KIA Cee’d SW 1.6 CRDI 128 CV Emotion, a prueba (I)

El Kia Cee’d nos ha mostrado su nueva cara en el último Salón de ginebra. El compacto coreano se renueva, lo hace en profundidad, con un acertado toque estético, sofisticado, con madurez y prestigio como citó la propia marca al enseñarnos las últimas imágenes del renovado modelo. El compacto recibe un buen cambio y con el su gama, pero antes de despedirnos del Kia Cee’d nos ponemos al volante de la versión familiar de este modelo, el Kia Cee’d SW.

Kia nos advierte, estamos ante un modelo próximo a su jubilación y debemos recordar que han pasado ya 6 años desde su presentación, pero no por ello es menos eficaz en su cometido. Se ha convertido en un habitual de nuestras carreteras y es que ante la situación económica actual, el Cee’d SW tiene un buen precio de partida, desde los 13.600 euros, ofreciendo un coche práctico y con una buena capacidad de carga al que durante las próximas partes de esta prueba conoceremos a fondo.

El modelo que pasará con nosotros una semana es un Kia Cee’d Sporty Wagon MY 2011 con el acabado Emotion y el motor diésel 1.6 CRDI de 128 caballos del que daremos buena cuenta en la segunda parte de esta prueba. Este acabado nos deja con la versión más alta de la gama del Kia Cee’d SW. Por debajo nos encontramos con el Concept, Drive y Active.

Un diseño sencillo pero efectivo

Los vehículos con carrocería familiar suelen ser a menudo los patitos feos de la gama de un modelo, pocas excepciones encontramos donde estéticamente resulte más agraciada la versión familiar frente a la “normal” o la carrocería coupé, pero en el caso del Kia Cee’d SW personalmente me parece que se rompe esta norma y frente al Cee’d, que no Pro Cee’d, me parece más atractiva esta versión familiar.

Estéticamente nos encontramos con unas proporciones que personalmente me parecen bastante acertadas. No es un diseño de última hornada, se aprecian levemente el paso de los años en su cara, pero se presenta con una estética sencilla pero agraciada para tratarse de un segmento en el que a menudo prima la practicidad en las formas. Simple, de líneas rectas pero en esta particular sencillez reside buena parte de su atractivo.

Su frontal nos deja con una parrilla a media altura, al nivel de las grandes ópticas delanteras, que se convierte en el principal atractivo de este frente, parrilla fruto del lavado de cara que recibió hace un par de años el modelo y en el que se añadieron otros detalles como los retrovisores con intermitente y cambios en su interior.

Bajo esta parrilla cromada, una entrada de aire central acompañada por dos espacios más ocupados por los faros antiniebla. En su zaga destacan las grandes ópticas verticales que dan paso a un pilar trasero inclinado dejándonos además con una pequeña venta entre este pilar y la luneta trasera.

Las dimensiones del Kia Cee’d SW son de 4.49 metros de largo, con una distancia entre ejes de 2.65 metros, una anchura de 1.790 metros y una altura de 1.52 metros. Cuenta con un peso que en función de la versión oscila entre los 1.400 y 1.500 kg.

Un interior austero y práctico

Hora de dejar el exterior para adentrarnos en su habitáculo. Un acceso cómodo, con un buen nivel de apertura para las puertas, nos lleva hasta el puesto del conductor donde sigue destacando la sencillez que veíamos en su exterior ahora trasladada al interior. Ante nosotros, un volante con un brazo inferior doble acabado en un símil en aluminio en el que se integran los mandos del ordenador de abordo y el manos libres y que rompre con la monotonía del negro. En el resto del volante con un acabado modesto pero bueno, nos encontramos con los controles del volumen y el control de crucero. Tras el volante, regulable en altura y profundidad, un cuadro de instrumentos simple de tres esferas con fondo negro, presididas desde el centro por el velocímetro.

