Prueba de contacto del Dacia Duster 2014 con motor TCe 125: ¿Qué ha cambiado?

 |  @davidvillarreal  | 

El nuevo Dacia Duster llega a los concesionarios, aunque el adjetivo nuevo merece cierta matización que aclararemos a lo largo de este artículo. Dacia nos ha propuesto probar el ligero lavado de cara, y algo más, que han preparado para su todocamino en los alrededores de Marsella, en Provence y Cote d’Azur, un idílico paisaje que nos recibe con bastante frío y amenaza de nieve. Tendremos que ampararnos en sus neumáticos M+S y en que las pistas que utilizaremos para la prueba todoterreno estén practicables y ya os adelanto que la prueba no decepcionó.

A priori el Dacia Duster sigue siendo el mismo de siempre. Ligero maquillaje, sombra aquí y sombra allá, novedades en acabados, revestimientos y equipamiento, y un motor del que ya os hemos hablado largo y tendido, el TCe 125. Con esta carta de presentación, no es de extrañar que nos fuéramos directamente a catar el nuevo motor de gasolina con turbo para saber si habrá satisfecho nuestras expectativas.

TCe 125: estrenando un motor de gasolina con turbo

Razones para escoger el TCe 125
Prestaciones, frente al 1.6 de 105 CV y suavidad frente a los dCi.

El estreno del nuevo TCe 125 no nos pilla por sorpresa. Renault ya nos adelantó hace tiempo que a partir de ahora quiere que todos sus motores de gasolina sean sobrealimentados. Y aunque existan mínimos cambios con respecto al TCe 120 de los nuevos Renault Clio y Captur, este bloque de 1.199 cm3 estrenado por el nuevo Duster es esencialmente el mismo, con un par desarrollado de 205 Nm a 2.000 rpm.

Lo escogeríamos por suavidad y más en un coche que no presume precisamente de buen aislamiento acústico. Por esa misma razón me parece la alternativa perfecta al dCi de 110 CV. El 1.6 de 105 CV y 8 válvulas seguirá estando presente en el Duster del precio gancho, el de los 10.900 euros. Y resalto una vez más lo del precio gancho, porque en cualquier caso este coche exige un motor más potente y refinado y un equipamiento mínimo que no aparece en el acabado Base.

Como los diésel, el TCe 125 ya emplea un cambio manual de seis relaciones, sin que se descarte un cambio automático (el EDG de doble embrague presente en Captur y Clio) que de momento no ha sido considerado por Dacia. Sus consumos no serán bajos, pero tampoco descabellados, en rutas de carretera y a un ritmo muy irregular y con climatología adversa, estuvimos siempre sobre los 8 litros/100 kilómetros con un TCe 125 4×2, pero en cualquier ruta urbana e interurbana lo lógico sería que lográsemos medias más bajas.

Pequeñas mejoras para incrementar el aislamiento acústico del motor y el habitáculo que no marcan la diferencia.

Los responsables de Dacia nos aseguraron que en este Duster se ha intentado trabajar, al menos mínimamente, cierta mejora en el aislamiento acústico del motor y el habitáculo. Las juntas de las puertas se han reforzado y el vano del motor, especialmente la superficie que separa este del salpicadero, se ha reforzado con materiales de mayor espesor.

Son pequeñas mejoras que no marcan la diferencia, pero ahí están. El 1.5 dCi sigue siendo muy ruidoso por su propia naturaleza, a régimen alto y también a un régimen bajo y medio, por ejemplo en sexta, a 120 km/h por carretera y en llano, al filo de las 2.500 rpm. El poco aislamiento acústico del Duster no ayuda a mejorar su suavidad y es por eso que consideramos tan interesante el motor TCe 125 de gasolina, pero en cualquier caso no podemos olvidarnos de que seguimos hablando de un todocamino económico, de bajo coste, que no está pensado para ser refinado sino muy barato.

Hablando de estética, la primera novedad que salta a la vista la tenemos en el diseño de su frontal. El Dacia Duster se ha ganado una nueva parrilla que sigue siendo sencilla, pero añade un toque de estilo y unos cromados que potencian su imagen campera.

La segunda novedad la apreciamos en el diseño de faros. Los grupos frontales mantienen su silueta pero el interior de la tulipa se ha modificado para separar el faro de carretera del dedicado a la iluminación diurna, que por supuesto es de serie, aunque siga basándose en una bombilla de filamento a la antigua usanza, y no en una fila de LED.

Un salpicadero más práctico que preserva materiales modestos.

El Dacia Duster sigue alardeando de austeridad en el diseño y los revestimientos del habitáculo. En cualquier caso Dacia sigue dando pequeños pasos para mejorar la calidad apreciada de sus productos, que seguirá estando por debajo de la mayoría de generalistas y manteniendo su aspecto económico, con pequeños visos de modernización.

El salpicadero se ha reformado y aunque siga constando de plásticos duros poco agradables al tacto, ahora presenta nuevos espacios para soltar objetos como el móvil o la cartera sobre la guantera y sobre la consola central.

Aún con el carácter modesto de este SUV, por 238 euros el navegador integrado con pantalla táctil de 7” es una opción interesante.

No por ser económico, el Dacia Duster iba a prescindir de elementos de equipamiento sin los que hoy en día muchos no podríamos vivir. Pero evidentemente, esos elementos se han adaptado en consecuencia al envase que los va a recibir.

