CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

9 MIN

Volkswagen CC, a prueba: viajando en primera clase. ¿Qué diferencias existen respecto a un Passat?

David Villarreal | @davidvillarreal | 18 Ene 2013

Viajar en primera clase. No podría definir de mejor forma mi experiencia al volante de un coche un tanto peculiar. Aunque se trata de una berlina no responde estrictamente a los cánones que acostumbran a definir al resto de modelos de su categoría, es más, incluso derivándose del Volkswagen Passat tiene cierto deje de coupé y aptitudes para situarse a medio camino entre ambos segmentos y definitivamente satisfacer a ese cliente que demanda “algo diferente”.

Sin desviarnos del tema inicial, nuestro elegido para este viaje ha sido el Volkswagen CC. Probablemente si hubiera tenido que elegir la mejor opción para salir a la carretera con tres pasajeros o más, y todo su equipaje, el elegido hubiera sido el Passat. Y es que por muy atractivo que resulte el CC, su diseño sigue imponiendo ciertas limitaciones derivadas de la búsqueda del estilo de un coupé. Por suerte viajo ligero y ya voy intuyendo que en aquellos momentos en los que la conducción requiera un esfuerzo mayor que el de encarar autopistas con el control de crucero activado, el Volkswagen CC estará a la altura de la situación e incluso me lo pasaré bastante bien conduciéndolo.

¿Me acompañas?

El Volkswagen CC busca situarse un escalón por encima del Passat

Prueba del Volkswagen CC

El cambio de denominación, renegando de la franquicia Passat, es una estrategia para acentuar aún más las notables diferencias existentes entre uno y otro.

Anteriormente conocido como Volkswagen Passat CC, el nuevo Volkswagen CC trata de alejarse con este cambio de apellidos de la berlina en la que se basó inicialmente. El objetivo de la marca, entre otras cosas, pasa por diferenciarlo del Passat para presentarlo como una alternativa superior, con mayores lujos y elegancia. Más de 300.000 clientes de Volkswagen ya han confiado en este modelo.

La primera y determinante clave estética la encontramos en la zaga. El voladizo trasero, prominente y alargado, tan característico del Volkswagen Passat, ha sido sustituido por una tapa del maletero más corta que prácticamente se prolonga sobre la luneta posterior que, de paso, suaviza la caída del techo. El Volkswagen CC es un buen representante de una nueva categoría de berlinas que ansían los rasgos de un coupé, pero definitivamente siguen siendo berlinas.

Para satisfacer al cliente que busca una berlina premium y diferente

El Volkswagen CC R-Line y los paquetes Dynamic CC y otros extras, nos permiten configurar un coche mucho más deportivo y atractivo visualmente.

Con absoluta objetividad hay que reconocer que en apariencia, el Volkswagen CC es un automóvil original que rompe en cierta medida con la monotonía impuesta por las berlinas. Por ejemplo, la superficie acristalada lateral se ha extendido reduciendo el pilar posterior. Otro detalle curioso es que las puertas laterales, y sus ventanillas, carecen de marco. Presencia no le falta, hablamos de un coche con una longitud de 4,8 metros y relativamente bajo, con una altura de 1,47 metros.

Por otro lado podemos mejorar aún más su aspecto, pasando por caja, eso sí, con el paquete Dynamic CC (1.940 euros) que incluye llantas de 18” diseño St. Louis, techo eléctrico y Park Assist. Las llantas de nuestra unidad de pruebas son unas Lakeville, probablemente las más llamativas de cuantas se ofertan en este modelo, su precio es de 665 euros. Desde 37.570 euros con motor diésel, también podemos hacernos con un Volkswagen CC R-Line, aún más deportivo y llamativo si cabe.

Un excelente cuatro plazas. Socorrido para cinco

Prueba del Volkswagen CC

No obstante no todo son ventajas. Su diseño en ciertos aspectos, como la caída del techo casi alineado con la luneta trasera, conllevará algún efecto secundario. En este caso la altura libre en las plazas traseras no es tan holgada como en un Passat, aunque en general esta reducción de cotas responde a una tendencia que ya hemos visto en otras berlinas de similares características.

Por otro lado este coche no ha sido pensado inicialmente como un cinco plazas al uso. La banqueta posterior está dividida inicialmente en dos inmensos butacones y un espacio central con la correspondiente bandeja desplegable del respaldo y un cajón en su base. No obstante, si así lo deseamos, por 145 euros tendremos una banqueta con tres plazas en las que sendas laterales no cambian en absoluto y siguen siendo una maravilla en cuanto a confort, pero la central, aunque hábil legalmente, sigue siendo bastante incómoda por la altura de la base y la dureza del respaldo. Normalmente en la mayoría de berlinas de su tamaño la prioridad sigue siendo ofrecer el máximo confort a estas dos plazas laterales, en detrimento de la central. Esa máxima se hace aún más evidente en el Volkswagen CC.

En cualquier caso nuestros compañeros de viaje agradecerán la morfología de las dos plazas traseras laterales y por supuesto su buen acolchado.

Opcionalmente, asientos con doce posiciones, memoria, aire acondicionado y masaje

Prueba del Volkswagen CC

Los asientos calefactados y con aire acondicionado, serán una buena (aunque cara) inversión si tenemos planificados recorrer muchos kilómetros durante muchos años con este Volkswagen CC.

