Honda Jazz Hybrid, presentación en Barcelona

 |  @jose_garcia  | 

La última actualización del Honda Jazz trae como gran novedad la incorporación a la gama de un nuevo modelo, el Honda Jazz Hybrid, un modelo que sigue la estela creada por Honda con sus otros modelos híbridos, el Honda Insight y el Honda CR-Z. Ayer mismo estuvimos en Barcelona en su presentación, aunque tardará en llegar a nuestro mercado, ya que no lo hará esta hasta el último trimestre de 2011.

Con este restyle y actualización de la gama, el Honda Jazz se moderniza en ciertos aspectos, pero deja otros aspectos un poco menos cuidados. En el caso del Honda Jazz Hybrid la cosa no cambia y hereda esos mismos aspectos menos positivos. A su favor hay que decir que mejora notablemente la imagen de este pequeño monovolumen urbano, con los detalles distintivos de la versión híbrida.

Nuevo Honda Jazz 2011, más Honda gracias a su nuevo diseño

Tanto las versiones gasolina como las que montan la tecnología IMA de Honda reciben en este nuevo modelo 2011 un pequeño lavado de cara que realmente les viene bien a la imagen. No era un modelo que fuese poco agraciado, pero se había quedado atrás respecto al diseño de sus hermanos de marca, sobre todo en lo referente a los híbridos. Con esta actualización han conseguido unificar la imagen de marca y adecuarlo a los otros híbridos de Honda.

Los principales cambios del nuevo Honda Jazz los vamos a encontrar en ambos paragolpes. El cambio se centra principalmente en la estética y sobre todo, en la aerodinámica. Junto a estos cambios, también veremos un pequeño nervio en las aletas delanteras y un detalle para las gamas superiores, los intermitentes integrados en los retrovisores. Cambios, que como decía, mejoran su estética y ayuda a reducir su coeficiente aerodinámico a 0,33 Cx. No es mala cifra, pero sin duda es mejorable.

Otros cambios que ya atañen simplemente a la estética los vemos en los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros. En el caso de los modelos con motor de gasolina, los cambios en los grupos ópticos delanteros son mínimos y en los traseros se añade más superficie en cristal rojo. Los cambios en el Honda Jazz Hybrid son más notables.

Los faros delanteros son más claros y muestran un tono azulado en los borde, mientras que los pilotos traseros son transparentes. Las parrillas de ambos también se han modificado, siendo en el híbrido en plástico transparente. Otra diferencia entre el híbrido y el Honda Jazz con motor de gasolina lo vemos en el portón trasero. El tirador es cromado en el híbrido y en plástico negro en el no-híbrido. En estética, sin duda gana el híbrido frente al modelo convencional.

Por lo demás, en lo referente a estética no hay más cambios sustanciales, salvo la gama de colores. El nuevo color Lime Green Metallic será exclusivo para el Honda Jazz Hybrid y se añade a la gama de colores el Deep Blue Saphire (el de las imágenes) y el Ionized Bronze. Se elimina de la gama 2011 el color Taffeta White, que no estará disponible en ninguna de las configuraciones.

Interior casi igual pero diferente en el Honda Jazz Hybrid

Del interior del nuevo Honda Jazz Hybrid pocas novedades podemos extraer ya que es prácticamente el mismo que el que montaba el modelo que sustituye. Hay ligeros cambios en algunos mandos, como los del aire acondicionado, para darles más usabilidad y se han unificado los colores y texturas en todo el interior.

De lo único que si podríamos hablar es de las diferencias entre el Honda Jazz con motor de gasolina y el interior del Honda Jazz Hybrid, ya que igual que sucede en el exterior, ambos modelos están ligeramente diferenciados. En el caso del híbrido, la iluminación es diferente y el cuadro de mandos incluye la pantalla con la información del sistema IMA (la misma que en los otros híbridos de Honda) y el indicador de carga o uso de las baterías.

Por supuesto, el velocímetro cambia de color a azul o verde dependiendo del tipo de conducción que se practique. Verde más eficiente y azul menos eficiente. También añade el botón Econ a la izquierda del volante y una toma USB en la consola central (disponible en ambos modelos) con una solución poco ingeniosa, ya que es un cable que se une a una ficha en lugar de ser un puerto USB, como sería más lógico.

Donde si sorprende el Honda Jazz es en el espacio interior. Tanto en las plazas delanteras como en las plazas trasera hay espacio suficiente para un adulto alto, dada la longitud que hay desde los asientos al techo. En las plazas delanteras, el espacio entre los asientos y el hueco para las piernas permite a dos adultos viajar cómodamente sin sentir agobio, pese al tamaño exterior del coche.

Una solución ingeniosa del Honda Jazz la vemos en las plazas traseras. Además de abatirse los asientos hacia adelante, la banqueta se puede plegar hacia arriba, dejando un hueco en el cabría por ejemplo una bicicleta sin rueda delantera y separado del maletero. Una solución como digo ingeniosa y que ayuda a organizar mucho mejor la carga.