El Dacia Duster puede equipar un navegador integrado con pantalla táctil de 7”, que también hace las veces de equipo multimedia. Su posición dista mucho de ser intuitiva. En marcha tendremos que hacer caso de las indicaciones sonoras, puesto que su posición demasiado baja impide visualizar el mapa en marcha sin desviar demasiado la vista de la carretera. También hay que reconocer que la interfaz y la grafía, aunque sencilla, está muy anticuada y su tecnología sigue estando muy atrás con respecto al resto de la gama de Renault.

Pero cualquier defecto que saquemos del navegador del Duster acaba siendo nimio, insignificante, cuando nos percatamos de que equipar navegador integrado (disponible en Ambiance y Laureate) solo cuesta 238 euros. Digamos que está al mismo precio que cualquier navegador portátil.

La tapicería de piel no cuadra con su imagen de low cost, pero al ser oscura y no requerir de tratamientos especiales, puede ser una solución interesante por su fácil limpiado.

Hablando de extras insólitos para un Dacia Duster, podéis imaginaros mi cara de sorpresa al sentarme en un Dacia Duster con acabado Laureate y asientos de piel. Lo primero que pensé es que se trataría de una versión para Francia o Rumanía, países en los que el Duster se ha vendido muy bien estos años. Pero contra todo pronóstico, los asientos de piel están disponibles en España y tampoco son demasiado caros, solo 516 euros con el acabado Laureate.

No es un tapizado noble, sino un socorrido acabado sintético, con lo cual su limpieza y tratamiento debería ser realmente sencillo e incluso más favorable en ese sentido que los tapizados de tela de serie. El mullido también es mejorable.

Un tapizado de piel en un coche tan modesto como este, es algo que no cuadra. Pero tampoco lo veo nada descabellado y de hecho si entendiésemos este Dacia Duster para un uso campero intenso en el que esté muy expuesto a la suciedad, me parece una solución bastante práctica por su sencillo limpiado.

¿Qué Dacia Duster me compro?

Olvídate del precio gancho. Con Plan PIVE, algunos extras básicos y un motor dCi o TCe 125, el Dacia Duster se sitúa en torno a los 13.000 euros, que para un todocamino de su tamaño y tan espacioso, sigue siendo un buen precio. Ver precios y ofertas del Dacia Duster.

El Dacia Duster 1.6 105 Base, el de los 10.900 euros, es un precio gancho en toda regla.

Cualquiera que esté pensando en un Dacia para un uso más cotidiano debería plantearse un dCi 110 CV o un TCe 125, que ya ofrecen ciertas garantías en carretera, consumos más contenidos y un equipamiento que sigue siendo básico, el Ambiance con elevalunas eléctricos delanteros, equipo de sonido, mando a distancia, volante multifunción (y mandos para el equipo de sonido en satélites anclados a la columna de la dirección), barras longitudinales de techo y tapicería textil mejorada.

Ya estaríamos hablando de 13.750-14.250 euros, aunque con este podríamos beneficiarnos de 2.000 euros de descuento por el Plan PIVE. Para ver las últimas promociones y los precios actualizados del Dacia Duster puedes acudir a nuestro portal ¿Qué coche me compro?

Tampoco me olvidaría de algunos extras como el Pack Modularidad (270 euros), con banqueta trasera divisible en dos piezas y ajuste en altura para el volante y el asiento del conductor, el aire acondicionado (705 euros) y el navegador (238 euros). Incluyendo Plan PIVE, la factura seguiría estando sobre los 13.000 euros, lo cual no deja de ser un buen precio por un todocamino de su tamaño con un maletero realmente generoso.

Antes de marcharnos también quería recordar que el Dacia Duster viene de serie con un kit de reparación de pinchazos. Si de verdad lo vamos a utilizar en campo, merece la pena recurrir a la rueda de repuesto opcional por 105 euros.

Por último os recomiendo que no os vayáis muy lejos. Más adelante nos cubriremos de barro y pondremos a prueba las habilidades off-road de este Dacia. Os hablaré de por qué el Duster es una verdadera compra inteligente, algo más que un producto de bajo coste pensado para hacer mella en una categoría cada vez más disputada e incluso os detallaré algunas razones por las que el Duster realmente me gusta (y otras por las que no me gusta tanto).

En Diariomotor: Prueba del Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV | Dacia Duster 1.2 tCe, análisis de precios: ¿es un motor turbo de gasolina adecuado para el SUV low-cost? | Gama y precios del Dacia Duster 2014

Lee a continuación: Dacia Duster 2014: gama y precios de un SUV modesto desde 10.900 euros

Solicita tu oferta desde 10.000 €
  • Paco Tce

    No hace mucho mi hermano lo estuvo probando y quedo mas que encantado, sobre todo por la capacidad de moverse correctamente fuera del asfalto, me dijo que por el precio que tiene es practicamente imposible encontrar un coche nuevo con sus caracteristicas

  • Patek

    El BMW i3 ha sacado sólo cuatro estrellas en el EuroNCAP… por su precio te puedes comprar tres de éstos. Me agrada más en versión espartana y ruedas de chapa (y gomas mixtas) que tratando de ir en plan SUV de infralujo.