Fiat Bravo GLP, a prueba: conclusiones tras dos semanas de uso diario

David Clavero  |  @ClaveroD  | 

Esta semana en Tecmovia os hemos traído la prueba del Fiat Bravo GLP, parte (I) y parte (II) que hemos realizado durante dos semanas apostando por un uso real como vehículo alternativo a nuestra opción de movilidad habitual. Esto es lo que nos propone el uso del GLP, encontrar un combustible alternativa al uso de gasolina o diésel, pero sin llegar a realizar fuertes inversiones y añadiendo un notable ahorro en el coste por kilómetro.

Sin duda el GLP es una opción muy a tener en cuenta si te encuentras en la tesitura de buscar un vehículo nuevo o pretendes darle una vuelta de tuerca a tu actual vehículo gasolina superior a la norma Euro 3. En España, el Gas Licuado de Petróleo está comenzando su andadura de forma tímida, pero más allá de nuestras fronteras es opción indiscutible, por algo será.

GLP, opción obligada a tener en cuenta

El Fiat Bravo GLP está disponible en España a partir de 14.222 €, 1.336 € más caro que el modelo gasolina del que deriva y 29 € más económico que el motor diésel que añade 15 CV más

Hay que resaltar que el GLP es un combustible que apuesta por el ahorro en el coste por kilómetro como principal virtud a su favor. Por ello, si tus recorridos son amplios y acumulas kilómetros sin llegar a ser profesional del transporte, pasarte al GLP es más que recomendable, más aún si eres amante del buen hacer de los motores gasolina, pues partiendo de un propulsor que se alimente a base de Super 95 o Super 98, optar por el GLP sólo puede ofrecer beneficios.

El GLP posee un duro competidor, y éste es el gasóleo. Tras dos semanas de uso, en su mayoría por entornos urbanos, la principal conclusión tiene que enfrentar consumos y coste por kilómetro. El consumo medio de GLP se mantuvo en 9,7 l/100 Km, lo cual refleja un coste de 7,3041 €/100 Km (GLP a 0,753 €/l). Usando gasolina con un consumo medio de 8,2 l/100 Km el coste alcanza los 11,8162 €/100 Km (95 a 1,441 €/l), si lo comparamos con un diésel similar que ofrezca un consumo combinado de 4,5 l/100 Km en éste el coste es de 7,15 €/100 Km (Gasoil a 1,43 €/l).

Funcionamiento, la clave para imponerse al diésel

Como usuario habitual de mecánicas diésel de diferentes generaciones, el funcionamiento de cualquier motor a GLP es sin duda una experiencia que crea cierto mono pese a tratarse de un 1.4 con 90 CV, pues por muy fino que el gasoil sea inyectado a través de un common-rail de última generación, la ciudad no perdona a los usuarios de mecánicas diésel, resaltando la suavidad y ausencia de vibraciones de quemar Gas Licuado de Petróleo, por no hablar del mantenimiento preventivo y correctivo que será mucho menor.

La reducción del coste en mantenimiento es otra gran ventaja del uso de GLP, pues su combustión apenas aporta residuos

A carretera abierta, el Fiat Bravo GLP demuestra dos fallos claros a nivel técnico para los tiempos que corren. Por un lado encontramos una caja de cambios de 6 velocidades que sólo invita a conducir relajado, pues con unos desarrollos demasiado largos, cualquier demanda de prestaciones echa por tierra la mejor conducción eficiente. De este modo encontramos el segundo factor que podría redondear un producto ya atractivo de por sí, y ese no es otro que lo mucho que se echa en falta un turbocompresor para mejorar bajos, ajustar consumos y no verse penalizados por una caja de cambios como la instalada.

Bajo opinión personal, la falta de un elemento de sobrealimentación es el único hándicap encontrado en el uso de este Fiat Bravo GLP, haciendo más atractiva la oferta diésel si realmente necesitamos de un valor de par motor para nuestro próximo vehículo con una economía de combustible similar sobre los precios actuales.

Puntos clave en el día a día usando GLP

Fiat Bravo GLP, a prueba (II): descubriendo virtudes y defectos de ser pioneroCon sólo pulsar un botón, podremos funcionar a gasolina o GLP

Acomodados ya en la conducción diaria a GLP, el ahorro ya no lo supone todo, pues se hace presente el principal defecto de aquellos que quieran pasarse a este nuevo combustible en España: la red de suministro de GLP. La palabra que mejor define la situación actual es la de “escasa”, pues mayoritariamente se concentra en la grandes capitales como Madrid y Barcelona, encontrando una, dos o tres estaciones dispersas en cada capital de provincia.

Hasta 2018 no se espera una revisión que modifique sensiblemente el precio del GLP

Es por ello que la mayoría de vehículos que funcionan a gas, como es el caso del Fiat Bravo GLP, adoptan el papel de vehículo BiFuel con dos tanques de combustible independientes, uno para gasolina (57 litros), y otro para GLP (41 litros). La autonomía agotando ambos tanques supera los 1.100 kilómetros.

El uso de GLP encuentra grandes virtudes en su comparación directa frente al uso de mecánicas convencionales diésel o gasolina, aunque también refleja defectos y por el momento la oferta de vehículos movidos por GLP es escasa. La recomendación entonces pasa por coger papel y lápiz para hacer números, pero si algo ofrece el GLP es una verdadera opción alternativa de uso, por lo que se hace obligada su recomendación si el objetivo es ahorrar y reducir el impacto particular en el medio ambiente.

En Diariomotor: Fiat Bravo 2013: nuevo motor de GLP, más equipamiento y precios muy competitivos para el compacto italiano | Fiat Bravo ECO Multijet 105 CV, a prueba
En Tecmovia: Fiat Bravo GLP, a prueba (I): porque no todo es escoger diésel o gasolina | Fiat Bravo GLP, a prueba (II): descubriendo virtudes y defectos de ser pionero

Lee a continuación: Opel Insignia LPG ecoFLEX, contra la crisis vehículos de GLP

Ver todos los comentarios 15