BMW Serie 320d Gran Turismo. Más grande y espacioso y sigue siendo ágil y ahorrador

Dado que el último BMW Serie 3 Berlina que había conducido estaba equipado con un motor 320d, que me gustó especialmente por ofrecer unas prestaciones muy dignas y sobre todo lograr unos consumos sorprendentemente bajos, esa misma fue mi elección para mi primer contacto con el Gran Turismo. A priori pensaba que este motor seguiría siendo adecuado para un automóvil de estas características, incluso a sabiendas de que entre el sedán y el GT existen 20 centímetros de diferencia en longitud, también una carrocería más grande y alta, lo que se traduce en 145 kilogramos añadidos para el Gran Turismo.

El BMW Serie 3 Gran Turismo también contará con un motor diésel más modesto, el 318d con 143 CV, y otro más potente, el 325d con 218 CV que llegará en julio. La gama de motores de gasolina se distribuye en 320i de 184 CV, 328i de 245 CV y 335i de 306 CV. Tanto el 320d como el resto de motores de gasolina recibirán a partir de verano la opción de la tracción total xDrive.

Veamos qué tal fue nuestra primera toma de contacto con este BMW 320d Gran Turismo con cambio manual.

Como era de esperar se nota más pesado que la berlina, pero el 320d sigue siendo un motor muy adecuado para viajar a buen ritmo con el Gran Turismo. Su consumo apenas se ve penalizado unas décimas.

Como ya os habíamos hablado largo y tendido del 320d en nuestra prueba de la berlina, iremos al grano. Con este motor tenemos la impresión de que el Gran Turismo apenas ha perdido soltura frente a la Berlina, acelera constante y con energía y la diferencia de pesos se puede acusar ligeramente tardando media décima más en el sprint hasta los 100 km/h y en recuperaciones. Poca cosa. En cualquier caso me reafirmaría una vez más diciendo que este puede ser uno de los motores más adecuados para este modelo.

En el recorrido tuvimos ocasión de hacer aproximadamente 70 kilómetros en autovía, a 120 km/h de marcador y en un recorrido con algunas pendientes descendentes importantes que compensaban otras pendientes ascendentes también acusadas. El resultado que obtuvimos en la prueba de la Berlina, con unos consumos en estas condiciones en torno a los 4,0 litros/100 kilómetros o incluso inferiores, lo refrendamos una vez más con el Gran Turismo que marcó 4,2 litros/100 kilómetros en este recorrido. En fin, una cifra que sorprende aún más en un “envase” grande y pesado como este con sus 4,82 metros de longitud y 1.640 kilogramos.

El Gran Turismo homologa 4,9 litros/100 kilómetros en ciclo mixto con el motor 320d, unas décimas por encima del consumo homologado de Berlina y Touring. Además, con 129 g/km de CO2 requiere pagar un 4,75% del Impuesto de Matriculación. Con un 318d y llantas de 17” estaríamos exentos de pagar este impuesto.

La mayor diferencia que podemos encontrar frente a un Touring o una Berlina en dinámica está en que la confianza al encarar curvas lentas, no será la misma por sus inercias.

Ahora bien, el dinamismo era otro de los puntos ante los que era bastante escéptico. Ese peso añadido, su altura y su elevado centro de gravedad tenían que pasar factura de alguna forma. Es evidente que las diferencias entre el BMW Serie 3 Gran Turismo y la Berlina son notables, empezando por un puesto de conducción que prima ir sentado en una posición elevada dominando la carretera. Las inercias son más acusadas y se siente algo pesado, pero su agilidad sigue siendo sublime y muy cercana al sedán, también por la tracción trasera marca de la casa, que compensa la tendencia a cabecear que podría tener un automóvil de su altura. Nótese en este punto que nuestra unidad de pruebas estaba dotada de línea Sport y llantas de 18” (la gama Serie 3 GT parte de serie con llantas de 17”, a diferencia de la Berlina que de serie equipa 16”).

Evidentemente para lograr esa agilidad y mantener a raya el balanceo, que se aprecia más que en la berlina pero sin llegar a ser un problema, se han endurecido las suspensiones y eso se nota al superar baches y resaltos. Pero por suerte pudimos disfrutar de su conducción en una ruta con tramos con asfalto en condiciones muy diferentes, desde el firme casi perfecto de una autovía y carreteras nacionales hasta puertos de montaña muy rotos y con enormes baches.

La mayor diferencia frente a un Touring o a la Berlina la notaremos, no obstante, en que la confianza que dan estos cuando encaramos curvas más cerradas y lentas a un ritmo alto, no será la misma.

Su tarado de suspensiones es más duro para mantener a raya balanceos por un centro de gravedad más alto, pero aún así es muy cómodo y se mueve como pez en el agua sobre asfalto roto, entre baches y obstáculos.

Y aquí llegó la verdadera sorpresa. El Serie 3 Gran Turismo con su recorrido de suspensiones relativamente alto y su mayor batalla, afrontaba todos los baches e irregularidades del terreno sin incomodar ni al conductor ni a su acompañante, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta el endurecimiento al que se ha enfrentado para adaptarse a esta carrocería y las llantas de 18” que empleaba nuestra unidad, por supuesto con neumáticos Run Flat.

En definitiva he de decir que este BMW Serie 3 Gran Turismo me ha sorprendido y, ciertamente, ha roto mi escepticismo. Me parece que la diferencia de precios es suficientemente importante para pensar con mucho detenimiento si merece la pena su adquisición antes que una Berlina o un Touring, ¿de verdad necesitas ese espacio extra? ¿estás dispuesto a pagar más por el diseño y los detalles que ya vimos anteriormente del Gran Turismo?

En cualquier caso en esta breve toma de contacto ya hemos visto que ni los consumos son mucho más elevados que en la Berlina ni su dinamismo se ve en exceso resentido, aunque si el espacio no es una de tus máximas prioridades estoy convencido de que un BMW Serie 3 Berlina será tu apuesta segura.

En Diariomotor: Todos los detalles del BMW Serie 3 Gran Turismo | Prueba del BMW Serie 3 Berlina

Lee a continuación: Vorsteiner tiene listo ya un kit de carrocería para el BMW Serie 3

Ver todos los comentarios 4
  • Pableras

    Me encantan los BMW….cuando hacen vehículos estilizados. Pero este me parece un poco mazacote, eso si, mucho menos que el Serie 5 GT.

  • xingular

    Muchísimo mejor que el 5 pero sigue siendo pesado. Y el alerón ese parece venido de principio de los 90 y el Celica…

    Podrían haberlo hecho mejor. Eso si, un 5GT por dentro y bien limpito, impresiona.
    Son buenos coches, pero para gustos muy particulares. No están teniendo mucho éxito.

  • Rest

    Antes que el Touring sí me lo pillaba; aporta más caché y elegancia.

  • mmiranda

    Después de haber leído las dos partes de la prueba, no tengo claro si realmente un Serie 3 GT vale la pena ante un Serie 3 Berlina/Touring. Entiendo que alguien pueda tener necesidades de espacio, pero el target de este Serie 3 GT se supone que son familias digamos que… ¿jóvenes? Y no creo que este concepto llegue demasiado al público al que va destinado. Personalmente, yo escogería antes un Touring, y fuera de BMW, un MB Clase B.

    Aún así, celebro esos consumos tan bajos, demuestran el saber hacer de BMW.

El BMW Serie 3 GT es un 5 puertas premium, bastante más grande que un Volkswagen Golf, que comparte mecánicas, interiores y todo lo demás con el clásico Serie 3, al que se le añade un práctico portón trasero.