencia que homologa 4.3 litros/100 kilómetros. Si echáis cuentas, la media de los consumos que obtuvieron en su aventura es de algo más de 3.2 litros/100 kilómetros. Es decir, consiguieron superar en algo más de 1 litro las cifras oficiales. Lo cual tiene más mérito si tenemos en cuenta las destartaladas carreteras rusas por las que tuvieron que circular, los desniveles que tuvieron que salvar antes de llegar a su destino en Suecia y las condiciones climatológicas a las que se enfrentaron, con vientos y aguaceros.

Una de las claves de la consecución de este objetivo estuvo en la planificación. De hecho todo el trayecto fue ideado anotando hasta el más mínimo detalle, como por ejemplo tomar nota de cada cruce, intersección y cambio de vía en los más de 2.000 kilómetros.

Por otro lado ahorrar combustible no es fácil, pero tampoco rápido. Es más, el trayecto les llevo algo más de 40 horas, concretamente hasta llegar a la localidad de Uddevalla en la que el combustible se acabó definitivamente y el Mondeo dijo: “no puedo más”. A ojo de buen cubero la velocidad media del recorrido fue de algo más de 50 kilómetros/hora. No apto para impacientes…

Imagínense hasta que extremo llegó la prueba, que en su trayecto únicamente ingirieron ensaladas y fruta para evitar inoportunas visitas al baño. Las paradas las minimizaron al máximo y siguiendo su plan de ruta únicamente se detuvieron en puntos muy concretos y estratégicamente situados, sobretodo en la cima de grandes pendientes, para aprovechar al máximo hasta el último ápice de inercia y evitar que la maniobra de detener el motor y arrancarlo de nuevo perjudicase sus registros.

¿Algún voluntario se atreve a superarles?

Fuente: ABC | Budstikka.no
En Diariomotor: Göteborg-Zurich con un Volvo V50 DRIVe y un tanque | Nuevo récord de consumo para el Ibiza Ecomotive | Ecodesafío Insight, reducir el consumo es la meta

Lee a continuación: Recreación del futuro Ford Mondeo: estética y eficiencia heredada del Evos

Un familiar con un maletero y abundante equipamiento de serie, además de precios acertados con las promociones. Resulta interesante la posibilidad de incluir la tracción total a las cuatro ruedas y, para los amantes del lujo, la terminación Vignale con una rica dotación de serie

Ver todos los comentarios 11

      Un familiar con un maletero y abundante equipamiento de serie, además de precios acertados con las promociones. Resulta interesante la posibilidad de incluir la tracción total a las cuatro ruedas y, para los amantes del lujo, la terminación Vignale con una rica dotación de serie