500 kilómetros de Alcañiz: victoria de Kanaroglou y Campos

 |  @HerraizM  | 

Hacia cerca de cinco meses que no pisaba el circuito de Alcañiz. Cinco meses en los que tras haber pasado brevemente por su parque tecnológico no había vuelto a disfrutar de Motorland, la ciudad del motor ubicada en este pueblo del bajo Aragón ¿la excusa para volver a este circuito? Una carrera de resistencia: los 500 kilómetros de Motorland.

Tres de Diciembre y en mitad de la llanura aragonesa… todo prometía a que iba a pasar frio desde las 8 de la mañana que daban comienzo los entrenamientos… pero según ascendía desde el mediterráneo por entre alguna que otra sinuosa carretera de un solo sentido, el sol comenzaba a despuntar y al llegar a Motorland todo pintaba a que sorprendentemente, a pesar de encontrarnos ya en diciembre y en una zona donde el invierno no pasa de largo, iba a ser un buen día de coches, gasolina, boxes y el siempre adorable olor a goma quemada.


Vale, puede que el olor a goma quemada para mi nariz no sea mejor que el del Jarama (algo tiene que tener ese asfalto) pero sigue sentando igual de bien cuando nada más empezar la mañana te encuentras recorriendo la línea de boxes. Un par Seat Leon levantados me daban la vienvenida ultimando los detalles antes de entrar en pista. Era lo primero que me encontraba nada más acceder mientras un Caterham pasaba por el fondo rumbo a su box y al girar mi cabeza un Ginetta esperaba todavía con el frontal desmontado, dejándonos ver sin ningún pudor sus tripas… pintaba bien la jornada.

Carlos Sainz y Carlos Saiz Jr. corrían por primera vez juntos

Comenzaban los entrenamientos todavía con el asfalto frio. El lugar elegido para ver las primeras trazadas del día era el sacacorchos, acostumbrado en todos estos años y más aún en las últimas semanas con el Jarama Vintage Festival y el Rally de Madrid a estar agazapado en cada curva del Jarama, cada plano era relativamente nuevo para mí, igual que las fantásticas instalaciones de este circuito que sin duda destila sus buenas cualidades para acoger grandes pruebas internacionales.

En pista los Caterham de la Super Seven Caterham by KIA rodaban mientras los participantes de los 500 km de Alcañiz volvían a boxes para continuar con la puesta a punto para la carrera. La temperatura seguía subiendo hasta quedarse en unos agradables 11 grados a pie de pista. Un vistazo más al siempre entretenido baile del pit lane y los Caterham ya se agrupaban en la línea de meta para comenzar con la primera de las carreras.

Antes de lanzarme curva a curva para ver el trascurso de la carrera, me encontraba en boxes con toda una leyenda del automovilismo nacional, Carlos Sainz y tras recorrer unos cuantos boxes más me encontraba también con su hijo, Carlos Sainz junior que participaba junto a su padre con un Seat Leon. Llegando al final de boxes me encontraba con otra leyenda, pero en esta ocasión de la televisión más farandulera (no me atrevo a juzgarle como torero por ser un total inculto en la materia), Jesulín de Ubrique, rodeado por unos cuanto fotógrafos más que el resto de los pilotos y posando junto a su compañera de carrera Laia Sanz, la campeona de trial. Su otro compañero, Jordi Nogués, prefería no ponerse ante las cámaras.

Diogo Tovares y Ricardo Megre se hacían con las victorias de la primera y segunda carrera con los Caterham, dando paso, cerca de las 13:30 a la carrera de los 500 km de Alcañiz. En la parrilla de salida un buen número de Renault Clio cup, Mini Challenge, un par de Hyundai Coupé, tres Ginetta G50, otro buen lote de Seat Leon supercopa acompañados de sus hermanos menores, los Ibiza cup, un Hyundai Accent, un Volkswagen Golf II, un MX-5 NB y un llamativo Fiat 500 decorado con los colores de guerra de Repsol.

Kanaroglou y Campos ganaban los 500 km de Alcañiz tras 4 horas de carrera

Mientras los Leon supercopa bramaban con una notariedad sobresaliente peleando con los Ginetta, el sol comenzaba a descender con los pasos por boxes mientras que en la pista seguía el desfile de posiciones. Finalmente, Kanaroglou y Campos se hacían con la victoria sobre el Ginetta G50, seguidos por Toril y Rosell con el Leon Long Race y Cebrian junto a Pepe Oriola y Jordi Oriola con el Seat Leon supercopa tras cuatro horas de carrera.

La pareja Sainz, la primera vez que padre e hijo corrían juntos, quedaban cuartos en la general y segundos en la categoría con el Leon Supercopa que terminó con alguna que otra herida de guerra tras alguna salida. La noche se echaba encima sobre Alcañiz y llegaba el momento de dejar este pueblo que hace años acogía en sus calles al Campeonato de España de Turismos. Un gran ambiente con una gran cita que desde el mediodía contó con un buen número de asistentes como público, sin duda dignos de elogio la organización y una gran cita con la que disfrutar del motor.

En Diariomotor: Rallye de Madrid y celebración del 25 aniversario del M3 E30 en el circuito del Jarama| Jarama Vintage Festival: un fin de semana de historia y motor en el circuito del Jarama

Lee a continuación: ¿Un espectacular BMW Serie 1 M Coupé de competición? Sí, pero sólo en su exterior

  • nonónimo

    Me pareció ver a jesulin de ubrique, en tercer puesto en alguna categoria, Ojala le tiraran bragas desde el público