Citroën DS3 Cabrio, presentación y prueba en Valencia: conociendo al DS3 descapotable

 |  @HerraizM  | 

Probamos el nuevo Citroën DS3 Cabrio THP 150 cv en Valencia, no te pierdas todos los detalles del DS descapotable

La familia DS de Citroën crece. Y no, no hablo del nuevo SUV que parece esperarnos en el próximo Salón de Shanghái, hablo del nuevo Citroën DS3 Cabrio, la nueva versión descapotable del pequeño de la familia DS. Ya hemos podido probar esta nueva versión, este nuevo DS. Nos hemos ido hasta Valencia para conocerlo, para disfrutar descapotados en la Albufera, en los tramos de curvas entre las montañas de Dos Aguas ¿qué me ha parecido el nuevo Citroën DS3 Cabrio? Acompáñanos para no perderte ningún detalle de este descapotable.

El DS3 pierde su techo y lo hace para ganar una capota en lona que podemos plegar automáticamente hasta 120 km/h ofreciéndonos un nuevo e interesante punto de vista. Nos ponemos al volante de la versión THP de 150 caballos durante dos días para probar qué tal se desenvuelve la versión cabrio, para familiarizarnos con los cambios y conocer los planes de Citroën para este nuevo integrante de la gama DS ¡arrancamos!

¿Qué cambia en el DS3 Cabrio?

El DS3 Cabrio estrena unas ópticas 3D que le sientan realmente bien

Antes de entrar a analizar en primera persona al Citroën DS3 Cabrio, antes de comenzar con las impresiones, con lo que nos transmite tanto dinámicamente como desde el punto de vista del diseño desde la nueva perspectiva que le otorga el pasar a ser ahora un descapotable, detallemos brevemente que cambios ha introducido Citroën en esta nueva versión cabrio del Citroën DS3 ¿qué hay de nuevo en este Citroën DS3 cabrio?

– El techo: Parece obvio ¿no? ¿qué cambia a simple vista entre un DS3 y un DS3 cabrio? Su techo, un techo de lona. Citroën ha elegido una configuración para su descapotable pareja a la que nos ofrece el Fiat 500C. En lugar de un descapotable 100% descapotable, Citroën ha mantenido los pilares laterales, ha mantenido el perfil del DS3 “cerrado” ofreciendo un techo que baja hasta media altura por la parte posterior, permitiendo el plegado de la capota en dos posiciones de manera automática, una que deja el techo al descubierto, pero manteniendo el cristal trasero y otra que baja un poco más allá, plegándose por completo.

El paso de un modelo “cerrado” a un modelo descapotable suele implicar la incorporación de refuerzos y así ha sido en el Citroën DS3 Cabrio, pero a diferencia del proceso de engorde habitual (habitualmente de unos 100 kg más), la diferencia entre el Citroën DS3 cabrio y el Citroën DS3 normal es de sólo 25 kg, de los cuales 11 kg son en refuerzos de la estructura, especialmente en la parte posterior.

– Las ópticas: Otro de los cambios fundamentales del Citroën DS3 Cabrio son sus ópticas. Sus ópticas traseras. Unos nuevos faros posteriores que introducen un nuevo y llamativo diseño, un diseño que en Citroën describen como 3D y que pasa por la introducción de una serie de filas de LED y espejos para dar esa sensación de volumen. En directo quedan espectaculares, innovadoras y realmente bonitas. Me parecen un gran acierto.

El portón del maletero ahora tiene un peor acceso. Si está descapotado e intentamos abrir el maletero la capota sube automáticamente.

– El portón del maletero: La presencia de la capota y su plegado por la parte posterior implica un cambio en el portón del maletero. Un portón que pasa a reducir su boca de acceso considerablemente, estética sí, pero con cierta perdida de funcionalidad. Una maleta entra justa y dependiendo que maleta sea, con ciertos bártulos no nos quedará otra opción que abatir uno de los asientos para meter la carga en el maletero. Todo no es negativo y además de su acertada estética si probamos a abrirlo estando la capota plegada está se sube automáticamente hasta la posición intermedia para que podamos abrirlo sin problema alguno.

– Nuevas opciones de personalización: Uno de los pilares de la gama DS de Citroën son las opciones de personalización y contando ahora con un nuevo modelo con una nueva superficie que modificar no iban a perder tal oportunidad en Citroën. Del mismo modo que el Citroën DS3 se puede elegir en diferentes tonos de techo y con distintos gráficos, en el DS3 Cabrio también tendremos esta opción, aunque más limitada. El DS3 Cabrio cuenta con tres opciones de personalización para la capota encontrándonos con una capota en negro, otra en un tono llamado “azul infinito” y una tercera opción con una capota en tonos marrones con una trama con el gráfico de “DS”.

El Citroën DS3 Cabrio se ofrece con 7 colores de carrocería, 6 decorados para el salpicadero, 7 modelos de llantas y las citadas 3 capotas disponible.

Su diseño: fiel a la imagen desenfadada

Al descapotar la lona se amontona en una serie de pliegues perfectamente orquestados, como si fueran pliegos de cuero en un taller de alta costura, una perfecta “desperfección”

Vistos los cambios… ¿qué tal le sientan al Citroën DS3 Cabrio?

Confieso que el Citroën DS3 es el DS que más me gusta, por lo que si le añaden la palabra cabrio en su nombre y le quitan el techo bienvenido sea el cambio ¿Preferiría un cabrio completo como el diseño del Mini? Sí, pero no le sienta nada mal al DS3 su nueva condición de cabrio.

