comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Utilitarios

8 MIN

Toyota Yaris Hybrid, presentación y prueba en Ámsterdam

Toyota se enfrentaba a un reto crucial para sus intereses híbridos, el lanzamiento de un modelo realmente asequible que completase la parte baja de una gama de turismos híbridos cada vez más completa y competitiva. El resultado es el Toyota Yaris Hybrid, un utilitario asequible y de cinco puertas que por tan sólo 15.900€ homologa unos consumos extraordinariamente bajos para un vehículo dotado de un motor de combustión, sólo 3.5 litros/100 km en ciclo mixto homologado y 3.1 litros/100 km en ciclo urbano.

Con el lanzamiento del nuevo Toyota Yaris los japoneses se habían propuesto el objetivo de afianzar su posición en el segmento B, la alternativa del Toyota Yaris Hybrid pretende vender 25.000 unidades durante el año de su lanzamiento y unas 40.000 unidades anuales a partir de 2013. En última instancia este nuevo modelo pretende reforzar la imagen de marca con un modelo híbrido que para Toyota ya no es una opción de nicho sino de volumen. En España se esperan unas ventas anuales de al menos 2.000 unidades hasta superar los 10.000 híbridos/año junto a la oferta híbrida ya existente y la llegada del Prius Plus.

La gama Toyota Yaris se completa por tanto con una triple alternativa mecánica: gasolina, diésel e híbrido. Nuestra prueba previa del Toyota Yaris 1.0 VVTI puede ser un buen punto de partida para entender nuestro análisis del Yaris Hybrid.

Hybrid Synergy Drive: la nueva mecánica compacta de Toyota

El nuevo sistema híbrido de Toyota es mucho más compacto, eficiente y ligero, pensado específicamente para pequeños utilitarios como este Yaris.

Lo más interesante del Toyota Yaris Hybrid, como es lógico, será la presencia del sistema híbrido Hybrid Synergy Drive. Se compone en esencia de un motor de gasolina 1.5 VVT-i de ciclo Atkinson basado en el bloque de la segunda generación del Prius. Este bloque ha sido rediseñado y es 50 mmm más corto y 17 kilogramos más ligero, desarrollando 74 CV a 4.800 rpm y un par máximo de 111 Nm entre 3.600 y 4.400 rpm. Sin duda es un motor contenido y modesto en sus aspiraciones.

Por otro lado tenemos un transeje híbrido integrado que con el tamaño de una caja de cambios convencional integra el motor eléctrico, el generador, la distribución de potencia y un mecanismo reductor de doble motor. Una transmisión eléctrica continuamente variable E-CVT aún más ligera y compacta está solidaria a un motor eléctrico refrigerado por aceite que genera una potencia máxima de 45 kW (60 CV) instantáneamente y 169 Nm de par máximo.

Conjuntamente ambos motores desarrollan 100 CV de potencia máxima y unas prestaciones discretas. El 0 a 100 km/h se practica en 11.8 segundos y la velocidad máxima es de 165 km/h. Según homologaciones este turismo puede superar los 1.000 km de autonomía con un depósito lleno, una cifra bastante alta para un segmento B con motor de gasolina.

Impresiones del sistema Hybrid Synergy Drive

Aunque sobre el papel sea más prestacional que un 1.0 VVTI sigue siendo una mecánica pobre en carretera pero excelente por confort y consumos en ciudad.

Sobre el papel, el Toyota Yaris Hybrid es considerablemente más prestacional que un 1.0 VVTi de 68 CV. Nuestra impresión al volante del híbrido es que sus prestaciones siguen siendo bastante modestas aunque razonables para un turismo eminentemente urbano. Su punto fuerte es sin duda el confort de marcha, la suavidad con que se mueve a un ritmo tranquilo y la baja sonoridad que obtenemos gracias al apoyo del motor eléctrico que momentáneamente podrá trabajar en modo autónomo para propulsar el vehículo en recorridos no superiores a 2 kilómetros. Para ello cuenta con unas baterías de ión de litio más compactas compuestas de 120 celdas, frente a las 168 celdas que empleaban hasta ahora en modelos como el Prius o el Auris Hybrid.

Probablemente las carencias del Yaris Hybrid salgan a relucir en el momento en que nos enfrentamos a la conducción en carretera. La transmisión variable continua y el bajo par del motor de combustión penalizan la aceleración y las recuperaciones. El nuevo bloque de gasolina en apariencia resulta menos ruidoso, aún así al exigir una aceleración prolongada y contundente el ruido lo ocupa todo en el habitáculo.

La transmisión variable continua es muy confortable, aunque da la impresión de que sus prestaciones se ven un tanto limitadas por ello y la sensación de aceleración y empuje queda eclipsada por la comodidad.

