El Land Rover Defender en la recta final. Nos dejará en 2015

 |  @davidvillarreal  | 

El Land Rover Defender es el más irreverente, pero también el más respetado de los todoterreno. En 65 años apenas ha cambiado respecto a aquellos Series I que se fraguaron tras la Segunda Gran Guerra. Desde entonces se han vendido cerca de dos millones de unidades de un todoterreno que conquistó el ámbito profesional, el agrícola y el industrial, y que por sus cualidades ha llegado a convertirse en coche de culto para aquellos que gustan de cubrirse hasta el techo de barro.

Es la crónica de una muerte anunciada. Las normativas de emisiones apenas dejan resquicio a posibles soluciones para perpetuar la estampa del Land Rover Defender, al menos como la conocíamos hasta la fecha. En estas seis décadas, la silueta del Defender evolucionó progresivamente con cambios menores, y otros de mayor calado. En 2015 cesará la comercialización del Defender actual para acoger un sustituto del que aún no sabemos nombre, ni tampoco en qué medida preservará el espíritu de su predecesor. Lo que sí podemos adelantaros es que Land Rover no se plantea otra cosa que no sea un sustituto desarrollado desde cero, su adaptación para lograr que las emisiones sean dignas de un todoterreno moderno es inviable.

¿Cómo será el sucesor del Land Rover Defender que conoceremos en 2015?

Ya hemos visto un Defender eléctrico y varios Range Rover híbridos. El sucesor del Defender debería gozar de la máxima sencillez en su construcción, tecnología y mecánica, pero no se descartan alternativas híbridas y eléctricas que llegarían en series muy limitadas y para usos muy concretos.

El futuro del Defender probablemente tenga una cara moderna, muy moderna, la misma que ya vimos hace unos años en el prototipo Land Rover DC100 Concept. Dentro de la sencillez que exige un todoterreno de su calibre, y también los honores y el culto que debe rendir a su predecesor, este modelo acogería nuevos rasgos que afiancen su visión del todoterreno del Siglo XXI, pero sobre todo se modernizará en todos los aspectos que no se aprecian a simple vista.

Land Rover optaría por un todoterreno con chasis y carrocería de aluminio, y como consecuencia de estos cambios, una construcción mucho más ligera y versátil, dado que podría aprovechar la plataforma del resto de modelos de la marca. Y aunque no nos cabe la menor duda de que Land Rover hará su mejor trabajo para preservar sus aptitudes campestres, el sucesor del Defender debería hacer gala de todo un despliegue tecnológico para vencer al CO2, lograr unas emisiones muy contenidas y consumos dignos.

De la sencillez del modelo original probablemente pasaremos a un todoterreno que bien podría comercializarse con motores eléctricos, híbridos o incluso híbridos enchufables con motor diésel. La naturaleza de su mecánica estará condicionada por el trabajo de campo para el que esté preparada cada versión. Land Rover ya ha estado trabajando en todas estas tecnologías que sabemos llegarán tarde o temprano a la calle. Aunque de momento tendremos que esperar como mínimo un año para saber si la hibridación y la electrificación será la solución del todoterreno más puro o únicamente la alternativa ideal para su gama premium y de lujo, la de los Range Rover.

Fuente: Autonews
En Diariomotor: Nuevos detalles de la renovación del Land Rover Defender

Lee a continuación: Startech Defender 90 Series 3.1, el lujo también llega al británico más aventurero

Solicita tu oferta desde 27.520 €
  • alexyn

    Toda una leyenda que se acaba. No creo que su sustituto dure 65 años, todo un record. Si es parecido al DC100 no está del todo mal, sería algo así como el remake del mini o el 500 de ahora.

  • AB

    ¿Quien diría que hubo una época en la que en España la palabra todoterreno no existía? Todo terreno se decía “landrover” y montarse en uno de aquellos era toda una experiencia no apta para personas sensibles. No creo que muera. Aunque hagan un modelo completamente diferente en cuanto a estructura y tecnología, espero que al menos conserven su aspecto exterior.

  • Rubén

    Y yo pregunto: ¿qué tienen que ver las normativas de emisiones con el diseño clásico de éste todoterreno? ¿No se acoplan motores modernos a diseños de otra era sin más? Si me dices que es por que es una caja de zapatos de cara a colisiones o seguridad interna. Si se quieren cargar el modelo que pongan otra excusa.

    • La seguridad también es importante. Pero en general hay casos en los que no basta un motor para conseguir que un coche sea suficientemente eficiente como para competir en el Siglo XXI. Este es uno de ellos.
      Es necesario un sucesor para el Defender que sea tecnológico y ligero, pero esperemos que por supuesto conserve el espíritu de este modelo.

  • X 2.0

    No quiero ser cerrado pero sinceramente no veo sustituto para el Defender, ya que no va a tener ni la sencillez ni la simpleza de este modelo.

  • Smat

    Aunque entiendo que este automovil presenta para la mayoría de vosotros un aura de mito de la automoción, para mí lo incomprensible es que en 2013 se permita su venta en europa, sé que a muchos no os gustará mi comentario, pero sé de que hablo, en la empresa familiar tenemos uno desde 1991, y lo he conducido muchas veces y en los más variados entornos, es un vehículo que despierta fascinación a todo el que lo ve, pero está construido con parámetos de otro siglo, su condución es la más dura, imprecisa, incómoda y ruidosa que jamás haya visto, en carretera exige una gran adaptación, gran sensibilidad al viento lateral, adelantamientos interminables, frenada muy deficiente…en ciudad ni hablamos, su radio de giro es increible, para ser un 110 de 4,6m. Pero direis, es un gran todoterreno, en efecto lo es, pero aquí tambien hay luces y sombras, su alura libre, ángulos, recorridos de suspensión y los neumáticos no están al alcance de otros TT, pero también es verdad que la simpleza de su transmisión impone limitaciones al no contar con un bloqueo de diferencial que limite la transerencia de par entre las ruedas de un mismo eje, por lo que en cruces de puentes pronuciados es fácil quedarse colgado o que el coche se tuerza cuando de afronta una pendiente fuerte y resbaladiza generando con ello una situación comprometida, y os aseguro que he pasado por los mismos obstáculos con otros TT (land cruiser 90 y terrano II) y han superado sin dificultad esas situaciones.

    En definitiva el Defender antaño fue un gran todoterreno preparado para realizar trabajos en terreno hostil, para quien busque eso hoy día la opción pasa por un pick up, es una pena que este tipo de todoterreno de uso industrial desaparezca, pero tampoco entiendo que en una Europa tan rígida en sus normativas para los nuevos vehículos se oferte esta reliquia automovilística, también me apena que su sucesor solo herede de él el nombre, en mi opinión hubiese sido más sensato usar la base del discovery para desarrollar un modelo más modesto, asequible y de gran capacidad de carga, eso sí hubiese sido un digno sucesor, pero el mercado no va por ahí.

  • Pingback: El Land Rover Defender en la recta final. Nos dejará en 2015 « Cars and Trucks()

  • Rest

    El clásico Defender marcará época, pero ahora que me fijo, al Concept no le llamarán Yetifender, no? Seguro?