El maletero no es pequeño (para su tamaño exterior) y si le añadimos el doble fondo se puede ir a los 399 litros en las versiones gasolina y que se reduce a los 303 litros en el Honda Jazz Hybrid. Esto esta motivado por la posición de las baterías y pequeños cambios para permitir la refrigeración de las mismas. Pero con esto, ambas versiones tienen el incoveniente de no incluir rueda de repuesto ni kit antipinchazos. Para lo segundo, hay que tirar de opciones en concesionario.

Dinámica del Honda Jazz y Honda Jazz Hybrid

Realmente, poco podemos hablar en este apartado, puesto que no tuvimos el tiempo suficiente para probar el coche. El recorrido por la ciudad de Barcelona apenas fue de apenas 10 kilómetros, repartidos entre la versión híbrida y la equipada con el motor de gasolina. Pese a ello, vamos a ver que podemos sacar de ahí, por poco que sea.

El Honda Jazz Hybrid cuenta con un motor 1.3 i-VTEC de 88 CV unido al sistema híbrido IMA de 14 CV, lo que da una potencia combinada de 98 CV. Tiene Start&Stop y cambio CVT. En ambos casos, cambio y S&S, la suavidad de funcionamiento es una de sus mejores características, aunque a veces “combinan mal”.

Me explico. Cuando detenemos el coche, el motor se apaga automáticamente pero sólo mientras tengamos pisado el freno y tengamos la palanca del cambio en posición D. En cuanto soltemos el freno, arrancará otra vez e iniciará la marcha aunque no aceleremos, como casi cualquier automático. Yo hubiese elegido encender el motor al pisar el acelerador en lugar de al soltar el freno. No probé a hacerlo con el cambio en posición N.

En este nuevo modelo se ha mejorado la suspensión, pero ni el recorrido ni el tiempo que tuvimos el coche fueron suficientes para determinar esto. Lo mismo sucede con los consumos, que son poco fiables. El Honda Jazz Hybrid marcaba un consumo de 6,6 l/100 km, lejos de los 4,6 l/100 km que homologa. En el caso del Honda Jazz con el motor 1.4 i-VTEC de 99 CV se quedó en torno a los 13 l/100 km, más lejos aún de los 6,6 l/100 km hologados.

Pero no nos echemos las manos todavía a la cabeza por esos consumos. En apenas cinco kilómetros, con tráfico muy denso en una ciudad como Barcelona y con el coche frío poco más se puede esperar. No eran condiciones ni siquiera mínimamente favorables. Lo mismo que con la versión híbrida, aunque aquí si puede ser algo más fiable si atendemos a la coloración del velocímetro, siempre en verde en mi caso.

Y poco más podemos contar, dado el poco tiempo que tuvimos para probar el coche. Os podemos decir que en el caso del Honda Jazz Hybrid la combinación de motor eléctrico más motor térmico son suficientes para conducir en ciudad y este pequeño monovolumen se mueve con agilidad por ciudad y responde ante una aceleración repentina desde bajas vueltas.

No podemos decir lo mismo del gasolina. Pese a contar con 99 CV, parece que se queda corto rodando a bajas/medias revoluciones, incluso en marchas cortas. Si estamos subiendo una pequeña rampa, se acentúa esta sensación. En llano va sobrado, pero cuando se le exige un poco más parece que desfallece un poco. Del 1.2 i-VTEC de 90 CV no podemos decir nada porque no estaba disponible para la prueba.

El nuevo Honda Jazz y Jazz Hybrid no llegará hasta octubre, con un precio de partida de 14.200 euros

El precio de partida del Honda Jazz será de 14.200 con el motor 1.2 i-VTEC y el acabado S, pero dado que no incluye como equipamiento de serie el aire acondicionado, podemos decir que su precio de partida serán los 14.900 euros del acabado Trend con la misma motorización. Lo mismo sucede con el acabado S con el motor 1.4 i-VTEC.

Es algo más caro que sus rivales directos, pero tiene la ventaja de la escasa diferencia de precio de las versiones híbridas, más resultonas a nivel estético y también más eficientes en el día a día. A igualdad de equipamiento, el Honda Jazz Hybrid es entre 1.100 y 1.200 euros más caro que sus homógolos de gasolina, por lo que se presenta como una buena opción de compra dentro de la gama si la decisión pasa únicamente por el Jazz.

Debido a los problemas de Honda propiciados por el pasado terremoto de Japón, el nuevo Honda Jazz no llegará hasta nuestro mercado hasta el último trimestre de 2011, presumiblemente a mediados del mes de octubre. Pese a faltar todavía tanto tiempo para su llegada, ya está disponible para su reserva.

  • Honda Jazz 1.2 S: 14.200 euros
  • Honda Jazz 1.2 Trend: 14.900 euros
  • Honda Jazz 1.4 S: 15.100 euros
  • Honda Jazz 1.4 Trend: 15.900 euros
  • Honda Jazz 1.4 Comfort: 16.800 euros
  • Honda Jazz 1.4 Elegance: 18.200 euros
  • Honda Jazz Hybrid Comfort: 17.900 euros
  • Honda Jazz Hybrid Elegance: 19.400 euros

En Diariomotor: Honda Jazz y Jazz Hybrid 2011

Lee a continuación: Multitudinaria llamada a revisión de Honda, casi 700.000 unidades afectadas

Solicita tu oferta desde 14.350 €