Prueba del BMW Serie 3. La Berlina crece y también lo hace el resto de la gama

Hay quién decía que el auge de los SUV acabaría pasando factura a las berlinas, pero ese no parece el caso de BMW. Los de Munich siguen amparándose en la buena reputación de su producto estrella, el BMW Serie 3. El pasado año se renovaba creciendo en sus cotas, aportando un toque moderno a sus líneas sin arriesgar demasiado y conservando los rasgos de sus predecesores, y en general, ganando enteros en su practicidad.

En lo que llevamos de año el BMW Serie 3 se sitúa como uno de los líderes de la categoría de la berlina compacta premium en España, habiéndose hecho efectivo el salto generacional de la Berlina y el Touring y a la espera de la renovación del Coupé y el Cabrio, que previsiblemente dejarán de recibir el apellido Serie 3. Por si no fuera poco estamos de estreno, la gama Serie 3 crece y el BMW Serie 3 GT se impone como una alternativa más para el que de verdad está buscando algo más espacioso que una berlina. También lo hemos probado, pero vayamos por partes y empecemos por esta berlina que tanto nos ha sorprendido en muchos aspectos.

Creciendo en todas sus cotas para ser más práctico

Prueba del BMW Serie 3

Aunque los sucesores de Serie 3 Coupé y Cabrio se comercializarán “por libre” en la nueva Serie 4, es previsible que estos también hereden el detalle estético del frontal de la nueva generación de Serie 3.

El BMW Serie 3 ha crecido en longitud y anchura, y por ende su batalla y sus vías se han ensanchado. Uno de los detalles más característicos de esta nueva generación se aprecia en el contorno de los faros, que ahora se estrechan en su vértice interior y se prolongan hasta la parrilla con los clásicos riñones de BMW. Este será precisamente el nuevo leitmotif de esta Serie 3 y probablemente también de los nuevos BMW Serie 4 que darán relevo a los BMW Serie 3 Coupé y BMW Serie 3 Cabrio actuales.

Nos ponemos al volante de un BMW Serie 3 básico. Y decimos básico, porque el Serie 3 cuenta con tres líneas de diseño específicas denominadas Sport, Modern y Luxury que añaden carácter, ciertos detalles y equipamiento. Como ya te habrás percatado por las fotos, el diseño de esta berlina sigue siendo igualmente atractivo. Tal vez se deba a que las llantas de 16” de serie se han sustituido por unas de cinco radios en estrella de 17”, que ya ascenderían a 1.200 euros.

Obviamente si quieres un toque distinguido siempre merecerá la pena optar a las líneas de diseño, que para un BMW 320d rondan los 1.700 euros. La línea Sport es la más deportiva, con ocho barras en la parrilla, detalles varios en el faldón delantero y los colines de escape, llantas de 17” o 18” según motor escogido y detalles rojos en las inserciones y las costuras a bordo. La línea Modern opta por un acabado más sobrio e intemporal, con inserciones de aluminio mate satinado. Por último la línea Luxury se diferencia por cromados más brillantes y diseños de llantas, también en 17” y 18” pero de tipo multi-radio y diferentes inserciones de madera disponibles.

Para el que busque algo más deportivo, el kit deportivo M será su alternativa ideal, con llantas de 18” (opcionalmente 19”), kit aerodinámico y asientos de tela y Alcantara.

Prueba del BMW Serie 3

El puesto de conducción y el salpicadero están orientados al conductor con un diseño más atrevido que en otros rivales, como el Audi A4 o el Mercedes Clase C, pero más atractivo y práctico para su conducción.

A bordo también nos percatamos de que no es necesario recurrir a un tope de gama para que este BMW Serie 3 goce de un acabado muy decente. Los plásticos de diferentes calidades siguen presentes en el salpicadero y en los revestimientos de los paneles, pero los ajustes en apariencia son bastante buenos y el material con tono aluminio empleado en la consola central y en el salpicadero de diseño asimétrico agradan a la vista y preservan el toque moderno del nuevo modelo.

