Renault Captur dCi 90, a prueba: un diseño alegre y juvenil

Víctor Fernández  |  @vfdezd  | 

En los últimos meses hemos sido testigos de la popularización de los SUV urbanos, vehículos de poco más de cuatro metros de longitud derivados de los clásicos utilitarios que presentan una línea SUV de aspecto más alto y robusto. Tras la aparición del Nissan Juke, muchos fabricantes se han apuntado a ofrecer su propio modelo de ese formato, con pequeñas variaciones de concepto en cada caso. Desde Diariomotor nos hemos propuesto catar los integrantes de este creciente segmento del mercado.

Recientemente ha pasado por nuestro garaje el Renault Captur, uno de los últimos miniSUV en llegar al mercado pero que se ha situado ya entre lo más vendido del segmento B. En esencia, es una especie de Renault Clio SUVizado con un diseño muy fresco y agradable. La unidad que hemos disfrutado durante una semana es un Captur 1.5 dCi de 90 CV con el acabado superior Zen y cambio manual de cinco velocidades. Además, incorpora el equipo multimedia R-Link que se ha popularizado en la gama Renault en los últimos tiempos.

El Renault Captur conquista con su vistoso diseño, tanto exterior como interior

Renault Captur

Diseño y personalización, líneas agradables, juveniles y simpáticas, son las claves del nuevo Renault Captur y el toque de diferenciación frente a rivales como el Juke y el 2008.

Sin lugar a dudas, el principal punto fuerte del Renault Captur es su diseño, combinado con grandes posibilidades de personalización comparado con otros modelos de la gama Renault. Exteriormente es un coche que atrae por sus líneas agradables, juveniles y un tanto simpáticas, más aún si lo vemos con la pintura exterior bitono que monta la unidad de pruebas, que viene de serie en el acabado superior Zen.

El frontal incorpora el nuevo lenguaje de diseño de la firma, con unas grandes ópticas presididas por el logotipo de Renault cromado en gran tamaño. En la zona inferior del parachoques frontal destaca el marco cromado que encuadra las luces LED diurnas y los faros antiniebla (de serie en todos los acabados). La gran altura que aparenta el frontal tiene continuidad en el lateral, con una altura libre elevada y una cintura muy alta que transmite robustez, sin caer en lo plomizo a pesar de la pequeña superficie acristalada que tiene, especialmente en las plazas traseras.

En la vista lateral hay numerosos elementos que llaman la atención. El techo da la sensación de estar flotando, sobre todo en la parte trasera, a pesar de que todo ello es la misma pieza. También destacan los marcados pasos de rueda en ambos extremos, unidos por una moldura que recorre la base de las puertas. La zona inferior va acabada en plástico aunque lleva un listón cromado que también resulta llamativo. Las llantas de 17 pulgadas redondean el aspecto robusto y grandeza del vehículo, a pesar de que apenas mide 4.11 metros de longitud.

Renault Captur

Las llantas son de un tamaño muy considerable teniendo en cuenta que el coche sólo tiene 90 CV de potencia, pero el gran tamaño de los pasos de rueda hace que no de sensación de tener unas ruedas demasiado grandes. A través de estas llamativas llantas bitono se puede ver en las ruedas traseras que los frenos son de tambor, algo que resulta demasiado chocante para un coche de su calibre. Al igual que en el Renault Clio, la firma francesa ha optado por montar frenos de tambor en toda la gama Captur.

En la zaga, destacan los pilotos de gran tamaño partido en dos por el portón del maletero, que es prácticamente recto desde el alerón superior hasta el parachoques. El parachoques también llama la atención por el plástico cromado que lleva en la parte inferior. El logotipo de Renault de gran tamaño preside la tapa del maletero, y por debajo nos encontramos una banda metálica que lleva el emblema CAPTUR. La unidad de pruebas incluye además un adhesivo naranja en el techo que atrae muchas miradas. Particularmente no lo pondría en mi coche, pero atrae miradas por doquier.

Renault Captur

En el habitáculo destaca por su colorido y soluciones prácticas para familias con niños pequeños, como una gran guantera, muchos huecos portaobjetos y los tapizados desenfundables (opcionales).

