Renault Laguna 1.5 dCi 110 CV, a prueba (II)

Tras hacer un repaso rápido a la historia del Renault Laguna y analizar tanto su exterior como interior en la primera entrega de esta prueba, volvemos a la carga para analizar otros aspectos importantes a la hora de valorar la compra de un coche, la dinámica, el tacto y la respuesta del vehículo.

Pero antes de analizar al Laguna hay que ver el enfoque que tiene esta berlina. Su uso está orientado principalmente a las familias, y su terreno natural es la conducción por carretera. En ciudad no debería sentirse muy cómodo por el tamaño que tiene, pero esto es algo que comprobaremos más adelante. Por lo tanto, el Renault Laguna pretende ser un medio de transporte cómodo y suave, y que ofrezca espacio de sobra para sus ocupantes, algo que ya hemos comprobado en la primera parte. Veamos que tal es una vez encendemos su motor.

Nuestra versión de prueba cuenta con el motor 1.5 dCi de 110 CV, un mecherín debería ser, incluso con los casi 1.400 Kg que pesa el Renault Laguna. Accedemos al habitáculo a través de una tarjeta y la introducimos en una ranura específica para desbloquear los sistemas de seguridad del coche.

Más o menos es un sistema de arranque sin llave, ya que tanto para encender como para apagar el motor pulsamos un botón en el salpicadero, a la izquierda de la consola central. Tras pulsarlo un segundo el motor ya está en marcha, sin apenas vibraciones ni ruidos en el habitáculo. Antes de ponernos en marcha nos queda el ritual habitual al subir a un coche; nos ajustamos el asiento, los espejos, el volante y nos abrochamos el cinturón.

Como mencionamos en la primera parte, los ajustes son manuales, tanto del asiento como del volante, pero no es para nada complicado encontrar una posición de conducción agradable y cómoda desde la que llegar tanto al volante y los controles aledaños como para poder usar los controles del navegador multimedia. Los controles del navegador están un poco retrasados, pero al poder apoyarnos sobre el reposabrazos central la tarea se torna más cómoda.

En general la visibilidad del exterior es buena, con unos retrovisores que tienen bastante superficie de visión y unos pilares que no estorban demasiado (al menos no más que en el resto de vehículos, en concreto el pilar A). Ya tenemos todo preparado, pisamos el embrague y el freno, quitamos el freno de mano a través de un botón (bastante cómodo la verdad), engranamos la primera y salimos.

Consumos comedidos para una potencia razonable

Puede que 110 CV para 1.400 Kg no parezcan muchos, pero en los primeros compases con el Renault Laguna no parece que tengamos ningún problema para movernos. El gran par a bajas vueltas, 240 Nm, nos permite alcanzar una velocidad de crucero de más de 100 Km/h sin demasiados problemas y con suavidad. Si lo que queremos es probar la aceleración, las sensaciones nos parecerán más de lo que es en realidad, acompañado de un ruido a diésel que se filtra un poco en el habitáculo.

Las seis marchas nos permitirán circular a velocidad legal con muy pocas rpm y por consiguiente poca rumorosidad del motor, con lo que los consumos salen bastante reducidos. A velocidad sostenida sobre los 100-110 Km/h el consumo está entre 4 y 5 litros, dependiendo de la orografía. Por ciudad el consumo sube más como es natural, pero sin dispararse, rozando de media los 6 litros altos.

En carretera y para viajes largos sin embargo es donde se puede explotar su mayor potencial. Para poder probarlo bien coincidió que tuve que hacer un viaje Madrid-Barcelona para poder realizar la prueba del Porsche Boxter Cup en la selección de pilotos. 650 Km de autovía para comprobar el consumo, el ruido aerodinámico, las suspensiones y la comodidad de los asientos.

Al final esos 650 Km se convirtieron en el doble, ya que hice la vuelta el mismo día, con el cansancio acumulado incluido. La experiencia es que aunque podría ser más cómodo en cuanto a los asientos (tras unas horas me dolía un poco el muslo por la parte inferior), tanto la dirección como la suspensión y el aislamiento es más que correcto. El consumo por su parte tuvo tras casi 1.500 Km una media de 6,7 litros a los 100 Km, eso si, con una media de velocidad algo superior (tanto ida como vuelta) a la que debiera.

Suavidad en la conducción, tosquedad en el cambio

Por desgracia con este motor no se puede montar el sistema 4Control, un sistema que permite a las ruedas traseras girar para ayudar a reducir el radio de giro a baja velocidad o mejorar la direccionalidad a velocidades de crucero. Aun así, tiene bastante giro para poder maniobrar sin problemas por ciudad o aparcando (también gracias a su sistema de sensores de aparcamiento), con una dirección bastante suave, que aunque no transmite mucho permite controlar bastante bien la direccionalidad.

Los pedales tienen un tacto correcto. Son lo bastante suaves como para no cansarte de pisarlos una y otra vez durante un atasco, pero con suficiente tacto como para notar lo que estás haciendo con los pies y el efecto que tienen en los pedales. Es fácil cogerle el tacto al pedal del embrague, y con respecto al freno, tenemos buena mordida inicial y mucho recorrido lineal para dosificar la potencia de frenado.

La nota negativa la pone la palanca de cambio. El tacto es bastante tosco, dando la sensación de estar demasiada suelta la palanca, con mucha imprecisión a la hora de engranar las marchas. Esto da una sensación que empobrece el conjunto de la experiencia de conducción.

El tarado de las suspensiones es bastante bueno, permitiendo una conducción muy cómoda por casi todo tipo de superficies con su perfil 50. Este punto de comodidad en la rodadura no implica unos balanceos o rebotes excesivos tanto en frenada como en paso por curva, siendo bastante estable y sin inclinar demasiado.

Con esto cerramos nuestra segunda parte de la prueba. En la siguiente parte veremos con detalle todos los extras que monta nuestra versión, compararemos al Renault Laguna con sus competidores más directo y haremos una valoración general de la berlina.

En Diariomotor: Renault Laguna Grand Tour GT 2.0 dCi, presentación y prueba en Portugal | Renault Laguna 2011

Lee a continuación: Renault Laguna 1.5 dCi 110CV, a prueba (I)

Toda la información que necesitas sobre el modelo Renault Laguna: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

  • Felvis

    1500 kms en un día?…a más velocidad de la debida?…qué poca sensatez

  • Zolocotropo

    ¿Quien necesita mas para viajar hoy en dia con nuestras plagadas carreteras de radares?

  • Urbanowl

    Parece que lleva faros de xenón. ¿Que tal alumbran?.