Es de agradecer que el diseño asimétrico del salpicadero se haya dispuesto orientado al conductor. Sobre este nos encontramos con el equipo multimedia y de navegación en una pantalla que sobresale pero no cuenta con un dispositivo retráctil para esconderlo cuando dejamos el coche aparcado. La pantalla está muy bien integrada, orientada hacia el conductor y con un tamaño correcto, de 8,8” en el caso del sistema de navegación Profesional (2.727 euros). Además se pilota desde la interfaz giratoria del iDrive Controller, dando acceso a multitud de funciones, reproducción de DVD, disco duro y conectividad con aplicaciones móviles.

Prueba del BMW Serie 3

Con el acabado básico de este BMW Serie 3 no optaremos a tapizados nobles, pero los asientos de tela cumplen perfectamente con su función. El mullido es bastante bueno y son realmente cómodos, la base y el respaldo cuenta con un tacto rugoso que se adhiere bien a las prendas y aunque la sujeción lateral es pobre en la base y decente en el respaldo, me parece más que suficiente para sus pretensiones como gama de acceso. Evidentemente si buscas un acabado noble y tapizados de gran calidad, la mejor opción sigue siendo la de las líneas Sport, Modern y Luxury. Con una inversión no demasiado importante para este motor, ya incluyen de serie combinaciones de tela y piel y tela y Alcantara y sufragando un coste adicional, cuero Dakota completo.

Una de las evoluciones más importantes de este nuevo BMW Serie 3 la tenemos su espacio a bordo. El crecimiento de 93 milímetros en longitud y 50 milímetros en batalla se aprecia en unas plazas traseras muy espaciosas, que también se benefician de un nuevo diseño para los respaldos de los asientos delanteros que han sido rebajados a la altura de las piernas de nuestros pasajeros y además son menos gruesos. Opcionalmente estos respaldos pueden contar con redecillas portaobjetos, por ejemplo si aún seguimos recurriendo a los vetustos mapas de carreteras (mejor un GPS) o guardar una revista o un libro.

Prueba del BMW Serie 3

El maletero cuenta con un volumen de 480 litros, opcionalmente banqueta posterior con respaldos abatibles en tres piezas 40/20/40, apertura eléctrica y “sin manos”, únicamente pasando la pierna por debajo del parachoques.

Al aumentar su batalla, el tren trasero se ha desplazado ligeramente hacia el maletero y la banqueta posterior es más ancha y espaciosa, las puertas más grandes y el acceso más sencillo. El maletero no obstante, con una carga útil de hasta 480 litros, cuenta con una capacidad correcta (tres bolsas de golf) y un doble fondo bajo el suelo por la ausencia de rueda de repuesto temporal, puesto que recordemos que los neumáticos de este coche son de tipo Run Flat. La banqueta posterior puede abatirse en tres piezas 40/20/40.

El maletero puede contar opcionalmente con apertura eléctrica y también sin accionar botones, únicamente pasando la pierna por debajo del parachoques.

Mañana habrá más. Os hablaremos de dinámica, del bajo consumo de los motores diésel e incluso tendremos ocasión de hacer un hueco al último integrante de la gama Serie 3, el Gran Turismo, que ya ha pasado por nuestras manos para completar esta prueba.

En Diariomotor: BMW Serie 3 Berlina | BMW Serie 3 Touring | BMW Serie 3 Coupé | BMW Serie 3 Cabrio

Prueba del BMW Serie 3

Vídeo destacado del BMW Serie 3

Lee a continuación: BMW M3: 5 claves para entender a la próxima generación

El BMW Serie 3 es un sedán moderno que compite con los A4 y Clase C de Audi y Mercedes. Como alternativa al sedán también se ofrecerá una variante familiar

Ver todos los comentarios 13