Ariel Atom 3.5R policial, el terror de los cacos británicos. Foto 1 de 2.