En el interior se mantiene ese aspecto simpático y juvenil que nos encontramos en el exterior, con el contraste de colores negro y naranja. Los asientos llevan las fundas intercambiables que se ofrecen opcionalmente, en esta ocasión en color naranja y negro a juego con la carrocería. El volante lleva una pieza de plástico agradable al tacto, también con los colores naranja y negro. Tanto las salidas de aire delanteras como el marco que bordea la consola central van en color naranja, e incluso en los paneles de las puertas nos encontramos ese color.

La instrumentación cuenta con dos agujas a los laterales, que muestran las revoluciones y el indicador de nivel de combustible, y en el centro va situado el velocímetros. Por encima va situado la pequeña pantalla del ordenador de abordo. Los mandos del control de velocidad van situados a ambos lados del volante, mientras que el manejo del equipo de sonido está situado en una serie de botones y ruletas que se encuentran bajo la palanca de los limpiaparabrisas. La distribución es muy similar a otros modelos de Renault.

Renault Captur

La consola central está presidida por la pantalla táctil del sistema R-Link y por debajo nos encontramos los mandos de la climatización, ambos incluidos en el mismo marco naranja. Por debajo nos encontramos el botón de arranque y el hueco para insertar la tarjeta de arranque del coche (no lleva llave convencional). En la zona de la palanca de cambio nos encontramos una repisa para dejar objetos, perfecta para depositar el móvil. El botón para activar el regulador y el limitador de velocidad se encuentra entre la palanca de cambio y el freno de mano, una posición extraña para quien no haya conducido modelos de Renault anteriormente.

Las puertas cuentan con huecos para dejar objetos, y destaca especialmente el gran tamaño de la guantera, con forma de cajón, aunque sea un engorro abrirla en caso de que viaje un acompañante. A pesar del atractivo que tiene todo el salpicadero y la consola central, las calidades de los materiales no son las mejores, ni al tacto ni visualmente. Aunque las holguras son pequeñas, se abusa de plásticos duros y el coche emite demasiados crujidos en el habitáculo. Aquí es donde se nota que estamos ante un coche de un segmento B de una marca generalista.

Renault Captur

Los asientos para todos los pasajeros son cómodos, y no se hace pesado recorrer grandes distancias – de ello hablaremos en la segunda parte. En el caso de las plazas delanteras, se transmite sensación de seguridad ya que se va en una posición alta. En cambio, en las plazas traseras se tiene más sensación de cerrazón ya que las ventanillas traseras son pequeñas. El espacio para las piernas en las plazas traseras es simplemente aceptable, algo más grande que en un utilitario de cuatro metros como el Renault Clio del que deriva.

Renault Captur

Por último, destaca la capacidad del maletero, más grande de lo que cabe pensar en un coche de su tamaño (recordemos que mide sólo 4.11 metros). Cubica 377 litros, una notable diferencia frente a los 300 litros del Renault Clio. Aprovechando sus formas rectas, el maletero resulta más que suficiente para el equipaje de dos personas, y dispone de un práctico doble fondo para guardar objetos sucios u otras cosas que se lleven en el coche habitualmente para urgencias (paraguas, etc…).

Con esta descripción del Renault Captur llegamos al final de la primera parte de la prueba. En la segunda entrega describiremos el funcionamiento dinámico del coche con especial atención a la respuesta del motor 1.5 dCi de 90 CV, que está llamado a ser el más exitoso de la gama Captur.

Fotografías de David Villarreal
En Diariomotor: Renault Captur: el nuevo y desenfadado crossover de Renault | Renault Captur, presentación y prueba en Francia: ¿Qué lo diferencia de un Renault Clio?

Renault Captur

Vídeo destacado del Renault Captur

Lee a continuación: El Renault Captur estrena accesorios en tres Packs: Sport, Ocio y Confort

El Renault Captur es un nuevo crossover (un utilitario con carrocería y suspensiones elevadas) en la línea del Nissan Juke, con la base del Clio y un enfoque más práctico y espacioso.

Ver todos los comentarios 18