En el centro del salpicadero nos encontramos con una consola flanqueada en los laterales por dos apliques en negro brillante. Estos suponen, junto a los paliques en aluminio, los únicos guiños a la estética del salpicadero. En la parte superior nos encontramos con un display de diseño algo anticuado, diseño que se repite en la pantalla del climatizador bizona.

Los asientos con un acabado mixto en cuero y tela me parecieron algo duros, pero no incómodos, un buen compromiso con el confort con una posición de conducción normal para un compacto unido a un buen espacio en las plazas delanteras en los que quizá se pueda echar algo de agarre lateral en falta, pero tampoco es un coche en el que lo vayamos a echar de menos demasiado a menudo. Las plazas traseras cuentan con un espacio correcto, cumple sobradamente en desplazamientos cortos y viajes. Tiene una buena presencia de huecos para los objetos cotidianos, dos portavasos en el puente central, un hueco bajo el reposabrazos en piel y otro bajo la consola con tapa, bajo este hueco además nos encontramos con una conexión AUX y USB que complementan a la radio mp3.

El maletero, punto clave en este tipo de vehículos. Abrimos el portón trasero, con una correa en cuero, y nos encontramos con una muy buena capacidad de carga, 534 litros, pero además de espacio, también destaca los detalles que refuerzan su practicidad y una muy buena accesibilidad. Una red ocupa toda la superficie del suelo del maletero, lista para sujetar la carga y evitar que en marcha comience a moverse. En los laterales, dos huecos, algo pequeños, con tapa. Bajo el suelo, más espacio y por último, cortinilla para tapar la carga, toma de corriente de 12v y luz y además, la posibilidad de abatir los asientos en un 60/40. Un “muy bien” en este aspecto por KIA.

En general, sin adentrarnos todavía en el análisis de su comportamiento dinámico, análisis que dejaremos para la segunda parte de esta prueba y antes lanzarnos a una valoración final, reservada para la tercera parte, cabe destacar su sentido práctico, con un buen espacio de carga y cómodo para viajar con cuatro adultos. El acabado interior no es demasiado llamativo ni recurre a materiales suntuosos, pero sí es práctico, sólo hay que ver la cantidad de espacio para dejar los objetos, tampoco acusa demasiados puntos críticos con un ajuste malo. En la próxima entrega, su motor y su dinámica.

En Diariomotor: Kia nos muestra nuevas imágenes del próximo Cee´d, incluido su interior| Kia pro_cee’d 1.6 CRDi 128 CV Eco-Dynamics Emotion, a prueba

Lee a continuación: Kia nos muestra nuevas imágenes del próximo Cee´d, incluido su interior

Solicita tu oferta desde 12.472 €
  • Melodicus

    Pues es un coche de PM. El interior no será la bomba en diseño pero se ve compacto, bien ajustado, duradero. Los asientos parecen cómodos, es amplio… y el diseño no recurre a extravagancias: por lo tanto, envejecerá bien y no se verá excesivamente anticuado dentro de unos años. Además, está bien de precio, y la versión ECOdynamics lleva hasta Stop&Start. 

    Vamos, el coche perfecto para alguien que necesite un vehículo que “ande bien” para hacer viajes e ir cargado pero al mismo tiempo también lo utilice para el día a día. Además, en cuanto a acabados, solo hay que probar y abrir y cerrar las puertas traseras… dejan en bragas a todo un Renault Megane (superventas que nunca entenderé, por cierto…) 

     ¡Lástima que no tenga un duro!

    • La bruja Lola

      Bueno, no te preocupes, esta noche te pongo unas velas magicas y este viernes te toca el Euromillón.

  • Pingback: KIA Cee’d SW 1.6 CRDI 128 CV Emotion, a prueba (II)()

  • Pingback: KIA Cee’d SW 1.6 CRDI 128 CV Emotion, a prueba (III)()

  • Pingback: Kia cee’d Sportswagon 2013, más amplitud y habitabilidad()