Me gusta estéticamente la solución que se ha elegido para el portón trasero. No es la más práctica, pero estamos hablando de un coche lúdico, de un descapotable, un coche que no se compra con la razón, así que si tengo que abatir los asientos para meter la bolsa con los palos de golf en el maletero los abato. Y después descapoto para que se me olvide.

El peso del Ds3 Cabrio es 25 kg mayor que el de la versión normal

Si unimos el diseño del portón, que luce ahora una barra cromada, con las nuevas ópticas traseras, un punto realmente positivo en su diseño y además lo aderezamos con la doble salida de escape cromada a un lado y con el difusor trasero, nos queda una zaga que es un sí en toda regla. Luce realmente bien la trasera del DS3 Cabrio. Pero, ¿sabéis como queda mejor esta trasera? Con la capota plegada. Al descapotar la lona se pliega en capas que se amontonan una sobre otra como si fueran pliegos de cuero en un taller de alta costura. En una perfecta “desperfección” . Eso sí, perdemos toda visibilidad a través del retrovisor interior (algo que abordaremos con mayor profundidad en la segunda parte)… pero… ¿habéis visto lo bien que queda?

Hemos empezado por el final, por su zaga, pero ¿qué hay de su frontal y de su lateral? El DS3 Cabrio mantiene los rasgos del DS3 normal. Nos encontramos con los chevrones cromados y de un aspecto más fluido coronando la parrilla, unas luces diurnas de diseño vertical a modo de branquias, más apliques cromados en retrovisores, tiradores de las puertas, parte inferior del lateral… y hablando de latera, no podía faltar una mención a la aleta que ejerce de pilar B en un diseño que le da al techo, un aspecto “flotante”. El mismo aspecto que luce la versión cerrada se ha mantenido en el cabrio lo que lleva a los pilares A y C, así como a los bordes del techo, a lucir un tono negro.

En cifras, el Citroën DS3 Cabrio mide 3.948 mm de largo, 1.994 mm de ancho (contando los retrovisores) y 1.452 mm de alto, con una batalla de 2.464 mm y un peso en el caso de esta unidad, recordemos que se trata del THP 150 caballos, de 1.156 kg (sin conductor).

Su habitáculo: cromados, plásticos en un acabado brillante y unos acertados asientos

En el interior del DS3 Cabrio no hay cambios. Sólo opciones de personalización.

¿Y que pasa con el interior del DS3 Cabrio?

Los cambios en el interior del DS3 Cabrio son muy leves respecto a la versión cerrada. Nuevas opciones de personalización y la incorporación del botón de la capota como únicos cambios.

Por lo tanto, al abrir la puerta nos seguimos encontrando con los asientos deportivos que tan bien le sientan al DS3, cómodos, con una buena sujeción lateral, calefactados y en el caso del primer DS3 Cabrio en el que me monté luciendo un tono “morado” o “Azul infinito” a juego con la capota. Pedales en aluminio, un volante achatado por la parte inferior, detalles cromados y en plástico brillante… El interior que ya conocíamos en el Citroën DS3 se mantiene íntegro en la versión cabrio.

Los asientos son todo un acierto. Por diseño, por comodidad y por el matiz deportivo con una muy buena sujeción lateral

Un interior que cuenta con una buena habitabilidad en las plazas delanteras, aún pecando de cierta limitación en huecos para objetos. Una pantalla protagoniza la parte superior de la consola, seguido, a medida que descendemos por ella, por la pantalla del climatizador y los mandos de este y los controles del equipo multimedia (que cuenta con toma USB en el puente central).

La primera unidad en la que montamos luce un acabado blanco brillante en el salpicadero, lo que unido a la tapicería en “azul infinito” hace que luzca el habitáculo con el mismo esquema cromático que el exterior. Queda bien sí, la pega es que el acabado brillante y blanco no se lleva muy bien con el polvo que entra en un descapotable, algo que si eres usuario habitual de un descapotable sabrás muy bien y algo que no tardamos demasiado tiempo en comprobar tras los primeros kilómetros descapotados. Lo bueno que siendo una superficie tan lisa se limpia muy bien y muy rápido.

Tras el volante la instrumentación en tres esferas, la central dedicada a la velocidad, a la izquierda las revoluciones y a la derecha nivel de combustible, cuentakilómetros y indicador del control de velocidad. El resto de parámetros, consumos y autonomía, quedan destinados a la pantalla de la consola central.

Momento de introducirnos en los asientos traseros. El acceso obliga a encorvarnos un poco, pero una vez situados tenemos una buena sensación de anchura y un buen espacio longitudinal para personas de unos 1.80 metros. 4 adultos pueden ir sin problemas, 5 también, aunque como os podéis imaginar el ocupante de la plaza del medio irá algo apretado, pero para trayectos urbanos puede cumplir bien ¿qué tal se va en las plazas traseras descapotado? Para eso tendremos que esperar a la segunda parte, donde os hablaré de su dinámica.

En cuanto a su maletero, visto el cambio en el portón, superada la limitación de su acceso, nos encontramos con un espacio de 245 litros.

Es el momento de girar el contacto, arrancar, bajar la capota y ponernos en marcha. Por delante nos queda el análisis de la dinámica de este DS3 Cabrio entre más detalles. No te pierdas la próxima parte.

En Diariomotor: Citroën DS3 Cabrio| ¿Habrá un Citroën DS3 Cabrio Racing?

Lee a continuación: ¿Habrá un Citroën DS3 Cabrio Racing?

Solicita tu oferta desde 10.125 €