Volkswagen Black up! a prueba (I). Diseño elegante y Habitáculo

Volkswagen planificó su incursión, o mejor dicho, su regreso al segmento A, con un producto que gozase de la dualidad del utilitario urbano muy modesto y asequible y a su vez buenas dosis de equipamiento y diseño distinguido y chic. Para conseguirlo el Volkswagen up! ha dispuesto de niveles de acabado de acceso muy básico junto con otros más avanzados y un precio mayor aunque contenido, que se diferencian por detalles más cuidados o mayores posibilidades de personalización.

Precisamente el sujeto de nuestras pruebas, un Volkswagen Black up! es un buen ejemplo de este nivel de personalización y refinamiento. De hecho en estos momentos se trata del acabado tope de gama con dos precios según el nivel de potencia que escojamos en el motor tricilíndrico de 1.0 litros: 12.400 euros para el de 60 CV y 13.010 euros para el de 75 CV. Siempre nos referiremos a la carrocería de tres puertas, la de cinco conlleva un incremento de 435 euros adicionales.

Recordemos que ya hemos tenido ocasión de publicar una prueba de contacto del Volkswagen up! y hacer lo propio con el Seat Mii y el Skoda Citigo. En otro orden de cosas también hemos publicado una comparativa entre Fiat Panda y Skoda Citigo.

Volkswagen Black up! el más chic y retro de la gama up!

La gama Black up! trata de resaltar aún más el toque elegante del Volkswagen up! frente al aspecto más juvenil de los Mii y Citigo.

Por fuera el Volkswagen up! probablemente goce del diseño más elegante del trío que forma con los Seat Mii y Skoda Citigo, y es que sin duda alguna estos dos últimos presentan una carrocería con detalles que en apariencia resultan más deportivos y juveniles. En esa línea precisamente la gama Black up! la diferenciaremos por su carrocería de color negro con efecto perla – puesto que es el único color disponible en esta edición especial junto con el blanco del White up!-, los cromados en las molduras de las puertas y las carcasas de los retrovisores y luneta posterior y ventanillas laterales traseras tintadas con una opacidad del 65%.

El sencillo y económico diseño de las llantas de 16” que equipa es una oda a sus ancestros, a la búsqueda del toque más clásico de los radios gruesos y el centro en tono negro.

Sencillez y pinceladas de elegancia a bordo con el acabado Black up!

El salpicadero tal vez acuse exceso de brillos, no obstante el resultado visual es óptimo.

Nada más acceder al habitáculo nos percatamos de que el diseño sencillo pero desenfadado del salpicadero y los paneles internos ha mejorado ligeramente con la edición especial Black up! Contamos con un volante tapizado con piel y tres radios que no alojan botón alguno para controlar el equipo de sonido o el navegador. El acabado negro brillante es en un primer vistazo bastante atractivo, pero probablemente existan alternativas más prácticas que esta. Personalmente no soy muy fan de este tipo de decoraciones por los excesivos brillos que generan y la facilidad con que quedan marcados los arañazos y las raspaduras.

El salpicadero lo domina además el equipo maps + more con pantalla táctil y navegador, desmontable y extraible, que también es de serie en los modelos Volkswagen Black up! y White up! Entre otras funciones integra una conexión Bluetooth para efectuar llamadas “manos libres” con nuestro teléfono móvil y un ordenador de a bordo más avanzado con análisis instantáneo de cuán eficiente es nuestra conducción y consumos.

Asientos delanteros de una pieza y refuerzos de imitación de cuero

Volkswagen Black up!

El acabado textil de los tapizados de los asientos con el emblema up! bordado está muy logrado en las versiones Black up!

Tanto el puesto del conductor y su acompañante como las plazas traseras son bastante cómodas y aparentemente los asientos han sido diseñados para aguantar bien el paso del tiempo. Los asientos delanteros por su parte están compuestos de una única pieza, con el reposacabezas integrado en el respaldo y no regulable, mientras para sus tapizados se han empleado dos tipos de tela, con tono gris oscuro por un lado y grises más claros degradados en la zona central y un pequeño refuerzo de imitación de piel en el reposacabezas y la zona lateral para proteger aún más el asiento ante el paso del tiempo.

Por el diseño de la banqueta trasera y por la propia homologación del Volkswagen up!, las plazas traseras sólo tienen capacidad para dos pasajeros. Algunos de sus rivales ofrecen, al menos como opción, una quinta plaza, véase prueba del Fiat Panda.

Por otro lado y aunque el acceso a las plazas traseras del tres puertas sea relativamente sencillo gracias a sendos asientos delanteros abatibles con memoria y a unas puertas de tamaño considerable, lo más apropiado para un uso intensivo de las plazas traseras (por ejemplo para llevar a un bebé en su sillita adaptada) sigue siendo el cinco puertas. Su coste es de 435€ y las puertas traseras son bastante cortas, aunque esta carencia la compensa el hecho de que su apertura sea cercana a los 90º, en general superior a la mayoría de sus rivales.

No es el líder en habitabilidad, espacio y huecos porta-objetos

La carencia de huecos porta-objetos la suplen unos recipientes opcionales que ofrece Volkswagen para organizar mejor la carga o los objetos que llevamos en los bolsillos.

El puesto de conducción es cómodo, pero seguimos pensando que se podrían haber incorporado una mayor cantidad de huecos portaobjetos y de mayor volumen, como ya vimos en la comparativa entre Fiat Panda y Skoda Citigo, los italianos han resuelto mucho mejor este problema que por diseño afecta a pequeños utilitarios como ellos.

En un alarde de inteligencia Volkswagen ha diseñado lo que denominan up! boxes. Se trata de recipientes, del tipo de pequeñas cajas o bolsas, adaptadas al maletero y a los huecos disponibles en el coche, como por ejemplo los bolsillos de los asientos o la oquedad cilíndrica del posavasos. El travel box, que incluye fiambrera, cenicero con tapa para el posavasos y funda de diseño para las llaves, se ofrece de manera gratuita como promoción actualmente.

En la segunda parte de esta prueba, y antes incluso de analizar el dinamismo del Volkswagen up!, nos detendremos a valorar las diferentes opciones de equipamiento dentro de la gama up!, entre otras cosas por que a nuestro parecer es un factor determinante a la hora de “encasillar” al nuevo utilitario de Volkswagen entre el segmento A económico y el que aspira a chic, distinguido o si me lo permiten incluso premium.

En Diariomotor: Volkswagen Up!, presentación y prueba en Roma | Fiat Panda y Skoda Citigo: comparativa de utilitarios urbanos

Vídeo destacado del Volkswagen up!

Lee a continuación: Volkswagen Polo y up! podrían "sucumbir" a la fiebre de los SUV

Ver todos los comentarios 19