Prototipo clásico: Cadillac Eldorado Brougham Town Car (1956)

 |  @davidvillarreal  | 

En los años 50 a Cadillac le había salido un rival tan serio como difícil de batir, el Continental Mark II de Ford. Se trataba de un gran coupé de altos vuelos que no pretendía ser el más potente ni el más rápido de su estirpe, sino el vehículo norteamericano más lujoso y elegante. Ante tal competencia Cadillac no tuvo más remedio que desarrollar su propio modelo a imagen y semejanza de lo que Ford ya estaba comercializando y de lo que ofrecían sus rivales europeos.

La respuesta fue el Cadillac Eldorado Brougham, un avanzado y tecnológico automóvil de techo rígido, tan ostentoso como caro puesto que su precio de venta al público era considerablemente más alto que el del Mark II y el doble que el de cualquier otro Eldorado fabricado hasta la fecha. Precisamente de aquella época, más concretamente de 1956, es el prototipo Cadillac Eldorado Brougham Town Car que os presentamos hoy. Un modelo único, de exhibición, con más de cincuenta años a sus espaldas, que hoy en día se conserva en un estado envidiable y se oferta al mejor postor que esté dispuesto a pagar hasta 400.000€ por hacerse con un vehículo de lujo de ensueño.

A diferencia del Brougham original, cuyo techo completo estaba construido en acero inoxidable, el Brougham Town Car Concept tenía el detalle de prescindir de techo en el compartimento del chófer y contar con un techo de piel negra para el compartimento de los ocupantes de las plazas traseras. El chófer podía comunicarse con sus pasajeros mediante un teléfono integrado o gracias a una pequeña ventanita deslizante que dividía ambos compartimentos.

Al tratarse de un modelo de exhibición, originalmente carecía de motor alguno. En su restauración se instaló un motor V8 de 6.0 litros y 305 CV original de un Cadillac de 1956, así como la transmisión automática de cuatro velocidades Hydra-Matic. Para conferirle aún más lujo el vano del motor se decoró a propósito y se recubrieron válvulas y demás elementos con revestimientos dorados y cromados.

Lógicamente con este motor el prototipo Cadillac Eldorado Brougham Town Car puede moverse por sí mismo pero eso sí, sin garantía alguna, dado que la transfusión de un motor no pasó por ninguna prueba de seguridad, estabilidad a velocidades moderadas y altas y demás. En otras palabras, su movilidad se debería reducir a los metros que recorra desde el remolque que lo transporte hasta las ferias y exhibiciones en las que se muestre, y poco más.

Cualquiera que quiera hacerse con este pedacito de historia tendrá que pagar entre 300.000$ y 500.000$ (hasta unos 400.000€), el precio estimado que alcanzará en la próxima subasta que se encargará de su venta.

Fuente: RM Auctions
En Diariomotor: 1954 Cadillac El Camino Sports Coupé Concept, un biplaza que nunca llegó | Cadillac Cien Concept

Lee a continuación: Prototipo clásico: Volvo Tundra (1979)

  • box

    bien trabajado, pero no deja de ser un mastodonte horroroso americano.

  • MFST

    precioso, no me parece demasiado caro para hacerse con un pedazo de la historia

  • AB

    No está mal para un coche que no anda, aunque siempre podrás colocarlo en el salón de tu casa y lo disfrutas mientras ves la TV.

    No obstante, este era el espíritu de Cadillac, pero la era de los dinosaurios ya pasó y Cadillac no logra adaptarse a los coches “pequeños”.

    Sabemos que los descendientes de los dinosaurios son los pájaros y las gallinas, y a eso me recuerda Cadillac: del Eldorado Brougham al ATS, del Tiranosaurio Rex a la Gallina Caponata.

  • ¿Hay algo que atraiga más la atención en la calle que esto?