CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

4 MIN

Chapa y pintura: dos Ferrari F40 siniestrados en apenas unos meses

Fran López | 19 Nov 2011
Ferrari F40, accidente en Alemania
Ferrari F40, accidente en Alemania

No sé qué es lo que pasa con los accidentes de superdeportivos, pero lo cierto es que caen como moscas. Sea el modelo que sea, quizás la pericia de muchos conductores no está al nivel de muchas de estas obras maestras de la ingeniería del automóvil, o quizás también puede ser que las precauciones al volante, y más si estamos hablando de conducir en carretera abierta una de estas máquinas, siempre son pocas. Vale, tenéis razón: tampoco vamos a negar que a estos incidentes siempre se les da mucha más repercusión, por su propia naturaleza.

La cosa se complica cuando se tiene entre manos un clásico reciente como es el Ferrari F40, sin apenas ayudas que faciliten su conducción y la hagan un poco más segura en ciertas condiciones, sobre todo si al conductor le gusta pisar el acelerador sin contemplaciones y las condiciones climatológicas y del asfalto no son las idóneas, porque un error o exceso de optimismo puede pasar factura en un abrir y cerrar de ojos. En apenas unos meses hemos visto cómo dos Ferrari F40 caían en combate, accidentados. Hace poco más de tres meses que una unidad era accidentada en Houston (Texas), y hace tan sólo unos días un segundo F40 caía en desgracia en Alemania.

De la historia del Ferrari F40 accidentado recientemente cerca de Stuttgart (Alemania), se sabe que estaba siendo conducido por su propietario, de 80 años de edad, cuando perdió el control del coche saliéndose de la calzada e impactando contra un árbol. El conductor pudo salir por su propio pie, pero los daños son elevados y podrían superar los 250.000 euros, y esto duele (y mucho) cuando la unidad estaba prácticamente nueva, con sólo 10.000 km en su marcador.

A la vista de la imagen, quizás la reparación no sea algo imposible, dado que la parte trasera (motor incluido) no parecen haber sufrido daños, pero su carrocería (realizada en materiales como kevlar o fibra) y la estructura del chasis sí parecen haber quedado muy tocados.

En cuanto al Ferrari F40 siniestrado en Houston (EE.UU.) durante el pasado mes de Agosto, la historia es más dolorosa si cabe. Su dueño, que lo había comprado nuevo en su día y lo llevaba disfrutando desde entonces, estaba de viaje en Europa, y mientras tanto, su mecánico lo siniestró tras perder el control e ir a parar contra un edificio.

El golpe debió de ser doloroso, tanto para el conductor como para el F40, porque la parte delantera quedó totalmente destrozada, aunque el resto del coche (motor incluido en la parte trasera) no sufrió daño alguno. Las malas lenguas afirman que el mecánico circulaba a una velocidad entre 70 y 90 mph (o lo que es lo mismo, entre unos 110 y 144 km/h) en una calle limitada a 35 mph.

De las aproximadamente 1.315 unidades del Ferrari F40 construidas desde 1987, desde luego quedarán unas cuantas menos en la actualidad, ya sea por accidentes, abandonos o por causas varias. Y si ya ahora estamos hablando de uno de los superdeportivos de los años 80 más cotizados y respetados, todo esto no hace sino aumentar la cotización de aquellas unidades que están en perfecto estado.

Y es que un F40 se revalorizará cada vez más con el simple paso del tiempo, sumándole además el hecho de haber sido el último gran deportivo diseñado y construido por Ferrari antes de la muerte del propio Enzo, apenas unos meses después.

Fuente: GT Spirit | Motor Authority En Diariomotor: Culto al turbo: grandes superdeportivos de ayer y de hoy, frente a frente | Mr. Bean salva la vida tras un accidente a bordo de su McLaren F1