comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Utilitarios

3 MIN

El Fiat Uno Mille termina su producción en Brasil tras casi 30 años

Al igual que el mercado australiano del que os hablábamos el otro día, el mercado del automóvil en Brasil es peculiar. Los elevados aranceles obligan a la práctica totalidad de fabricantes extranjeros que quieran ser competitivos a producir vehículos localmente. Es una de las razones por las que Fiat, Volkswagen o Ford han contribuido enormemente al desarrollo de la industria brasileña del automóvil con sus grandes fábricas. Una nueva ley cambiará esta industria sustancialmente, motivando el cese de producción de vehículos icónicos en el páis carioca.

Uno de ellos es el Fiat Uno Mille. El Fiat Uno comenzó su producción brasileña en 1984, poco después de su introducción en Europa. En el Viejo Continente dejó de producirse a principios de los 90, pero en Brasil aún se sigue produciendo, tras sucesivos lavados de cara. La popularidad del Uno es tal que ni siquiera el Palio – mucho más moderno e introducido al mercado en 1996 – logró desbancarle. Hasta el año 2010, Fiat vendía unas 10.000 unidades mensuales del Uno, cuya reputación fiable y robusta le ha hecho ganar miles y miles de adeptos.

Pero todas las cosas buenas llegan a su fin. Tras 3,6 millones de unidades vendidas, una nueva ley que exige que a partir del 1 de enero de 2014 todos los coches nuevos comercializados en Brasil equipen ABS y airbag pondrán fin a la producción del Fiat Uno. Ya existe un nuevo Fiat Uno, y el actual se mantenía en producción simplemente por su bajo precio. Fiat do Brasil pondrá a la venta una edición especial de despedida limitada a 2.000 unidades cuyo nombre será Grazie Mille. Esta edición especial añadirá más equipamiento con un precio asequible.

El Fiat Uno Mille brasileño equipa un sencillo motor 1.0 Fire de cuatro cilindros y 65 CV de potencia, capaz de funcionar también con bioetanol. Una de las peculiaridades de este coche es que la rueda de repuesto se ubica en el vano motor – todo un remember de antaño – y que su suspensión está muy elevada. La idea es que este coche pueda circular sin problemas por las destrozadas carreteras rurales de Brasil. Aunque su frontal y salpicadero sean más recientes, es el mismo coche diseñado por Giugiaro hace casi 30 años.

La obligación de instalar ABS y airbags hace que la adaptación de clásicos rodantes sea inviable económicamente, y ha supuesto también la defunción de la Volkswagen Kombi, la cuarta generación del Volkswagen Gol y la primera generación del Ford Ka, todos aún vendidos nuevos en Brasil.

Fuente: Ran When Parked En Diariomotor: Volkswagen Kombi Last Edition, la despedida definitiva de la Transporter T2