Como viajamos sin compañía, también nos interesa mucho el confort del puesto del conductor. Por 845 euros nuestra unidad de pruebas cuenta con asientos deportivos delante, que sin llegar a nada radical aportan suficiente sujeción lateral y cuentan con doce ajustes eléctricos, memoria, calefacción, aire acondicionado por el microperforado de la piel de Nappa e incluso masaje. Probablemente esta sea una de las mejores inversiones que podamos hacer si nuestra intención inicial es que este Volkswagen CC nos acompañe durante muchos años y cientos de miles de kilómetros.

Para encontrar la posición ideal del asiento tengo la impresión de que la base de este debe ir en una posición demasiado baja, aún así me sigue pareciendo muy confortable.

Un buen detalle lo tenemos también en los ajustes de los reposacabezas de las plazas delanteras, que por primera vez no sólo suben hacia arriba sino que también pueden desplegarse hacia atrás y delante para asegurarnos de que nuestra cabeza quede perfectamente alineada en una posición confortable. Recordemos que un buen ajuste del reposacabezas no sólo es importante para viajar confortablemente sino también para evitar y mitigar lesiones cervicales en caso de accidente.

Un nivel bastante alto de calidad, aunque también sencillez, a bordo

La pantalla táctil del navegador es muy accesible, pero hubiéramos deseado una posición más elevada para facilitar su visión.

La impresión de calidad que da en todos los aspectos, es muy alta. Inserciones de aluminio cepillado sobre plásticos mullidos y un diseño sencillo y sobrio a la par que elegante para el salpicadero. En el centro un reloj de agujas rompe la monotonía, un detalle muy característico de automóviles de segmentos superiores, por ejemplo el Phaeton.

También nos encontramos con una pantalla táctil para el navegador y el equipo de sonido en el centro de la consola central. A mi parecer hubiera sido mejor integrar esta pantalla en una posición más elevada y prominente, sin llegar a situarlo por encima del salpicadero – puesto que eliminaría la posibilidad de hacerlo táctil – pero sí en un lugar en el que nos resultase más sencillo visualizar cierta información, como los mapas del navegador, sin desviar en exceso la mirada de la carretera.

Un maletero espacioso con un sistema de apertura sin manos

Prueba del Volkswagen CC

Por 655 euros tenemos el acceso y arranque inalámbrico sin llave y también la apertura automática del maletero al pasar el pie por el parachoques.

Pese a sus proporciones, el Volkswagen CC cuenta con un buen maletero, por supuesto sin llegar al volumen y las cotas del presente en un Volkswagen Passat. Contando con que esta berlina cuente con la rueda de repuesto temporal alojada en el doble fondo, el volumen libre de que gozaremos para la carga se verá limitado a 450 litros. Por otro lado, la boca de carga es estrecha, pero nada a lo que no estemos acostumbrados en una berlina de cuatro puertas.

El Volkswagen CC cuenta además con una función denominada Easy Open, que abre la puerta del maletero cuando pasamos el pie bajo el parachoques y llevamos el mando inalámbrico en el bolsillo. Es un extra muy práctico en tanto si vamos cargados y tenemos ocupadas las dos manos, podremos igualmente abrir el maletero sin necesidad de soltar la carga.

El sistema de acceso y arranque sin llave, cuesta 555 euros (con 4,75% de Impuesto de Matriculación). Si además queremos utilizar la función Easy Open, ya sube a 655 euros.

El Volkswagen CC es excelente, pero la calidad también se paga

Prueba del Volkswagen CC

Mucho equipamiento, excelente calidad y un estilo muy peculiar. Aún así, el Volkswagen CC está considerablemente lejos en precio de un Passat.

En general ya ves que el Volkswagen CC, a juzgar por las conclusiones a las que llegamos en esta primera parte de la prueba, si no perfecto, es un sedán que no puede decepcionar a nadie. Su diseño es diferente, si me lo permiten elegante, su equipamiento muy elevado y su calidad está a un gran nivel. Pero obviamente para llegar a este nivel de refinamiento hemos tenido que pasar primero por caja, y sin duda alguna no se trata de un automóvil barato.

Es más, añadiéndolo a todo lo dicho anteriormente, la mayor diferencia entre un Passat y un CC está en que el primero busca la polivalencia, desde el Passat económico al más equipado y premium, por decirlo de alguna forma. El CC por contra prefiere centrarse única y exclusivamente en el refinamiento y la calidad, lo cual se aprecia en la factura final.

Si el Passat más económico (1.4 TSI 122 CV) parte de 26.050 euros (24.000 euros según descuentos y campaña actual) y el CC más económico (1.4 TSI 160 CV) cuesta 35.040 euros. Tomando un motor de referencia, el 2.0 TDI BlueMotion Technology de 140 CV, el Passat parte de 29.250 euros y el CC de 35.800 euros. Pero eso sí, el equipamiento de uno y otro es tan diferente como la noche y el día.

No se vayan muy lejos. En la próxima entrega de esta prueba les hablaremos de la dinámica, los entresijos mecánicos y los consumos de este Volkswagen CC.

Prueba del Volkswagen CC

28
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Volkswagen CC 2012 | Volkswagen CC R-Line, aires deportivos para un elegante sedán | Volkswagen CC, equilibrado y bien equipado desde 33.530€