Uno de los valores añadidos que hace que su precio superior, de base, en unos 3.000€ a un 1.0 VTTI es el hecho de contar con una transmisión “automática” sin embrague ni marchas para movernos con el máximo confort en ciudad. Para ello se ha improvisado un selector de marcha entre el asiento del conductor y el acompañante y los modos de conducción tradicionales del Hybrid Synergy Drive: Eco y EV (eléctrico puro forzado).

No hay duda de que el Toyota Yaris Hybrid ha sido pensado para una conducción tranquila, relajada y muy confortable en ciudad, amén de para lograr unos consumos extraordinariamente bajos.

Durante nuestro recorrido de pruebas por las calles y las carreteras aledañas de Ámsterdam pudimos comprobar que es fácil movernos entre los 40 y los 70 km/h y en un entorno desfavorable para la mayoría de los vehículos con motor de combustión con unos consumos en torno a los 4.X litros/100 kilómetros. Incluso en conducción exigente, aceleraciones continuas y siendo muy indulgentes con nuestro pie derecho, los consumos apenas superaron los 5.0 litros/100 kilómetros.

Nuestro consejo:El acabado Active se beneficia de un precio imbatible. Imprescindible el paquete Techno por sólo 300€ más.

La gama Toyota Yaris Hybrid queda dividida en España en dos líneas de equipamiento. Por 15.900€ dispondremos del nivel Active que de serie ya está dotado de climatizador, control de estabilidad, siete airbags, Bluetooth y sistema táctil Toyota Touch con cámara trasera. Por el módico precio de 300€ el paquete Techno nos ofrece llantas de aleación, faros antiniebla, arranque por botón y control de crucero.

Por 17.600€ el nivel de equipamiento Advance ofrece llantas de aleación de 16”, ajustes deportivos y dirección y suspensiones, tapicería mixta cuero/tela, entrada y arranque sin llave, sensores de lluvia y luces, retrovisor con ajuste automático y sistema de sonido JBL. Por 500€ adicionales podremos equiparlo con un techo panorámico.

En definitiva, líneas de equipamiento sencillas pero con suficientes opciones para atender a la demanda de un modelo que según Toyota se beneficiará del alto valor residual de que gozan los híbridos. De momento estos precios se atienen a la promoción de lanzamiento de Toyota para nuestro país, no obstante todo apunta a que podrían mantenerse en el tiempo durante los próximos meses y tal vez años.

Muy curioso, pero a nuestro parecer los consumos son sólo una ventaja secundaria del Toyota Yaris Hybrid. Lo mejor: confort, tecnología y equipamiento.

Hasta ahora los híbridos se habían beneficiado sobre todo del cliente interesado en su tecnología y dispuesto a pagar más por ello y no sólo por un modelo eficiente y contenido en sus consumos y costes de mantenimiento. El Toyota Yaris Hybrid pretende ser una apuesta aún más popular y capaz de convencer al cliente leal al segmento B y también a algunos compradores del segmento C. Para Toyota el perfil principal de sus compradores será el de mujeres de entre 25 y 45 años y varones en un rango de edad incluso superior con cierta conciencia medioambiental. El Yaris Hybrid nace, no obstante, con vocación de segundo coche.

Con un modelo tan eficiente en el catálogo como el 1.0 VVTI o sin ir más lejos el diésel de 90 CV, la excusa de los consumos no se sostiene como argumento de peso para justificar un precio mayor. Sí son razones de peso su diseño más desenfadado, su equipamiento de serie, la suavidad de su mecánica, la transmisión sin embrague y su tecnología. Pensemos también en el escenario medioambiental al que nos enfrentamos, la exención de impuestos y ayudas y bonificaciones que recibirán los vehículos de estas características que puedan presumir de unas emisiones tan bajas como 79 g/km de CO2, por no hablar del reducido volumen de NOx que emite respecto a un diésel.

Por tanto es posible que en un futuro no tan lejano los utilitarios híbridos, como el Toyota Yaris Hybrid o el Honda Jazz Hybrid no sólo sean una opción sino también un estándar para cualquier vehículo que viva y more en la urbe.

Sinceramente y tras haber probado el Toyota Yaris Hybrid llegamos a la conclusión de que con un precio de partida tan competitivo como estos 15.900€, estamos ante una opción muy recomendable y no precisamente por los consumos extraordinariamente bajos que se postulan como la razón de ser de una mecánica híbrida. A mi parecer las virtudes más importantes de este modelo son su diseño, su equipamiento, el confort del apoyo eléctrico y la transmisión sin embrague variable continua.

No cabe la menor duda de que estamos ante una opción excelente para quien busque un utilitario urbano, sin demasiadas aspiraciones fuera de la ciudad, con la ventaja añadida de unos consumos extremadamente contenidos.

34
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Honda Jazz Hybrid, presentación en Barcelona | Toyota Yaris 1.0 VVTI a prueba | Toyota Yaris, presentación y prueba en Dinamarca

Vídeo destacado del Toyota Yaris